Sidebar

27
Sat, Feb
-->

La Columna

Grid List

Por: Felipe Villafaña

Como anillo al dedo les cayó a los partidos políticos la pandemia por Covid, debido a que son de los sectores en Morelos que jamás molestados y siguen con la percepción de sus jugosas prerrogativas financieras como si nada pasara en esta entidad.

Para los institutos políticos no hubo recorte presupuestal, no han dado ni una cubre boca de un peso –que hoy cuestan 10 pesos- a la ciudadanía, sino que al contrario sus dirigentes se escondieron bajo las enaguas de quien los parió con miedo a contagiarse de coronavirus.

Por el estilo muy particular que tienen los dirigentes partidistas, por eso no ven lo que pasa a su alrededor con la pobreza en el campo y la ciudad donde creció más la pobreza y el desempleo abunda.

Ahí están los dirigentes de la nueva plutocracia nacional quienes tiene como único interés llegar al poder por la vía plurinominal, como lo hacen algunos de sus homólogos que solamente son gritones y simuladores de curul, tanto en el ámbito federal como en el estatal.

Ahora con 23 partidos que debe mantener el pueblo con sus impuestos, están como perros de carnicería en la espera del dinero para los millonarios gastos de campaña, que ahora no harán porque serán virtuales como su labor social.

El pueblo para los institutos políticos es como el padre que debe pagar una universidad muy costosa, que solo le servirá para colgar el título en una pared y seguir viviendo del dinero que otros producen porque ni democracia interna tienen ninguno de los 23 entes electoreros que hay en la entidad.

Por ello vemos las peleas a morir por una candidatura, aunque sea a regidor que en algunos de los institutos en comento ya tienen precio al igual que las mismas diputaciones plurinominales e incluso el moche es también al interior de los tres órdenes del gobierno para seguir en el cargo haciendo jugosos negocios.

Mientras, afuera, al nivel pueblo, cada vez es mayor la incertidumbre social, porque ahora no solo hay que salir a las calles cuidándonos de la delincuencia, también de evitar los contagios de coronavirus y el embate de la contaminación visual con campañas de propaganda adelantada.

En estos tiempos de pandemia y de pobreza popular hay un abandono real y palpable hacia la sociedad, porque en el sector público también les cayó como anillo al dedo la mala situación de los morelenses.

La desesperación cunde dentro de los sectores productivos en la entidad, ahí está el caso de los restauranteros y hoteleros que requieren apoyos crediticios para seguir conservando el empleo. Sin embargo, nadie les tiende la mano y en estos momentos hay en riesgo cinco mil cabezas de familia que se quedarían sin sustento.

Y ahí nadie grita ni toma la tribuna, mucho menos reclama más dinero para el apoyo hacia los empleadores porque dentro de la plutocracia estatal la lucha es por el poder.

En estos momentos de elecciones ya muchos hacen gastos extraordinarios y superfluos, precandidatos que son paseados en eventos oficiales para que la gente los conozca, pero que dentro de su materia gris desconocen que violan la ley.

Ya vendrán las campañas y habrá cubrebocas de a peso para todos con el nombre del candidato, gel del barato, despensas y frijoles con gorgojos, espectaculares y colectivos forrados con personajes riéndose, con frases célebres que quedarán en la prosperidad.

Pero el real apoyo al pueblo sumido en el temor de la inseguridad pública, la pandemia y el desempleo jamás llegará, ni aun cuando sean gobierno los hombres de los partidos políticos que desean solo llegar al poder y administrar, para sí mismos, la abundancia que todavía existe en los gobiernos locales. Por hoy es todo. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

                                                                                          

Por: René Vega Giles

Hay instituciones y personas que la epidemia por el alto contagio de Covid-19 les cayó como anillo al dedo, sobre todo a las bancarias, las de apoyo y gestión social, defraudadores y algunas más del sector público.

Los que más perdieron fueron las empresas, comerciantes (establecidos y ambulantes), prestadores de servicios, transportistas y los propios estudiantes en todos los niveles.

La banca privada y usureros, al momento siguen siendo quienes mayores ganancias obtienen de las desgracias que acontecen en el país o en la entidad, solo por el uso de cajeros automáticos y transferencias el año pasado obtuvieron ganancias por los 10 mil 200 millones de pesos.

La cantidad antes mencionada superó las mismas expectativas de los propios consorcios financieros e incluso México fue el país donde lograron implantar récord en ingresos a pesar de la baja productividad, del confinamiento casi total de los connacionales.

Eso permitió que todavía haya quien juzgue que los altos contagios y mortandad provocada por el Covid-19 sea una mentira, impulsada por los grandes empresarios del mundo y generar beneficios propios.

No solo fueron los banqueros voraces hacia quienes les cayó como anillo al dedo la pandemia, también a ciertos “políticos” con ambición de poder, quienes al ser unos desconocidos buscan beneficiarse con el dolor del pueblo, para saciar sus intereses personales, escondidos tras un partido político llamado Encuentro Social y Encuentro Solidario, el viejo defraudador Hugo Erik Flores quien junto con la cofradía del expresidente Felipe Calderón Hinojosa hizo grandes negocios.

Pero no está solo, en su acompañamiento está el diputado federal solovino Jorge Argüelles Victorero, el mismo que causa violencia de género, que utiliza documentación falsa para obtener residencia en diversos estados, municipios y al parecer en países.

Hay más, quienes están en las calles sueltos y medran para beneficio personal con el dolor de las familias, sobre todo aquellas que perdieron uno o más integrantes por contraer el Covid-19.

También están los defraudadores, aquellos que hacen su agosto y roban al pueblo que requiere un tanque de oxígeno medicinal para la recuperación de algún familiar con coronavirus.

Las bandas de delincuentes operan en las redes sociales, pero pareciera que la susodicha “policía cibernética” forma parte de los mismos porque tampoco atrapan ni un virus de su computadora.

Como anillo al dedo les ha caído la pandemia del Covid-19 a quienes venden la vacuna para prevenir la enfermedad del siglo XXI, aprovechándose de la ignorancia de quienes pueden supuestamente adquirir la dosis en precios que van desde los mil 500 a cinco mil pesos, que al final no entregan nada y asaltan a los incautos.

Mientras, las escuelas cierran, comercios, restaurantes, balnearios y todo aquello que es productividad y desarrollo, que sostiene la economía del estado, porque hay un abandono total hacia la iniciativa privada.

No solo es el sector productivo quien está abandonado, también el agropecuario con productores de cebolla quienes por falta de apoyos prefieren que el producto se eche a perder, porque en las instituciones que deberían fortalecerlos los ven como carne de cañón electoral.

Triste realidad de un estado que alguna vez fue próspero y genero empleo para los estados vecinos, que fue tierra del agrarismo, del crecimiento industrial, del turismo y de la ciencia.

En nuestros días, Mark Zuckerberg nunca hubiera imaginado que sus redes sociales serían un tanto estratégico para la democracia mexicana, como un elemento de precampañas y campañas virtuales en tiempos que una epidemia jamás esperada azota al mundo entero.

A pesar de que oficialmente las campañas electorales inician el cuatro de abril, las redes sociales están saturadas de todo tipo de mensajes, revelaciones y propuestas de quienes aspiran a un cargo de representación popular en México.

Las fotografías (hoy llamadas selfies) eso es un punto que sigue sin cambiar entre los aspirantes a alcaldías, diputaciones locales y federales que siguen con la común idea de ir al mercado municipal de su localidad y tomarse fotos saludando de mano al comerciante, la taquera, la del beso al niño, el abrazo para la abuelita y algunas más.

Son los tiempos de campañas adelantadas sin la sana distancia, sin el cubre bocas –que sirve solo para la foto-, de la entrevista para la fama de cinco minutos, de las frases célebres y del presunto tema sobre la administración pública.

Desde las redes sociales y con pequeñas reuniones, los candidatos podrán presentar sus programas de gobierno, propuestas legislativas y algunas cuestiones más, para un electorado cauto y abandonado.

Ahora si las encuestas de poco servirán para conocer la opinión del empadronado, porque cada vez hay más cerrazón para contestar los largos y tediosos cuestionarios de las empresas dedicadas en realizar estadísticas.

Los tiempos de la pandemia electoral nos alcanzaron, justo en momento que hay una situación crítica en la salud de todos los mexicanos, quienes pasan una crisis financiera, social, psicológica y de autoestima por no poder salir a producir y generar un sustento para sus familias.

Ahora toca a quienes aspiran a un cargo de elección popular y sus partidos políticos generar imaginación, evitar el despilfarro en las campañas cuyo costo es dos veces mayor que la vacuna para prevenir el coronavirus en Morelos.

Sin embargo, las campañas electorales son necesarias no sólo porque es una forma de elegir un presidente municipal, diputado federal o local, sino que generan economía popular.

Cada tres años, en Morelos por el gasto de impresión de carteles, lonas, plásticos, banderas y otros artículos varios sectores empresariales, incluyéndose los prestadores de servicios, suelen lograr buenas ganancias y los apoya en sanar sus economías.

En los hogares por el reparto de despensas y otros productos también hay un ahorro en la compra de los artículos no perecederos, al recibir el apoyo del candidato que visita el domicilio o colonia del votante.

La emergencia sanitaria permitirá más ahorros en los hogares con las campañas electorales porque serán repartidos cubre bocas, sanitizantes, gel antibacterial y otros productos de prevención al Covid 19.

Por la golpeada economía de las familias morelenses este aspecto del proceso electoral en Morelos es positivo como se gritaba en las calles de Cuernavaca en el año de 1997: toma lo que te dan, pero vota libre y en secreto.

Por: Immer Sergio Jiménez Alfonzo

Hay una canción que melancólicamente dice: “por qué no han de saber, que te amo vida mía, porque que no he de decirles que fundes tu alma con el alma mía….que importa si después me ves llorando un día, si acaso te preguntan diles que te quiero mucho….mucho todavía”, misma querencia que se aplica a los sapos políticos que brincan de partido en partido y que ahora en plena campaña política siguen fanfarroneando al decirse adalides del pueblo al que defenderán de los males y carencias en que viven al señalar    -otra vez- que impulsaran acciones legislativas y de gobierno que resolverán todos los problemas existentes, y que no son sino miserables engaños y mentiras, ya que solo son sus ganas de seguir viviendo del presupuesto público sin trabajar y gozar de las mieles del poder.

Hay en el Estado de Morelos cerca de una veintena de nuevos grupúsculos que se hacen llamar partidos políticos, cuyos dirigentes o dueños no son sino los viejos politiqueros de siempre o sus hijos o sus amantes que aprovechan el camino tortuoso que les han construido sus predecesores para seguir esquilmando al pueblo, o nuevos aventureros que han visto la forma de llegar al poder y gozar de sus mieles con propuestas también recicladas de nefastos gobiernos priístas, panistas, perredistas y ahora morenistas, y que a la fecha solo visten de miseria sus pseudo campañas promocionales del voto.

Quienes han saqueado a lo bestia a nuestra patria chica y que deberían estar en la cárcel, ahora vuelven a aparecer cínicamente por las calles de Morelos y se exhiben y pasean por doquier, abanderando o levantando su voz contra la corrupción -siendo ellos los corruptos- y pregonando un cambio en el estilo de gobierno, siendo que ellos vistieron de un recambio pestilente sus actos gubernamentales de antaño, y lo peor, haciendo realidad eso del circo, maroma y teatro, al buscar que cómicos, payasos, luchadores, futbolistas y hasta artistas sean los nuevos gobernantes y saqueadores.

Lo malo de todo eso, es que seguiremos hundiéndonos en ese precipicio social y económico al que nos llevan, ya que por donde veamos –con muy marcadas excepciones- ni los anteriores ni los actuales politiqueros tienen un liderazgo positivo en el que pudieran actuar llegando a la cumbre de sus ambiciones y eslabonar acciones que pudieran componer todo lo malo que han hecho los anteriores y nuevos gobiernos, y eso si, seguirán destruyendo lo poco bueno construido y llenando sus alforjas de dinero robado a las arcas públicas.

Pobres morelenses que debemos seguir soportando esos males en lugar de pelear que esos corruptos sean castigados o lo de menos, evitar que puedan seguir trepados al “escenario político” de la impunidad y seguir cantándonos aquella canción que parafraseada ahora diría: “porque deben de saber, que te amo vida mía, porque he decirte que fundes tu alma con el alma mía…. Y que importa si después te ves llorando un día, si acaso te preguntan diles que te he robado y engañado mucho….mucho todavía”.

Pobres morelenses……

Por: Felipe Villafaña

A Jonathan Márquez Godínez, la silla de la presidencia del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional, le ha quedado grande, conforme pasa el tiempo son evidentes los vacíos y muy alejadas las posibilidades de obtener el triunfo electoral, el próximo 6 de junio.

Los que movían los votos y están en las calles de la capital morelense ahora se fueron del PRI, porque las candidaturas fueron para los amigos y aquellos que solo por tener un apellido o ser hijo de papi son considerados como figuras, cuando en su vida han se han ensuciado los zapatos o conocen a los verdaderos votantes, que están en las zonas marginadas de la ciudad.

La salida de Amado Orihuela Trejo para buscar la candidatura a diputado federal por el partido del Movimiento de Regeneración Nacional, también deja huérfano al chamaco de Jonathan Márquez, quien sigue sin entender el mensaje que dentro de esta elección intermedia son necesarios los sufragios de reales, no los comprados o para dar cargos a los amigos.

Los sectores y las organizaciones del PRI en Morelos están entregados a los amigos, cuyo trabajo político con las bases es totalmente desconocido y por eso ya no hay obreros, campesinos, profesionistas y comerciantes que militen dentro del instituto político por amor a la camiseta.

Los viejos militantes priístas se van o trabajan para sí mismos en busca de reconquistar un partido que está en riesgo de perder su registro, al menos en Morelos, porque parece que las candidaturas son otorgadas a los juniors de los viejos políticos.

La caída del PRI desde el año 2012, fue estrepitosa porque sus dirigentes de entonces y al actual, simulan trabajo partidista, que no es visto en las colonias, comunidades, pueblos y municipios de Morelos, porque todo está concentrado en sus oficinas con reuniones de cuates en la repartición de un pastel del que siguen sin darse cuenta de que ya se lo acabaron.

Por eso es que el joven dirigente Jonathan Márquez, la silla de la presidencia no la usa y prefiere el sillón de su oficina, porque está echado en la hamaca de la soberbia, del poder y con el uso del espejito de la madrastra de Blanca Nieves, que son sus muy cercanos colaboradores.

Dicen que por la pandemia no salen, cuando en otros institutos políticos hay más imaginación para trabajar del lado de la sociedad y sobre todo de aquellos que requieren del apoyo moral y material para salir de la psicosis provocada por el coronavirus.

Al regresar a Morelos, Jonathan Márquez se veía muy impetuoso, con ganas de rescatar un priísmo que el ex diputado Alberto Martínez González “La Pave” olvidó, por estar inmiscuido en el saqueo al Congreso de Morelos y solapar las corruptelas del gobernador más ladrón que ha tenido Morelos en toda su historia, Graco Ramírez.

Hoy, el Partido Revolucionario Institucional está desfondado, sin rumbo, sin ideología y a cambio quienes lo manejan piensan asaltar el poder en las plurinominales, que nadie sabe si lleguen alguno, porque la única con posibilidades de ganar es Maricela Velázquez Sánchez, por su trabajo comunitario.

Del resto no hay, ni los que pretenden reelegirse como Alberto Sánchez Ortega quien utilizó al ayuntamiento de Xochitepec para beneficio personal, tanto así que ahí solo podría tener el apoyo de Juan Carlos Rivera Hernández y –sin embargo- también salió del PRI por la falta de democracia interna e imposiciones.

Los priístas de corazón que quedan, mejor se hicieron a un lado, porque no quieren ser partícipes de una derrota electoral estrepitosa que llevará al instituto político hacia la pérdida de su registro en Morelos. ¡Pobre muchacho, pobre PRI!. Por hoy es todo. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

Por: Felipe Villafaña

Morelos está en un foco rojo con un alto contagio de coronavirus, que está extendido hasta en las rancherías lejanas de la sierra de Huautla o en poblados alejados de la alta concentración poblacional, que son las cabeceras municipales.

Por ello, cada presidente municipal adecua las formas de convivencia dentro de la nueva normalidad, sobre todo en las comunidades con mayor concentración poblacional y por ende las más afectadas por el contagio del coronavirus.

En cada municipio impondrán sus reglas durante las campañas electorales, de manera independiente a las del Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana que alista, sean virtuales.

Los mismos precandidatos a las presidencias municipales, diputaciones federales o locales están preparados para iniciar nuevas formas de pedir el voto ciudadano, sin el acercamiento de años anteriores.

A través de las redes sociales, quienes aspiran alcanzar un cargo de representación popular tendrán que convencer al electorado, que hoy perdió la esperanza de que algún partido político desde los entes gubernamentales responda a las grandes demandas como es empleo, apoyo para paliar la pandemia, seguridad y obra pública necesaria para mejorar los servicios públicos.

No es lo único, de cada 10 jóvenes de 18 a 35 años de edad carecen de la menor intención en salir a votar o militar en algún partido político, incluso ocho de cada 10 prefiere buscar empleo en el extranjero ante la falta de oportunidades en el país y los salarios de hambre que pagan a los profesionistas; verbigracia, un profesor universitario gana por hora entre 50 a 120 pesos y tiene que invertir en actualizaciones.

Cierto que en las elecciones intermedias el abstencionismo es de un 60 al 65 por ciento del total del padrón electoral, que para este atípico proceso electoral se prevé un ausentismo del elector mayor.

Las encuestadoras serias, realizan ejercicios con la población que –por cierto- rechaza responder a sus preguntas, sobre todo cuando piden conocer sobre su candidato preferido.

El desencanto social en Morelos y el país es mayor, por el crecimiento de la pobreza, el desempleo y la corrupción de acuerdo a la encuestadora de Roy Campos “Consulta Mitofsky”.

Los datos aportados también por la encuestadora María de las Heras va en el sentido de la pérdida de credibilidad hacia los partidos políticos no sólo por los jóvenes, sino que ya el votante prefiere hacer oídos sordos sobre las frases y promesas de quienes aspiran a un cargo público.

De cada 10 encuestados por Mitofsky o María de las Heras, nueve prefiere posponer las elecciones, para redireccionar ese dinero en apoyo de la inversión, el empleo y hacia el sector Salud, independientemente que el gobierno federal o estatal tenga sus propios datos.

Entre el personal de Salud asignado y no en las áreas Covid hay una negativa e incluso valemadrismo del proceso electoral, porque son el sector más olvidado por el sector oficial, sin el apoyo –cuando menos- del material mínimo para atender a los pacientes contagiados por coronavirus.

Y como el pueblo  siempre tiene la razón, en está emergencia de salud es necesario posponer las elecciones, para evitar la contaminación visual en las redes sociales y así los candidatos podrían evitar los recordatorios familiares. Por hoy, es todo. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx,por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

Por: Felipe Villafaña

Prácticamente los comicios están a la vuelta de la esquina y ya quienes aspiran a un cargo de representación popular vía directa del voto o por las regalías de nuestra democracia ya están, en su mayoría, registrados como precandidatos al interior de sus partidos políticos.

Hay quienes cada tres años cambian de partido en busca de una nueva candidatura, pero también están los convencidos de su ideología e idiosincrasia política.

Y están registrados los soñadores quienes van en la búsqueda del ejercicio político sin conocer a fondo su significado, qué es la administración y salen con una mano por delante y la otra detrás.

De todo habrá en este proceso electoral con los registros de quienes plantean ver su nombre en la boleta electoral, con un voto que puede estar ausente y fragmentado con 23 partidos políticos que ni Obama los tiene.

Los que salgan a la competencia electoral tendrán que hacerlo con más imaginación y dinero, porque será difícil convencer a un electorado desesperado por la alta incidencia delictiva, en su vivienda por el contagio de coronavirus o el temor de ser parte de las estadísticas cotidianas.

¿Cómo hacer una campaña virtual en tiempos de pandemia?

Ese será el gran reto para los partidos políticos en llegar al electorado, al votante y sobre todo mantener el registro que no solo unos están en riesgo de perderlo, sino aquí hasta los que fueron grandes.

Un proceso electoral inédito hasta en la forma de salir a votar, porque habrá que cambiar las formas de instalar las casillas, de ubicar al funcionario electoral en el manejo de las boletas y otros utensilios.

Incluso hay la posibilidad de desaparecer la tinta indeleble, las crayolas para tachar al candidato en apoyar, el traslado de las propias boletas y otras acciones que conlleva un proceso electoral, incluso después de la jornada comicial del seis de junio.

Ya hay nombres de posibles candidatos, habrá que esperar entonces quién da más despensas de frijoles con gorgojos, las frases célebres que ahora estarán en todos los espacios físicos y virtuales.

Este mes y el que viene será de selección de candidatos a los cargos de elección popular, ya después vendrán las descalificaciones, los rebates y las acusaciones entre uno y otro aspirante a alcalde, diputado local o federal.

Y como dicen en el teatro, arriba el telón es la tercera llamada, ocupen su localidad que está a punto de iniciar la función. Por hoy, es todo. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

Por: Felipe Villafaña

Los panistas en Morelos, han demostrado una cara diferente que por años su tradición era que las pugnas internas las veían entre ellos, hoy es diferente y es como Los Capuletos y Montesco quieren terminar sus diferencias con sangre.

De pronto, la familia Adams quedó dividida en dos para darse un enfrentamiento estéril entre los Martínez Terrazas contra los Adame Alemán, en la pugna por el poder sin tenerlo aún y con la amplia posibilidad de caer más debajo de las preferencias electorales como instituto político.

El joven Juan Pablo Adame Alemán, inició una férrea lucha por una candidatura a la presidencia municipal de Cuernavaca sin ser un personaje conocido por la sociedad, los votantes únicamente saben que es el hijo del ex gobernador Marco Adame Castillo.

Y de su trabajo como exdiputado federal plurinominal, pasó inadvertido, tanto así que jamás trajo un peso para Cuernavaca, es más: ni recorrió la ciudad para conocer sus problemas.

En nuestros días sucede lo mismo, Juan Pablo Adame Alemán de pronto surgió en busca de ser presidente municipal de la ciudad, pero sin ninguna propuesta, idea o bien conocimiento de lo que pasa en la capital morelense y basado en el retórico discurso de los fuereños: vamos a transformar Cuernavaca.

Otro punto, como decía el finado priísta Carlos Hank González: político pobre, pobre político y al joven inexperto la frase le queda bien, a la medida de alguien que su papi tuvo el poder y el chamaco solo disfrutó de las mieles del mismo.

¿Con qué sale Juan Pablo Alemán a una contienda electoral que podría ser de Estado, en donde hay un precandidato que tira el dinero a lo bruto y también es un desconocido por el pueblo?.

¿Realmente está preparado para debatir con varios de sus contendientes que son conocedores de la cosa pública y política? O bien es un capricho de un niño que si bien le va podría ser regidor y ya.

Es cierto que también por parte de la familia Martínez Terrazas hay el deseo de continuar en las posiciones de representación popular que hoy tienen, porque ya les gustó y pretenden repartir el pastel para atarragarse ellos solos.

A pesar de las pugnas entre los Capuletos y los Montesco la figura de José Luis Urióstegui Salgado no cambia, por su reconocimiento social y tiene trabajo con la comunidad de Cuernavaca.

El ex presidente de la Barra de Abogados de Morelos por su perfil ciudadanos rebasó al panismo de Morelos, como en su momento fue Sergio Estrada Cajigal Ramírez quien logró hacer del Partido Acción Nacional (PAN) un instituto político grande, cambiándole –en su momento- el estilo de vida de sus militantes.

Es un asunto que los Capuletos y los Montesco por la enemistad creada en la ambición del poder por el poder mismo siguen sin entender, sin saber que después de 13 años de haber dejado el poder muchos tuvieron que regresar a trabajar, porque la fortuna obtenida se acabó por sus excesos.

Y quizá eso sea una añoranza del joven ex diputado federal plurinominal Juan Pablo Adame Alemán, el ya no tener una lujosa camioneta con chofer, el gastar el dinero en simplezas y que le hagan reverencia.

Situación que saben los Martínez Terrazas y por ello su ambición de poder los lleva a comerse un pastel entre ellos, que les puede hacer daño y provocarles un malestar de por vida. 

Así están en el PAN Morelos, los Capuleto y los Montesco, ansiosos por un poder que quieren tener, como el candidato del partido en el gobierno solo para beneficio personal. Por hoy, es todo. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

EN EL PODER JUDICIAL DE MORELOS, NO TIENEN LLENADERA...

ESTA ES SU REVISTA DEL MES...

ESTA ES SU REVISTA DEL MES DE FEBRERO DEL 2021…

https://issuu.com/vidapolitica2/docs/vida_233_baja

EN #MORELOS, NADIE REGRESA A CLASES, MIENTRAS HAYA CONTAGIOS POR CORONAVIRUS…

  • INFLUENZA.jpg
  • PAGO.IMPUESTOS.jpg
  • PERMISOS-GUERRERO.jpg
  • REGLAS-CORONAVIRUD.jpg