Sidebar

30
Fri, Jul
-->
×

Mensaje

fsockopen(): unable to connect to ssl://query.yahooapis.com:443 (php_network_getaddresses: getaddrinfo failed: Name or service not known)

Top Stories

Grid List

Por: Felipe Villafaña

¿Quién dijo transparencia y rendición de cuentas, cuando el Instituto Morelense de Información Pública y Estadística es solo un ente superfluo?.

Y eso lo saben los actuales presidentes municipales, sobre todo los que tienen licencia para que dentro de unos días tomen protesta como diputados locales, principalmente aquellos que llegan con problemas en sus cuentas públicas y al tener fuero saben que son intocables .

Ahí está el caso del alcalde de Xochitepec, Alberto Sánchez Ortega, quien después de casi seis años al frente del Cabildo cuatro años de su administración son de residencia en Cuernavaca con cargo a la Tesorería del ayuntamiento de la localidad.

Más que fincar una carrera política, el priísta Alberto Sánchez Ortega pretende, en los siguientes tres años, vivir en la impunidad y desaparecer todos los archivos de prueba para que no sea un inquilino más del penal de Atlacholoaya.

Es “Beto” como Francisco Sánchez Zavala, de Yecapixtla, quienes evitarán las posibles denuncias de otra institución fantasma como es la Entidad Superior de Auditoría y Fiscalización por los delitos de enriquecimiento inexplicable y corrupción.

El caso es que también saben que la Fiscalía Especializada Contra la Corrupción es un ente inútil incapaz de encarcelar a un solo alcalde o ex alcalde por haber incurrido en el robo de los recursos financieros públicos, como pasa con el par de ladronas que saquearon el Congreso local, Beatriz Vicera Alatriste y Hortencia Figueroa Peralta.

Así será la misma historia con Beto Sánchez Ortega que deja una Tesorería vacía, endeudada y un municipio sumido en la inseguridad pública, porque al fin y al cabo ya no reside ahí.

Y como los diputados, ex diputados y el ex gobernador Graco Ramírez (el más corrupto en la historia de Morelos) son impunes, así pasará con Alberto Sánchez Ortega porque la mano de la justicia en Morelos no llega ni a uña.

Antes de que termine el 2021, la noticia sobre las ladronerías de ex presidentes municipales como el de Xochitepec, será un escándalo, pero de ahí no pasará y después será olvidado porque quedará en los anaqueles de la Fiscalía Anticorrupción y en los del Poder Judicial de Morelos en donde no pasa nada.

La sociedad gritará justicia y solicitará quitar el fuero a los diputados; sin embargo, como ellos son los encargados de hacer, actualizar y generar mejores leyes es obvio que no se darán con una piedra en el chuzo. Por hoy, es todo.

Por: Felipe Villafaña

La democracia al estilo partidos políticos y ciertas familias en Morelos, es una herencia de curules y otros escaños por la vía plurinominal, que significan fincar fortunas en municipios pobres con alcaldes millonarios o bien en espacios del Legislativo local o federal para el beneficio de quienes manejan las concesiones llamadas partidos políticos.

Como los Simpson, ahí está la familia Yáñez Moreno que desde hace nueve años extienden su asiento, como si fuera un palco personal de un estadio, buscan la silla legislativa en las zonas VIP cada tres años.

La historia no miente, y ahí están los nueve años que tienen en el Congreso una oficina personal y ahora viene el tío a ocuparla, para extender a una docena de anualidades el continuar viviendo del presupuesto estatal.

El primero en llegar por la vía antidemocrática o plural en apartar el asiento en el Congreso local, fue Roberto, quien heredó el lugar a su hermano Julio y el que ahora tiene a su esposa, Naida Josefina Díaz Roca, en el escaño y no será la última de la dinastía familiar porque ahora ahí viene Juan José Yáñez Vázquez.

El voto de la familia Yáñez Moreno y Yáñez Vázquez no es gratuito, cuesta muchos millones de pesos a los morelenses, ahí está de ejemplo el creador de saber cómo vivir del presupuesto y responde al nombre de Roberto Yáñez Vázquez.

La cofradía del padre, inició al fundar una concesión llamada Partido Social Demócrata  y como regidor en el ayuntamiento de Cuernavaca (administración 2009-2012) inició su cambio de vida, a tal grado, que desde ahí impulso a sus hijos Roberto y Julio al Poder Legislativo.

Los querubines de Roberto Yáñez Vázquez han sido parte de los principales saqueadores de la Cámara de Diputados local, tanto que la esposa de Julio César Yáñez Moreno, Naida Josefina Díaz Roca, aparta el lugar para que su tío político, Juan José Yáñez Vázquez, llegue a ocuparlo a partir del primero de septiembre.

La idea de Julio César Yáñez Vázquez fue de darle el lugar al tío por el partido de los corruptos conocido como Morelos Progresa, para que como su suplente pidiera licencia y regresará por las canicas que olvidó en la sede del Legislativo.

Sin embargo, la suerte de Julio César no fue tanta porque su registro como segundo quedó desconocido por la autoridad judicial electoral, a pesar de que peleó en los tribunales locales en donde presumió ser indígena y no pasó.

Pese a ello, los Yáñez Moreno lograron darle una chamba bien pagada por siete años al padre que les heredó la curul como comisionado del Instituto Morelense de Información Pública y Estadística, como para que el viejo se entretenga un rato y siga con sus generosos gastos.

Lamentablemente, hoy, los partidos políticos son de familias, de amigos y compadres para heredar curules, regidurías en los municipios y cargos públicos del gobierno estatal, eso saben muy bien los Yáñez Moreno y por ello forman parte de la mafia del poder y el dinero.

¿A qué va el tío Juan José Yáñez Vázquez al Congreso local? Hacer lo mismo que Roberto, Julio César y Naida, a  vivir del presupuesto porque, al parecer, los negocios de la usura ya no les funcionan. Por hoy es todo. 

Por: Felipe Villafaña

El Tribunal Electoral del Estado de Morelos, se ha pasado corrigiendo la plana y evidenciando errores de los consejeros del Impepac, tanto que puede haber cambios en algunos resultados de la jornada comicial del pasado seis de junio.

Los errores por la falta de organización, han dejado como consecuencia cambios en resultados y quizá dos de los 12 partidos políticos, que por el momento están en situación preventiva de perder su registro, puedan recuperarlo al abrirse algunos paquetes de las casillas instaladas en la elección de presidentes municipales.

Los resolutivos de la última semana emitidos por tres magistrados electorales dejaron en evidencia la falta de capacidad de siete consejeros, quienes ahora están bajo el cuestionamiento ciudadano y de las dirigencias de los institutos políticos.

El Consejo Estatal Electoral del Impepac, genera dudas y eso llevó a que quienes buscaron un escaño de representación popular solicitar el apoyo de las instancias jurisdiccionales, con base al recuento del voto por voto y casilla por casilla en algunos municipios.

Las constancias de mayoría entregadas a Mirna Zavala Zúñiga, Bertha Haro Sánchez y Alejandra Flores Espinoza, son los tres ejemplos que resaltan el trabajo chambón dentro de los consejeros del Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana.

Y faltan por resolverse algunas quejas más hechas por los partidos políticos, que han sido señalados de perder el registro al no lograr el tres por ciento del total de los votos emitidos el seis de junio.

Al parecer, el TEEM dará otra sorpresa y esto dejaría, una vez más, mal parado a los consejeros electorales, que –por cierto- será en la elección de Cuautla y Ayala, así como en la diputación local por el Tercer Distrito en donde hubo candidatos cachirules.

Y al parecer hubo más candidatos que presentaron documentos falsos para poder competir incluso por una regiduría, sobre todo al otorgar constancias de residencia de lugares de donde ni son originarios y menos vecinos. 

Los consejeros electorales no revisaron la papelería emitida por candidatos y partidos políticos al ser registrados, simplemente fueron inscritos sin más, violándose así el marco del Estado del Derecho.

Y si eso lo admitió la autoridad administrativa en el rubro electoral, entonces la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales tendrá mucho trabajo, situación que dejaría en la posibilidad de separar del cargo a todo el CEE, como en su momento sucedió con la ex consejera presidente del Impepac Ana Isabel León Trueba.

En este proceso electoral que sigue su curso al parecer las irregularidades fueron mayores, a tal grado que quienes ya se sentían en una curul o regiduría recibieron el golpe de que su futuro político fue coartado.

Será indispensable revisar el trabajo de los consejeros electorales porque sus errores también son un fuerte golpe a la democracia estatal, cuando Morelos fue ejemplo de organización y participación cívica. Por hoy es todo. 

Sign up via our free email subscription service to receive notifications when new information is available.