Sidebar

23
Wed, Oct
-->
Grid List

Por: Felipe Villafaña

El Estado Mexicano quedó sometido al crimen organizado y dejó en evidencia a las únicas instituciones encargadas de salvaguardar la soberanía nacional, que son el Ejército Mexicano y la Marina.

Lamentable es lo que sucedió la semana pasada en Culiacán, Sinaloa, en momentos que también la percepción ciudadana incrementa su percepción de sentirse desprotegida, que ya –de plano- terminar con la vida nocturna que había antes.

Son momentos difíciles para el país y especialmente para Morelos, porque cada vez es mayor el número de personas que plantean ya como fracaso la instalación de la Guardia Nacional.

Es evidente porque el número de personas asesinadas va en incremento y un 42.3 por ciento, de acuerdo a las cifras oficiales, son personas que no tienen nada que ver con las bandas delictivas.

Es difícil transitar por las carreteras del estado, que además de estar físicamente descuidadas, en cualquier momento el ciudadano puede ser sujeto al robo e incluso ser asesinado para que entregue sus bienes patrimoniales.

Es difícil pasar al cajero o ir al banco y luego salir para ser asaltado, asesinado y todavía doble victimizado por una autoridad cada vez más incompetente, tanto en materia de seguridad como en asuntos de la política interna.

Nadie sabe qué pasó, por ejemplo, con el caso del empresario Paul Vizacarra Ruiz, quien no tenía –de ninguna manera- nexos con la delincuencia organizada, como ha pasado con los 158 secuestros suscitados en Morelos en los primeros ocho meses transcurridos en el año.

El subirse al transporte colectivo es también una aventura cuyo destino de quien lo usa puede cambiar de un momento a otro y no por lo mal que manejan los choferes, sino porque los asaltos son al por mayor y la sociedad prefiere no interponer su denuncias porque sabe claramente que es pérdida de tiempo.

Lo mismo pasa con las menores de edad que son violadas, solamente en una semana en Yautepec se dieron cinco casos, las denuncias que se trataron de hacer la ministerio público las rechazó y les dijo “ahí ya es común que las violen”.

En el Hospital de la Mujeres para hacerles la reparación del daño físico a las mujeres les cobran tres mil pesos, pero prefieren las víctimas alejarse porque es su salario de un mes.

Es increíble lo que pasa en el estado y todos los que dirigen las instituciones siguen dormidos, peleados y alejados de una realidad que ya comienza a causar hartazgo social.

Y causa más enojo cuando los ineptos servidores públicos como el delegado de Bienestar Social, Hugo Erick Flores, responde que en Morelos solo asesinan a los criminales, de ahí para allá todo está tranquilo y los robos forman parte de lo cotidiano.

Vaya ineptitud, solo falta que atienda la recomendación Presidencial: que a los asesinos los acuse con su mamá, pero los perdona con tal de que prevalezca la paz social.

En la policía nadie cree, se tenía pensado que la Guardia Nacional sería la solución, pero al momento cada vez más las comunidades lo ven como un proyecto sin razón ni utilidad.

Ahora en las pláticas vecinales y las de café, después del Cualiacanazo, todos hablan del desamparo en que estamos todos, sujetos a los designios del gran poder que hoy tienen las bandas de narcotraficantes, las que pasan por las instituciones y sus representantes les piden perdón por haberse metido con uno de sus muchachitos.

Cruel es la realidad de nuestro estado que no hay a quien apostarle, todos los partidos con registro en el gobierno han demostrado que su asunción es solamente ir tras los recursos que generan los impuestos ciudadanos.

El Mando Coordinado para nueve de cada 10 habitantes, cifras oficiales, es un proyecto vacío, sin sentido, porque la sociedad alude que los elementos y desde sus altos cargos están coludidos con las bandas delincuenciales.

Lo mismo pasa con la Fiscalía General del Estado como una dependencia que solo sirve para darle trabajo a los amigos, porque también la sociedad en las redes sociales ha demostrado la colusión de la Policía de Investigación Criminal y su alianza con los ladrones.

Hoy Morelos está sumergido en una lamentable crisis de falta de credibilidad social hacia sus autoridades, en donde la parálisis que hay al interior de las instituciones está reflejada en el cierre de comercios, de empresas y con ello el incremento del desempleo.

Esto que hoy pasa en la entidad es histórico, pero no es el final porque quizá en algunos lugares REGRESEN LAS GUARDIAS COMUNITARIAS y que nadie se espante, debido a que ante el fracaso del programa de seguridad nacional y estatal es lo único que queda para la defensa del pueblo. Por hoy es todo, nos leemos el miércoles. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA

                                                                                                                                                          

Por: Felipe Villafaña

Cuando el director general del Instituto de Desarrollo y Fortalecimiento Municipal de Morelos, Enrique Alonso Plascencia, afirmó que resulta innecesario abrir más aprobaciones de créditos hacia los ayuntamientos tenía razón, porque actualmente casi todos están dentro del buró de crédito y los Cabildos deben ampliar sus formas de allegarse recursos propios.

Cierto, los municipios de Morelos deben ampliar su padrón de contribuyentes y también acercarse de mayores recursos económicos propios, porque ya están acostumbrados a solo estirar la mano del presupuesto federal que les llega vía suministraciones.

Un ejemplo, todavía en Morelos por usos y costumbres en las fiestas patronales, bodas y otras hay el uso de cohetes o explosivos que además de generar daño ambiental también lo causan a la fauna canina.

Muchos jardines para eventos, también usan este tipo de explosivos como parte de los atractivos para sus clientes, aunque causen riesgos durante las reuniones que les son contratadas.

Si los Cabildos realizarán cambios en sus Leyes Orgánicas y Bandos de Policía y Buen Gobierno, entonces tendrían mayores ingresos, que les permitieran también evitar el abuso dentro de las multas viales que hoy casi son impagables.

Pero también los ayuntamientos deben tener el acompañamiento del Congreso local, porque dentro de la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Cuenta Pública quien ocupa la presidencia, Rosalina Mazari Espín, ha sido un obstáculo para que los municipios salgan de sus deudas con sus populistas imposiciones.

De hecho, también dentro de sus reformas más que multar el uso excesivo de los explosivos en fiestas de todo tipo, incluso las del 15 de septiembre, 20 de noviembre y hasta las navideñas debe darse una reglamentación a fondo del tema.

Y más que eso, los municipios con base a su autonomía política y financiera tienen el derecho legal de generar sus propias haciendas, es el momento que los concejales trabajen.

Los regidores deben recordar que su labor no es gestión de apoyos sociales, sino también construir y proponer asuntos que sean económicamente en beneficio de los municipios.

Ahí está la propuesta de aplicar sanciones a quienes utilicen los cohetes de manera excesiva, el argumento está claro y más ahora que el calentamiento global llegó y todavía puede evitarse sea de mayores efectos.

Hoy los municipios no deben endeudarse y dejar en riesgo las aportaciones presupuestales del gobierno federal, porque de lo contrario las futuras administraciones y el pueblo pagarán las consecuencias como sucede actualmente.

Son momentos de crisis financiera en los municipios que también provoca una parálisis social, sobre todo en la obra que hoy requiere el pueblo y no la hay porque todo el dinero va dirigido a pagos de salarios, deudas y otros asuntos internos de cada Comuna.

Es urgente que los municipios hagan crecer su hacienda para el beneficio de sus habitantes, hay muchas formas de hacer crecer sus ingresos sin dañar los intereses de la sociedad.

Como también ya deben darse los castigos que merecen aquellos ex alcaldes que saquearon las Comunas, como está el caso de Jiutepec con José Manuel Agüero Tovar quien goza de descarada protección de su amiga la también corrupta diputada ixtleña Rosalina Mazari Espín.

La Fiscalía Anticorrupción también ya debe laborar con profesionalismo, porque los recursos que fueron desviados, los ex ediles los regresen, que les incauten sus propiedades y están sean otorgados a los municipios para que los usen como oficinas públicas, a fin de que dejen de rentar espacios.

A quien se le ocurrió la idea de avalar más endeudamiento a los municipios muestra estrechez mental, falta de visión y eso en la vida pública impide el crecimiento de las sociedades.

Salvar a los municipios es una tarea que no es titánica ni difícil, es solamente lo que ha mencionado últimamente la Secretaría de Hacienda y Crédito Público: renegocien sus deudas, amplíen su padrón de contribuyentes, disminuyan sus gastos, el personal de confianza y administren los recursos que reciben.

Situación que dentro de muchas Comunas hacen lo contrario, porque solamente plantean que para todo haya el salvamento del gobierno federal, en momentos que ya les advirtieron recorte presupuestal para el próximo año.

Es el momento entonces de que los Cabildos trabajen y en el Congreso local haya el real apoyo y no chantaje, como actualmente sucede, con las 36 comunidades en que está hoy está dividido el estado. Por hoy es todo, nos leemos el lunes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA

Por: Felipe Villafaña

Los saltos y desaciertos del diputado José Casas, forman parte de su inexperiencia política y a pesar de tener algunos años dentro del servicio público, pareciera ser un chamaco inexperto, que al tener la boca demasiado suelta hoy entró en un conflicto jurídico-político severo.

Que no mienta Pepe Casas, que fue  cercano al gran político y presidente municipal de Cuernavaca Alfonso Sandoval Camuñas, ni tampoco que vocifere que fue su maestro, porque Alfonso no tuvo alumnos descerebrados.

Esa es una de las más grandes mentiras que hoy, si Alfonso viviera, ya lo hubiera sacado de Morelos, porque finalmente la sociedad morelense supo de qué estaba construido el hoy finado político.

Las torpezas de José Casas deben ser sancionadas con todo el rigor de la ley, no por la grandeza de su vulgaridad hacia las damas, sino por la torpeza de utilizar la máxima tribuna popular para tratar de dirimir conflictos que también son personales.

MÁS QUE IR A MANCHAR LA IMAGEN DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DEL ESTADO CON UN DIPLOMADO SOBRE PARIDAD DE GÉNERO, UN BUEN PSIQUIATRA SERÍA LO IDEAL Y NO PAGADO CON RECURSOS PÚBLICOS.

El bajo debate mostrado en tribuna durante la sesión iniciada el jueves y concluida el viernes pasado, también debe ser una lección para sus compañer@s en reflexionar sobre su labor ante la sociedad morelense.

Los exabruptos del hoy diputado sin partido, sin duda alguna, quedarán marcados para toda su vida, aun y cuando pida perdón en tribuna quedará en los anaqueles de la historia su frase: “eso pasa por sacarlas de la cocina y darles una curul”.

Aunque Pepe Casas presuma que el significado de misógino es “quien odia a las mujeres”, está completamente equivocado hasta en la concepción de raíz del adjetivo y mal no le caería más que un diplomado un curso de español desde el primero de primaria, para que si algún día llega al nivel universitario llegue un poquito preparado.

Y esto porque dentro de los pocos años que lleva en el servicio público, sigue sin aprender su significado, confundió el término de burócratas con el del que debe funcionar en atención a una sociedad que lo requiere, como también el de ser un verdadero representante popular.

Quienes recuerdan a Don Alfonso Sandoval Camuñas dentro del servicio público, como abogado postulante y representante popular, sabrán que en su gran escuela ninguno de sus alumnos le aprendió absolutamente nada y que en ella jamás ocupó un espacio quien fue su “chalán” y eso, a este su humilde servidor le consta.

Que no manche la vida pública y privada de un gran hombre el diputado José Casas, que siga cometiendo sus torpezas total, como el ganado, ya quedó marcado para toda su vida y ese es su problema, por tener la boca demasiado floja.

Ya lo que diga en tribuna y fuera de esta, Pepe Casas González, está políticamente muerto, ya nadie cree en él, bueno ni sus compañeras diputadas en cuyas faldas se cobija, pues, seguras están que así como pegó a las vecinas, también a ellas en cualquier momento las desconocerá. Y es que el diputado barbacollero, es como las fieras, no niega su naturaleza. 

No hay desprecio hacia el diputado sin partido y sin futuro, la sociedad consideró su mal dicho como un chascarrillo de un ignorante supino, pero el 51.3 por ciento de la comunidad mantendrá en su mente de que es un misógino y esas son las mujeres, las que más salen a votar y ahora bien o mal deciden el destino de algunas instituciones.

La orfandad del diputado sin partido en el aspecto político está vista, aunque algun@s de sus compañer@s hoy le demuestren “solidaridad” hay con quienes tiene todavía pendientes y como ell@s dicen, ni perdón ni olvido.

El vandalismo con el que siempre actúa Pepe Casas, también le traerá más que consecuencias jurídicas, también de repercusión social. El futuro político-electoral de José Casas González para dentro de dos años en la elección intermedia no es nada halagador, incluso como muchos otros jóvenes “políticos” su carrera fue de debut y despedida.

Lástima, hace un año prometía mucho y con el paso del tiempo se convirtió en un desecho de la administración pública, fue utilizado por quienes hoy manejan el poder y al final dentro de poco quedará solo. Por hoy es todo, nos leemos el viernes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA

Por: Felipe Villafaña

La presencia del delegado de la Secretaría de  Bienestar Social en Morelos, Hugo Erick Flores, para el estado es una pesada carga económica y sobre todo política, que debe valorar con carácter de urgente el presidente López Obrador.

Las últimas declaraciones de Hugo Erick Flores sobre el paro de las universidades públicas del país no fue desatinado, sino de ignorancia presumida sobre el tema de cómo funcionan las instituciones del nivel superior.

El acusar a los trabajadores administrativos y académicos de ser los generadores de las crisis universitarias, deja en evidencia que hoy el súper delegado es un pobre tonto que sobra en Morelos, incluso en el gobierno federal y obliga a que venga su cambio inmediato.

Quizá el delegado de Bienestar Social desconozca que los académicos universitarios tengan un salario 90 por ciento menor al que él percibe, al igual que el de los trabajadores administrativos.

Que las prestaciones sociales percibidas por los más de seis mil trabajadores de la UAEM, significan el tres por ciento de lo que percibe en privilegios el delegado Hugo Erick Flores.

En otras palabras, el delegado de Bienestar Social está en una situación de privilegio y especial no solo por su salario, prestaciones sociales y negocios que hace a nombre del estado de Morelos, sino que cobra sin trabajar y solo por grillar.

La delegación de la Secretaría de Bienestar Social en Morelos está olvidada, tanto así que de manera consecutiva es tomada por diversos grupos sociales y nunca hay respuestas a sus demandas.

Es necesario que el Presidente Andrés Manuel López Obrador no venga de paso a Morelos, que venga en plan de trabajo y dialogue con la sociedad, porque la situación está al punto del estallido provocado por las grillas de Hugo Erick.

Todavía hay tiempo para recomponer la situación de Morelos, un estado que antes de la Cuarta Transformación todavía estaba en la calma política, tanto que hoy la sociedad prefiere QUE REGRESEN LOS RATEROS Y SE VAYAN LOS GRILLOS.

La presencia de Hugo Erick Flores en Morelos es totalmente innecesaria, cada vez que abre la boca suele generar conflictos en la entidad, porque solo provoca el enojo social.

Hugo Erick Flores por su ignorancia presumida se incumbe en asuntos de los universitarios, este foráneo tipo que acaba de llegar a Morelos desconoce hasta en dónde está la oficina del rector.

Desconoce la tesis filosófica, humanista y real de nuestra alma mater, quizá porque jamás ha estado en un campus universitario y siempre aliado en los intereses de la corrupción, por ello Felipe Calderón como Presidente de la República le dio varios negocios, o bien el mismo exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, le dio un partido político.

Es indispensable ya que Hugo Erick Flores se vaya del estado, le hace daño y ahora con su postura de calificar de abusivos a los sindicatos universitarios y acusarlos de mantener en déficit a las máximas casas de estudios deja en entredicho su capacidad mental.

Es indispensable para el estado que llegue un nuevo delegado de Bienestar Social que traiga los programas federales para beneficio de las familias en situación vulnerable, como pasó con la desaparecida Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) con Carlos Salinas de Gortari.

No son los tiempos para que en Morelos haya un grillo y aventurero dentro de una oficina que es indispensable, para que disminuya la pobreza y pobreza extrema.

Que entienda Hugo Erick Flores que Morelos no es ya botín de piratas como lo intenta manejar, es mejor que cierre la boca y diga adiós a un estado que le dio la oportunidad de trabajo y hoy lo tiene abandonado por su ambición personal y financiera. Por hoy es todo, nos leemos el miércoles. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA

Por: Felipe Villafaña

Al igual que en el gobierno de Graco Ramírez, en el actual, hay un desmedido uso de escoltas, la mayoría de la Comisión Estatal de Seguridad, para servidores públicos y algunos diputados locales como federales, así como del cuidado de sus familias.

En el sexenio anterior, todos los servidores públicos estatales contaban con tres a cinco custodios, incluso quienes manejaban las camionetas oficiales también eran elementos policíacos y los mismos vehículos tenían blindajes especiales.

Pero no solo había más de 300 elementos para la vigilancia hasta de subsecretarios, coordinadores y directores de áreas, también para sus familiares que tenían autos oficiales para sus actividades personales.

Lo mismo pasó con los diputados locales, federales y Senadores quienes argumentaron, pero jamás demostraron haber sido amenazados por la delincuencia organizada.

La situación en la administración del gobierno estatal actual sigue sin cambiar, hay ciertos servidores públicos y representantes populares que requieren la protección de personal especializado, incluso –en contados casos- hasta sus familiares.

Pero también los hay que tenerlos es innecesario y son un gasto para los morelenses, que –por cierto- en estos tiempos violentos requieren de los elementos de seguridad que son asignados hacia algunos personajes solo por vanidad.

Cierto es que el gobernador del estado, Cuauhtémoc Blanco y su familia, en estos tiempos violentos, requieren de la seguridad proporcionada por la CES, lo mismo que algunos fiscales como el General, Uriel Carmona Gándara; el titular de Seguridad, José Antonio Ortiz Guarneros, y quizá el secretario de Gobierno, Pablo Ojeda Cárdenas, aunque éste último cuenta con más de 15 escoltas, divididos en dos turnos y con armas de alto poder, cuando siendo sinceros, al señor nadie lo conoce pues viene del Estado de México y como la caca del perico, ni huele, ni hiede.

Presidentes municipales bajo amenazas del crimen organizado, también deben tener vigilancia, así como sus familiares para estar más tranquilos en sus obligaciones.

Algunos diputados que han sido amenazados por la delincuencia organizada de igual manera deben estar bajo el cuidado de algunos elementos de la corporación policíaca del Mando Coordinado.

Sin embargo, hay excesos en las custodias como sucede con el diputado federal y dirigente del Partido Encuentro Social, Jorge Argüelles Victorero, quien para qué necesita de tres elementos policíacos, si en su distrito ni lo conocen y menos en Cuernavaca, la conocida era Belinda.

Marcos Zapotitla Becerro también tiene asignada una mujer policía, por cierto muy astuta, sin razón alguna porque lo único que tiene el diputado local y coordinador de la bancada parlamentaria del PES es la boca de fuego y la cola de zacate.

En el gobierno estatal, la secretaria de Administración, Mirna Zavala Zúñiga, tiene también a su disposición elementos policíacos y una camioneta con blindaje, cómo para qué  o porqué. ¿En dónde quedo la humildad que su sangre le heredó?.

Y si de servidores de segundo o tercer nivel hablamos cuentan con su “guarro” está el asesor anticorrupción, Gerardo Becerra Chávez de Ita, quien no lo merece y menos cuando ese elemento podría ser vigilante de una sociedad abandonada en materia de seguridad pública.

Al momento, es desconocido cuántos elementos policíacos son designados para labores de vigilancia de servidores públicos municipales y estatales, en momentos que la sociedad vive bajo una severa ola de violencia en la entidad.

En los municipios dicen que la seguridad pública es obligación del estado, el gobierno estatal alude que debe darse mediante la Guardia Nacional, pero el hecho es que ninguno responde a las demandas de la sociedad. Y eso no es nuevo, ya es de varios años.

Es indispensable que solamente haya seguridad personal hacia quien realmente la necesita, no para presumir ante una sociedad morelense que exige a sus gobiernos ya se dejen de poses y mejor den resultados. Por hoy es todo, nos leemos el miércoles. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA

Por: Felipe Villafaña

La Fiscalía Especializada contra la Corrupción en Morelos (o Anticorrupción) pareciera que fue creada como aquel viejo programa de los años ochentas del siglo pasado (que pueden consultar en youtube los jóvenes) llamado “La Carabina de Ambrocio, porque solo sirve para hacer reír al amable público.

De hecho, el titular de la dependencia Jesús Salazar Núñez suele recordar al entonces famosos “Beto el Boticario” que hacía “magia” a través de la trampa, pero sirvió como distracción de las malas rolas de César Costa.

El comparativo entre la Fiscalía Anticorrupción con “La Carabina de Ambrocio” es como los viejos “dichos” de nuestros abuelos: no sirven ni para remedio.

Todo tiene un sustento, que hoy más que crítica debe ser un motivo de reflexión y que desde las esferas del poder haya el planteamiento serio y no personal o partidista en cambiar desde el fondo este tipo de instituciones como es la Fiscalía Anticorrupción.

Si está mal el jefe dentro de la dependencia, imagínese como está el personal, que tampoco dan una en lo que es su labor y por eso es urgente dejar de seguir tirando el dinero en instituciones disfuncionales a la sociedad, para mejor redireccionarlo al sector educativo con becas a los estudiantes de alto nivel, o a los deportistas con el verdadero orgullo morelense.

El asunto es que la Fiscalía Anticorrupción está más preocupada por sancionar un acto de deshonestidad contra un humilde elemento de la policía vial, que quizá le sacó los 100 ó 200 pesos a su víctima que es un automovilista.

Cierto es un acto de corrupción hecho por ese miserable elemento vial que fue acusado por un ciudadano honesto, quien está puntualmente al pago de sus impuestos y fue agredido por una persona.

Pero ese tipo de hechos suelen ser debatidos en las corporaciones policíacas en sus sectores administrativos, en donde hay un grupo de ciudadanos que califican los hechos e inciden en dejar en el desempleo a los servidores públicos de bajo rango señalados por la sociedad como corruptos.

La preocupación de la Fiscalía Anticorrupción es meter a la cárcel un elemento vial que es un buen detalle, pero se pierde cuando carece de la capacidad en sancionar a los grandes ladrones que le robaron al pueblo de Morelos millones de pesos.

Tal es el caso de Graco Ramírez, una Elena Cepeda, una Beatriz Vicera Alatriste, una Hortencia Figueroa un “tarerazo” como lo es Jaime Álvarez Cisneros por mencionar algunos de los muchos que en el sexenio pasado saquearon a Morelos.

El ridículo del fiscal Anticorrupción, Juan Salazar Núñez, cada vez es mayor con tal de “dar resultados” y decir que trabaja, con un equipo que sirvió al sexenio pasado como él mismo y su compromiso no es con el pueblo que le paga, sino con aquel que le dio el cargo, cuando dejó de ser su consejero jurídico: Graco Ramírez.

Es por ello que la Fiscalía Anticorrupción, su papel ya no es buscar fincar responsabilidades hacia los grandes ladrones del estado, sino protegerlos con la mala integración de las carpetas de investigación que judicializan.

Juan Salazar Núñez jamás le pegará a la mano que le dio de comer y lo sacó de la mediocridad en que siempre subsistió, por eso Graco Ramírez y su pandilla en Morelos jamás será tocada ni con el pétalo de una rosa.

Para el fiscal Anticorrupción, los grandes peces de la corrupción son inexistentes, ni los charalitos son tomados en cuenta y por eso va por los tepocates, que son esas libélulas de los charcos que ahí nadan por subsistir.

En su gran responsabilidad social que tiene hoy el Congreso local en asumir la austeridad republicana de Andrés Manuel López Obrador, para disminuir el gasto y poder enfrentar la inversión en estos momentos tiene una gran obligación social: desaparecer la Fiscalía Anticorrupción.

Ya no hay los recursos financieros para seguir con la alimentación de un grupo de personas que no le sirven al pueblo, que deberán regresar a sus casas y dejar de afectar las finanzas públicas.

Tan malo es el trabajo de la institución que carecen de capacidad hasta para promover sus comunicados, que no son referentes para informar a la sociedad sino para evidenciar su pésima labor.

La Fiscalía Anticorrupción en Morelos, es un gasto innecesario, del que deben de darse cambios a fondo y su desaparición tendrá que darse de inmediato, en beneficio de Morelos.

Y para pescar tepocatitos en los charcos ya ni los niños, porque prefieren leer un buen libro a saber quién es Juan Salazar Núñez. ¡Cínico!. Por hoy es todo, nos leemos el lunes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA

"YO SIGO SIENDO PRESIDENTE DEL CONGRESO DEL ESTADO": ALFONSO SOTELO MARTÍNEZ

ESTA ES SU REVISTA DEL MES...

ESTA ES SU REVISTA VIDA POLÍTICA DEL MES DE SEPTIEMBRE…

https://issuu.com/vidapolitica/docs/vida_218_baja

"EN JIUTEPEC, TRABAJAMOS, NO GRILLAMOS": RAFA REYES...

  • EXTORSION.jpg
  • LUZ.jpg
  • PREDIAL-CUERNAVACA.jpg
  • PREDIAL-MESES.jpg