Sidebar

19
Mon, Aug
-->

Por: Felipe Villafaña

Algo sabe el gobernador Cuauhtémoc Blanco cuando confía que pronto estarán en la cárcel quienes dejaron en la desolación de todo tipo al estado de Morelos, debido a que las denuncias hechas caminan con éxito.

No solo alude al ex gobernador Graco Ramírez, sino también a varios de sus ex colaboradores y ex diputados locales que también estuvieron involucrados en el saqueo a la entidad.

Ahora hay asuntos que ha solicitado al Poder Judicial caminen, porque dentro de la sociedad hay un hartazgo contra quienes administran la ley y hoy gozan de una mala imagen.

El pueblo de Morelos contra el ex gobernador y su familia tiene resentimiento, porque durante seis años hubo abuso, mentira y el beneficio solamente para sus cercanos.

En la voz popular, la palabra saqueo va conjuntamente con el nombre de Graco Ramírez, de Elena Cepeda y Rodrigo Gayosso, a quienes como un acto de justicia los morelenses de buena cepa los quieren ver en la cárcel, detrás de las rejas.

No hay comunidad en la que la figura del ex gobernador sea repudiada, de comentar sobre todo el daño que hizo, ya sea directamente, a través de sus colaboradores, diputados locales y alcaldes del Partido de la Revolución Democrática.

Por ello, hay la presión popular porque ya las fiscalías General de la República, del Estado y la de Anticorrupción busquen las formas para ver en la cárcel a un ex mandatario que desde el pasado primero de octubre no ha pisado el suelo morelense.

Huyó del estado hacia rumbo desconocido desde antes de concluir su gestión, tal fue la agresión de Graco y su pandilla contra los morelenses que hoy quien los vea será motivo de un linchamiento.

Al nivel calle todavía es de recordar aquella mentada de madre que una mujer le gritó antes de ingresar al Jardín Borda, de la que solamente sonrío para sí mismo y no pasó nada, eso fue en el año 2017.

Muchos de sus más cercanos colaboradores evitan salir a las calles, pero cuando lo hacen presumen de que siguen con la frente a lo alto y no fueron parte del saqueo al estado.

Los empresarios tampoco dejan de olvidar a los ex diputados locales por sus excesos, por sus constantes actos de soberbia para evitar atenderlos, o bien porque primero deberían atender al entonces diputados número 31: Rodrigo Gayosso.

Los nombres de Francisco Moreno Merino, Beatriz Vicera Alatriste y Hortencia Figueroa –aunque su actividad actual sea vendedora de comida- quedaron en la prosperidad de los morelenses, pero de lo negativo.

Tal es el caso que al momento nadie cree la enfermedad de Beatriz Vicera Alatriste, como también sus lágrimas de la última aparición fueron vistas como una escena teatral.

Como tampoco nadie cree el nuevo oficio de la ex diputada Hortencia Figueroa Peralta, como para disimular que nada tiene que ver con el desfalco de 42 millones de pesos que recibió un par de días antes de concluir los trabajos de la Quincuagésima Tercera Legislatura local.

¿A dónde fueron a parar más de mil 500 millones de pesos que tuvo el Congreso local como presupuesto durante más de tres años?

También en dónde están cerca de seis mil millones de pesos que presuntamente fueron para obra pública durante el gobierno de Graco Ramírez, como otros miles de millones de pesos más.

Sin embargo, a diferencia de Beatriz Vicera Alatriste y Hortencia Figueroa Peralta, su jefe Graco Ramírez es mucho más inteligente, situación que lo salvaría de la cárcel al no haber un documento firmado por él en el uso de los recursos públicos.

Podría haber un llamado hacia el ex gobernador y hacia su entenado, Rodrigo Gayosso Cepeda, por parte de la autoridad judicial y hasta ahí, el asunto con ellos pareciera que no caminará más allá.

Eso en lo que respecta en la comisión de delitos que pudo haber cometido en el estado, de las denuncias ante la Fiscalía General de la República contra Graco y su pandilla es otro asunto.

Es ahí donde el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo tiene la plena confianza en que habrá castigo contra quien lo antecedió en el cargo, porque es donde tiene las pruebas suficientes para que haya un proceso judicial.

Y por la cantidad que es acusado Graco Ramírez, mayor a la de la estafa maestra de Rosario Robles Berlanga, no tendría forma de evadir la justicia, al menos que fuera a esconderse a la selva lacandona.Por hoy es todo, nos leemos el lunes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx por nuestras redes sociales @Vida_Politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA

                                                                                        

Por: Felipe Villafaña

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Morelos, Raúl Israel Hernández Cruz, pensó que a su llegada tendría un negocio similar a una notaría pública, hasta con las mismas comodidades y otros “asuntos” que los fedatarios manejan.

Actualmente, suele quejarse de carecer de presupuesto para operar la institución que mantiene una escasa labor social, porque solamente está remitida en atender asuntos personales o bien de presión social.

La labor de la CDHEM es totalmente desconocida entre la sociedad, no le han dado el enfoque de estar cerca de quienes la requieren o no; es decir, siempre ha tenido un área de difusión que nunca ha funcionado.

Pero también casi todos sus ex presidentes, exceptuándose a Don Carlos Celis Salazar, el resto fueron impuestos por intereses partidistas, de exgobernadores y de exdiputados.

Todos siempre se han quejado de la falta de presupuesto, de no tener ni para un lápiz y a cambio sus gastos personales siempre son mayores al de la compra de papelería.

Si el ombdusman estatal pretendiera trabajar como lo hizo Don Carlos Celis Salazar en su momento, que a veces ponía en aprietos al ex gobernador Antonio Riva Palacio López y ex alcaldes, entonces no tendría que estirar la mano y los recursos materiales, como financieros, le llegarían sin tener que recurrir a la declarasionitis.

Vale la pena decir que desde aquellos años y al momento, la Comisión de Derechos Humanos es manejada por intereses del gobierno en turno, de negociaciones partidistas y esto hace que la misma sociedad ni la conozca.

Como lo anotó muy bien el doctorado en Derecho Luis Alfonso Rubio Antelis, al renunciar a su consejería en la institución, no debe ser una institución manejada por intereses de personas o grupos.

Para muchos, el notorio Raúl Israel Hernández Cruz, responde a intereses del grupo de Graco Ramírez, que en su momento lo impuso como Notario 13 en la demarcación de Cuernavaca, cuando fueron creadas nuevas oficinas de fedatarios.

En aquellos tiempos no muy lejanos varios de los acompañantes en el servicio público fieles a Graco Ramírez, fueron impuestos, con el aval del hoy presidente estatal del Partido de la Revolución Democrática, Matías Quiroz Medina, quien hasta a su esposa impuso –solo para cobrar- como diputada plurinominal.

El asunto es que la imposición de Raúl Israel Hernández Cruz en la Comisión de Derechos Humanos, no fue para incrementar el presupuesto de la institución, menos para mejorarla, como tampoco para proponer su actualización legal como lo prometió en su exposición ante una comisión especial.

Los cuatro años al frente de la CDHEM del notario con licencia temporal tienen un objetivo, que no es el de salvaguardar las garantías individuales de los morelenses ni sus residentes de buena fe.

Desde hace muchos años, la Comisión de Derechos Humanos, sea su presidente mujer u hombre, se ha dedicado a defender delincuentes, malos servidores públicos y otras lacras sociales.

Su labor no llega al pueblo ni por casualidad, tanto así que los familiares de víctimas asesinadas por la delincuencia (organizada o no) siguen en su lucha porque haya justicia, como pasa con las mujeres y hombres desaparecidos.

Al respecto, hay un silencio cómplice de la ombdusgirl o del ombdusman del momento, que por ello están en el desprestigio y convertido en un lastre y carga económica para el pueblo de Morelos.

Es por ello que como lo pidieron algunos de los antecesores de Raúl Israel Hernández Cruz, no es el momento de pedir más dinero, porque habrá de demostrar trabajo y resultados.

En un mes y días que el ex notario tomó el cargo de presidente de la CDHEM, es cierto no se le puede exigir mucho, pero también como servidor público con imaginación puede echar andar una maquinaria desaceitada y que puede tener una gran transformación.

Uno de los principales trabajos del “defensor de los derechos humanos” en la entidad es – y no requiere de dinero- dejar de proteger a los delincuentes, como lo hicieron sus antecesores.

Demostrar que primero está el derecho de la víctima ofendida por el delincuente o el servidor público, de hacer valer el marco legal, así como promulgar los derechos de los morelenses y residentes de buena fe.

Y para ello no se requiere de millones de pesos, sino de una administración seria de los recursos económicos, administrativos y humanos que al parecer no son tomados en cuenta esos aspectos.

Al contrario, esa vieja costumbre de asumir el poder y desde ahí construir riquezas sigue en la entidad, como pasó cuando el abogado Raúl Israel Hernández Cruz sirvió (o sirve) a los intereses del gobierno de Graco Ramírez desde la Dirección Jurídica de la Secretaría de Gobierno.

Como a los de la notaria número 5, Patricia Mariscal Vega, quien fue su principal impulsora para que fuera uno de los fedatarios que sin cumplir con la ley iniciara con el negocio.

Pero una notaría no es igual a manejar una institución social que hoy confunde el ombdusman, porque también sabe qué tipos de negocios pueden manejarse al interior de la Secretaría de Gobierno.

Con exigir más presupuesto, Raúl Israel Hernández Cruz tendrá un mejor trabajo a favor de los ciudadanos y lo vemos hoy con su silencio y abandono social (en un mes y días al frente de la CDHEM), en un tema que le corresponde incidir y es en el de la inseguridad pública.

Para muestra un botón: en menos de 24 horas asesinan a cuatro personas en su centro laboral, las acribillan y todo queda en una situación mediática, como pasa con la violación y asesinato de una niña de seis años.

El silencio de ambos hechos del ombdusman, Raúl Israel Hernández Cruz, dice más que andar de limosnero en momentos que tiene el derecho de exigir justicia, en una Fiscalía General abandonada, por cierto, por otro ex notario que a la institución solamente la padrotea.

Quizá ese sea el objetivo del ex fedatario Raúl Israel Hernández Cruz, al igual que Uriel Carmona Gándara, padrotear la institución para beneficio personal y lo demás poco importa. ¡Que poca ma…!.Por hoy es todo, nos leemos viernes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx por nuestras redes sociales @Vida_Politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA

Por: Felipe Villafaña

Es normal que cada sexenio, los gobiernos federales o estatales quiten programas sociales o les cambien de nombre, pero al final los recursos para combate al desempleo, pobreza y otros más en beneficio de la población disminuyen.

No importa que sean gobierno neoliberales, progresistas, populistas de la Cuarta o Quinta transformación, el asunto es que con la Presidencia de Andrés Manuel López Obrador desaparecerán 23 programas sociales.

Entre otros que ya para el año 2020 dejarán de existir son el de Pueblos Mágicos que significan millones de pesos para dos municipios de Morelos: Tepoztlán y Tlayacapan, que a pesar de tener el distintivo nunca se desarrollaron para crecer en su imagen y en su urbanización en los servicios que deben proporcionar a sus habitantes.

¿Ahora qué harán los gobiernos municipales de Tepoztlán y Tlayacapan que están acostumbrados a estirar la mano y recibir dinero, cuando en realidad carecen de Programas Operativos Anuales y de una hacienda que haga contribuir a sus habitantes, porque viven en zonas ejidales o comunales?.

En Tepoztlán no tienen problemas porque son los llamados “tepoztizos”, los empresarios de servicios y comerciantes quienes mantienen la nómina del ayuntamiento y que haya buenos servicios, pero se desquitan del bolsillo de los visitantes.

Tlayacapan sufrirá un poco más porque a pesar de tener una diversidad financiera, el ayuntamiento poco hace para generar recursos propios, de los cerca de 500 millones de pesos que recibe la municipalidad en presupuesto estatal y federal solo ellos recaban el 1.5 por ciento del dinero.

Con la quita del programa de Pueblos Mágicos, que por cierto ninguno de los dos municipios transparentó su destino, vendrán otra vez sus padecimientos en el gasto público y volverán a estirar la mano al gobierno del estado.

El asunto no es menor porque realmente la comunidad de Tepoztlán como Tlayacapan están acostumbrados, por sus usos y costumbres, a vivir de lo externo y no generar las condiciones para tener su propia autonomía financiera, al igual que el resto de los ayuntamientos morelenses.

El problema es que también desaparecerán otros programas que fueron utilizados electoralmente, pero a la población les servían porque eran recursos extras para poder tener acceso a una tercera parte de la canasta básica, este es el de Progresa.

Cambiará de nombre como el de las estancias infantiles, pero el monto a recibir por parte de los beneficiarios será un 30 por ciento menos; es decir, si cada familia tenía un pago bimestral de mil 200 pesos ahora será de 900 pesos.

El programa iniciado durante el gobierno panista de Vicente Fox Quesada, será también redireccionado, hacia las zonas marginadas de las entidades y que algunas familias de Morelos serán afectadas por la determinación presidencial.

Y es que según el Instituto Nacional de Geografía e Informática,  en la entidad son 20 las comunidades en extrema pobreza, que conforme al último informe del ex goberador Graco Ramírez hubo un crecimiento en el estado de inversiones y del empleo en un 30 por ciento en comparación con la administración de Marco Antonio Adame Castillo.

Los informes del ex gobernador también destacaron que con el Programa experimental del gobierno federal anterior llamado “Beca-Salario Universal”, hubo menos deserción escolar en todos los niveles, situación que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, al inicio del presente sexenio aseguró que la pobreza en el estado había disminuido.

Para el año 2020, otro programa que Morelos será afectado es del apoyo a mujeres emprendedoras, porque en el primer semestre del año en curso la delegación de la Secretaría de Bienestar, a cargo del perverso, sucio y traidor de Hugo Erick Flores, dejó de ejercer más de 200 millones de pesos.

De igual manera, por subejercicio y falta de trabajo en la delegación de la Secretaría de Bienestar los jóvenes que debería haber recibido los apoyos del gobierno federal desde el pasado mes de junio aún siguen en su espera, porque no hay en la realidad un delegado.

Con 23 programas sociales que desaparecerán para la próxima anualidad, la entidad tendría una afectación aproximada a los cinco mil millones de pesos, pero también vendría un aumento en el desempleo.

Y este dato del aumento de personas sin empleos tiene sustento porque hay apoyos del gobierno federal para la subsistencia del comercio en pequeño, que también será afectado sobre todo en los mercados municipales.

El 70 por ciento de la base laboral en Morelos sobreviven de los changarros, situación que ninguno de los tres órdenes del gobierno observa y es contundente que están en proceso de extinción ante la falta de apoyos reales.

Todo el dinero que está programado para apoyos sociales en el 2019 un 70 por ciento será para la construcción de la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, y el tren rápido que pasará por Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

El gobierno de la Cuarta Transformación también pretende quitar los apoyos financieros a las universidades públicas como es la de Morelos, para que sean mantenidas por los gobiernos estatales.

El conflicto es que la entidad sobrevive presupuestalmente en un 95 por ciento de las remesas de la federación, la Universidad Autónoma del Estado, también trabaja más por el apoyo del gobierno de la República.

Dejar la responsabilidad de la educación superior al estado sería cerrar la máxima casa de estudios, porque la deuda pública estatal es demasiado alta y es utilizado un 20 por ciento del total de los recursos para disminuirla.

Quitar 23 programas sociales a Morelos entonces tendría efectos en la delegación de la Secretaría de Bienestar, en donde además de no haber trabajo de su titular entonces sería mejor desaparecerla.

Decían los enemigos electorales de Andrés Manuel López Obrador que su gobierno sería populista; sin embargo, en la realidad ha sido capitalista y de una derecha que –por lo pronto- afecta las clases sociales en pobreza.

Al final el gobierno de Morelos debe atender desde ahora y prevenir los efectos de la quita de recursos federales hacia la sociedad, que generará desempleo, más pobreza y un subdesarrollo mayor a la crisis de 1997, al menos eso predicen los conocedores y expertos en el rubro de economía. ¡Pero ya les andaba por hacer Presidente al enemigo de México y los mexicanos!. Por hoy es todo, nos leemos el lunes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx por nuestras redes sociales @Vida_Politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA

Por: Felipe Villafaña

Uno de los dos grandes problemas que tiene el sector Salud en Morelos es; la falta de medicamentos en los hospitales, clínicas y unidades de medicina familiar públicos, así como la carencia de médicos especialistas.

De hecho, por políticas internas de austeridad, los salarios de los médicos en Morelos a principios del año disminuyeron entre un 50 y 60 por ciento, eso provocó que de inmediato viniera la renuncia de –cuando menos- unos 200 facultativos que fueron (por la calidad que tienen) inmediatamente contratados en diversos estados y con salarios del 100 al 200 por ciento más de lo que se les paga en la entidad.

Algo serio y delicado pasa dentro de la Secretaría de Salud, porque tampoco hay campañas de prevención intensas para el combate del dengue, Zika y Chinkungunya, que al corte de la semana pasada había cerca de 300 casos de personas infectadas y más de 500 en observación.

Las campañas de nebulización, al momento siguen muy “pobres” en las comunidades del estado, sobre todo aquellas consideradas de mayor marginación que también por parte de la dependencia en comento están olvidadas.

¿Qué pasa en la Secretaría de Salud?                          

Pareciera que no hay trabajo, que los médicos, enfermeras y demás personal operativo es el encargado de recibir las quejas de los usuarios, por falta de medicamentos.

Según hay un abasto del 85 al 90 por ciento de fármacos en los centros de atención a pacientes, pero la realidad es cruel sobre lo que piensan los altos servidores públicos, quienes viven en su esfera de poder.

Es inobjetable, por este momento, acallar las voces de protesta de quienes acuden al Hospital de la Mujer Morelense, al Hospital del Niño y el Adolescente Morelense, así como al José G. Parres y demás que están en los municipios.

Los usuarios no protestan por el mal servicio que reciben, al contrario es de lujo y cada vez el personal operativo suele superar los objetivos planteados, sino todo es porque no hay medicinas y la ausencia de especialistas trae consigo muchos problemas.

El asunto es que también, el sindicato manejado por Gil Magadán Salazar solamente sirve para extorsionar hasta a sus propios representados, no hay trabajo a favor de las enfermeras, médicos, especialistas (los que quedan) y menos administrativos que confiaron por milésima ocasión para que los representara.

La organización gremial del sector Salud es hoy como esa vieja CTM que concentra el poder de decisión solo en una persona, olvidándose de los problemas que tienen sus agremiados.

No es lo único que pasa en un sindicato que obedece más las órdenes de la vieja estructura política y por ello sigue dentro de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado, que tampoco de nada le sirve a quienes por necesidad acuden a un hospital público.

Esa es la realidad dentro del Sector Salud morelense, entre la complicidad del dirigente sindical con la autoridad, en perjuicio de su base laboral y sobre todo de los que acuden en la búsqueda de su atención.

El hartazgo de los trabajadores va en aumento, es advertible que venga un gran movimiento de enfermeras y médicos, sobre todo, porque son sometidos a una explotación laboral por parte de quienes hoy manejan la Secretaría de Salud.

Tienen que hacer milagros quienes buscan mejorar la salud de sus pacientes, pero sin a cambio obtener absolutamente nada porque todos los privilegios los viven la cúpula del sector y el dirigente sindical.

No es necesario que haya el enojo de las autoridades, como del dirigente sindical porque solamente tienen que acudir sin prisas, con la mente despejada y ganas de escuchar y resolver –si es de inmediato mejor- las carencias de un hospital que fue ejemplo al nivel nacional y es el de la Mujer.

La importancia del nosocomio en mención es porque suele atender a las damas del estado, las de Puebla, del Estado de México, la Ciudad de México e incluso Guerrero.

El crear en el gobierno de Sergio Estrada Cajigal Ramírez el Hospital de la Mujer Morelense fue una propuesta con visión de Estado, que muchos criticaron pero al ver su funcionamiento y los resultados que obtuvo en el pasado después aplaudieron.

Lo mismo pasó cuando en el gobierno de Antonio Riva Palacio López, la entonces presidenta del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia, Macaria Than de Riva Palacio, presentó su propuesta de formar el Hospital del Niño Morelense.

Este fue creado por la esposa del ex gobernador (ambos que en paz descansen) con el apoyo de los empresarios, industriales, comerciantes y sociedad del estado que colaboró con diversas acciones y apoyos, tanto materiales como económicos.

El éxito del DIF-Morelos fue tan grande que el gobierno de la República tuvo que invertir en varios estados para crear más centros de atención especiales hacia los infantes, fue la época de gloria de los médicos especializados en pediatría, odontopediatría y otras especialidades más.

Ejemplo nacional ambos hospitales especializados, hoy para la Secretaría de Salud estatal no existen y por ello ni tienen la dignidad de saber ni dónde están ubicados.

Las autoridades del sector en comento ahora desde su pequeña burbuja, desde sus lujosas camionetas que jamás soñaron tener, con elevados e inmerecidos salarios, gastos y otros privilegios hoy viven en la soberbia.

Esa soberbia que los mantiene ciegos de la realidad de un estado que merece toda su atención, su trabajo serio y responder a dos exigencias: que haya medicamentos en los centros de salud públicos y médicos especialistas, quienes por el desprecio que se les dio –en todos los sentidos- prefirieron salir en busca de mejores oportunidades en otros estados.

Es necesario de quien se contrató dentro del servicio público estatal con salarios de lujo respondan, con trabajo de lujo y no solamente salir al paso con declaraciones absurdas.

No puede negarse que el sector Salud padeció de recortes en su presupuesto, pero para ello hay programas de austeridad en los que no la paguen los trabajadores de base y a cambio haya una disminución de privilegios dentro de la burocracia dorada.

Y antes de que estalle un severo conflicto en los hospitales, clínicas y unidades de salud, en perjuicio (al final) de los usuarios el llamado de la sociedad es que sean resueltos los problemas. ¡Que así sea!. Por hoy es todo, nos leemos el miércoles. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx por nuestras redes sociales @Vida_Politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA

Por: Felipe Villafaña

Algo pasa dentro de la Secretaría de Turismo y Cultura que las quejas cada vez son mayores, porque  algunos ahí solamente trabajan para su beneficio, pero nunca por el del estado.

Ejemplo reciente fue el Festival del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, en donde se observó de manera evidente el desprecio que tiene la secretaria, Margarita González Saravia, hacia los pueblos étnicos.

Como pasó con la ex titular del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia en Morelos, Elena Cepeda de León, se ha apropiado de los espacios públicos y los hace propios.

La que está encargada de promover al estado en su imagen y su cultura demostró que su paso por la dependencia es solamente para beneficio personal, lo mismo pasa con algunos de sus colaboradores.

Es evidente que no hay trabajo de promoción del estado, porque seguimos teniendo turismo de paso, el finsemanero que llega poco, como el de las vacaciones de verano que -por cierto- está a punto de culminar y no se observan los paseantes como en otros años.

Las escuelas de español están olvidadas, de no ser por Harriet Guerrero, la ciudad de Cuernavaca y el estado estarían en el olvido, la empresaria con sus propios recursos viaja constantemente hacia los Estados Unidos de Norteamérica en busca de la llegada de jóvenes de aquel país para que aprendan el idioma español.

Harriet viaja de la costa este a la oeste del vecino país del norte para promover a Morelos, sus bellezas, su clima, sus nativos, sus dialectos y todo lo que tiene este bello estado

¿Y la secretaria de Turismo?

La realidad es clara, hoy la secretaria de Turismo, Margarita González Saravia, es una de los muchos colaboradores del gobernador Cuauhtémoc Blanco cuyo  trabajo lo justifican con declarasionitis,

Han pasado tres décadas en las que la entidad dejó de ser un lugar de descanso privilegiado, al que llegaban las u los jóvenes estadunidenses para aprender el español.

Ha pasado el tiempo en el que había una derrama millonaria para el beneficio de todos en la entidad, sobre todo por el turismo extranjero y el de la Ciudad de México que caminó por las calles de Cuernavaca sin ningún problema.

Han pasado varios directores y secretarios de turismo en Morelos, directores y regidores del área del ramo y ninguno tiene la capacidad de promover nada, solo cobran, grillan y ahí están sin hacer absolutamente nada son solamente una carga económica para el presupuesto.

Es necesario que Margarita González Saravia como su secretario Técnico, Mario Caballero Luna, salgan a pedir una disculpa a los pueblos indígenas porque ni los ayudan, ni les interesan y están en el cargo únicamente por cobrar.

La misma disculpa debe de darse a los empresarios de los servicios, porque ellos también de su propia bolsa tienen que salir del estado para promover las bellezas que tenemos, mientras la titular de Turismo y Cultura está cómodamente sentada y con privilegios en todos los aspectos.

Para observar la falta de trabajo de Margarita González Saravia y sus colaboradores es que no hay un solo módulo de información que apoye a los cinco turistas que -por casualidad- llegan al estado.

Salir a la Ciudad de México o Puebla es diferente, porque allá es notable la llegada de los paseantes, porque sus estados son promocionados a nivel país e internacional.

Morelos está abandonado en su promoción, bien lo asientan los empresarios de los servicios que hay una caída severa, que ha provocado desempleo y el riesgo de cierre de sus negocios.

Nueve meses lleva el gobierno de Cuauhtémoc Blanco y lamentablemente hay secretarios que no le apoyan absolutamente en nada, que son un lastre para el presupuesto estatal y lo peor, que hasta perversamente lo quieren “tumbar del caballo”, ¡nombres?.

Es tiempo que ya vengan los cambios dentro del gabinete estatal, porque la entidad requiere de una gran transformación y hay quienes no lo entienden, o bien están en el cargo para beneficiar el negocio personal o familiar.

En la Secretaría de Turismo y Cultura es evidente que no funciona, que no hay la promoción de las culturas morelenses, por cuestiones meramente personales y quienes trabajan en el área.

Son 10 meses del gobierno entrante, hay todavía tiempo para cambiar, sobre todo para promover al estado como lo hace Harriet Guerrero en los Estados Unidos y demás países a los que va y trae jóvenes, para que estudien el idioma español y conozcan que el estado de Morelos es grande en todo.Por hoy es todo, nos leemos el miércoles. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx por nuestras redes sociales @Vida_Politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA

Por: Felipe Villafaña

El inicio de cada ciclo escolar está convertido en un verdadero tormento para los padres de familia, porque lamentablemente la educación pública dejó de ser gratuita en su nivel básico y no se diga en el medio superior y superior, hay que ser millonarios para tener un hijo en la universidad.

Lo clásico de cada anualidad es el pago de “cuotas voluntarias”, mismas que al momento nadie ni por decreto ha podido parar y el mismo Instituto de la Educación Básica del Estado es totalmente omiso, respecto al tema.

Del asunto, la Secretaría de Educación del gobierno estatal siempre está ausente, sobre todo porque es una de las sillas vacías dentro de la administración del gobernador Cuauhtémoc Blanco.

Para este año, las asociaciones de padres de familia, que son como el sindicato magisterial, exigen cuotas de entre 400 a 500 pesos por niño en el nivel primaria, en momentos que el padre o la madre cabeza de familia no tiene ni para comprar un cuartillo de frijoles.

De no pagar las “cuotas voluntarias” entonces el menor pierde su derecho al ingreso a esa escuela pública, como si fuera un negocio de los empresarios de la educación como pomposamente se autonombran.

La educación no es un negocio, es una necesidad y es indispensable para todo aquel que nació en el territorio nacional, por eso los diputados constitucionalistas de 1917 la decretaron que sea obligatoria, gratuita y laica.

Todos estos preceptos son violados tanto por las enquistadas asociaciones de padres de familia, como por algunos directivos y no se diga por el IEBEM y la Secretaría de Educación.

Son los momentos de terror para los padres de familia, porque no hay una autoridad y menos la diputada presidente de la Comisión de Educación y Cultura del Congreso local, Blanca Nieves Sánchez Arano, para meter orden en el sector, que conoce bien porque su representación proporcional o plurinominal se la debe al sindicato magisterial.

Pero como el sindicato magisterial con Gabriela Bañón Estrada también recibe su participación por las “cuotas voluntarias”, obviamente que jamás estará en contra de sus intereses.

¿Cuánto ingresa por cuotas voluntarias a las escuelas públicas del nivel básico?Es una interrogante desconocida, es como preguntar en realidad cuánto dinero robó Graco Ramírez del gobierno estatal, su familia y allegados.

Nada hacen para parar las famosas “cuotas voluntarias” en las primarias y secundarias públicas, lo mismo el director del IEBEM, Eleacín Salgado de la Paz, que el secretario de Educación, Luis Arturo Cornejo Alatorre; el primero por muletero y el segundo porque ya el tiempo (como nos pasa a todos y es una ley de la vida) le pasó por encima.

Eleacín Salgado de la Paz todavía vive en la prehistoria política cuando siempre todo se resolvía con saliva, con discursos fáciles y promesas nunca cumplidas, mientras que Luis Arturo Cornejo Alatorre tuvo sus grandes momentos hace más de 40 años con el mejor gobernador que hasta ahora tiene Morelos: Don Lauro Ortega Martínez.

Ambos servidores públicos, como la diputada encargada del área de Educación en el Congreso local están fuera del contexto social, por los salarios que perciben y los privilegios que tienen, eso de las cuotas son temas de segunda mano.

Y señalan que eso debe definirse por decreto, cuando en realidad es un tema que ya existe en el Artículo Tercero de la Constitución Política Mexicana desde hace 102 años. ¡Por favor! Ya dejen de ser omisos con temas que hoy son importantes en un pueblo extremadamente pobre como lo es Morelos.

Como estos tres personajes y la del sindicato magisterial, Gabriela Bañón Estrada, están en su burbuja de poder también desconocen que el salario mínimo en Morelos es de 83 pesos diarios y que la madre o padre cabeza de familia que tiene empleo en promedio gana mensualmente entre tres mil a cinco mil pesos.

Aparte de pagar las cuotas escolares en el regreso a clases hay otros gastos que deben realizarse: compra de útiles escolares, uniformes, zapatos, libros y demás artículos para la academia que obtendrán los menores de edad.

Es decir, para el presente año el gasto por cada menor que realizarán los padres de familia será cercano a los dos mil pesos, en principio porque después vienen otros más que para el desfile del 16 de septiembre, que para el conserje, la pintura e impermeabilización de la escuela, que una kermes para reunir fondo a fin de que el mejor estudiante de matemáticas pueda salir del estado a concursar en la olimpiada de la materia, porque en el IEBEM y en la Secretaría de Educación nunca tienen dinero para nada.

Esta es la triste realidad de nuestro sistema educativo en Morelos, en donde hacen falta profesores en las aulas, porque hay muchos comisionados del SNTE que solamente están dedicados a grillar o en la búsqueda de ser los próximos dirigentes.

En planteles en los que no hay materiales didácticos, que presuntamente los debe otorgar el IEBEM pero como nunca hay dinero para eso los adquiere con su salario el profesor o con la cooperación de los padres de familia.

Tampoco hay profesores de Educación Física ni de Inglés, porque son plazas ocupadas por los aviadores comisionados del SNTE, o bien amigos de los directivos del Instituto de la Educación Básica.

La triste historia de cada año iniciará en dos semanas más, con un sistema de enseñanza-aprendizaje lleno de defectos y errores porque han convertido la educación básica en un punto de negocio, tanto las asociaciones de padres de familia, algunos maestros y directivos, no se diga el sindicato magisterial.

Eso no interesa al IEBEM y menos al secretario de Educación, Luis Arturo Cornejo Alatorre, porque ellos con el salario que tienen, los privilegios y otras prestaciones sociales de lujo simplemente dicen: que se jodan los que van a pagar las cuotas escolares.

Lo mismo pasa con la diputada presidente de la Comisión de Educación y Cultura del Congreso local, Blanca Nieves Sánchez Arano, quien culpa al presupuesto que ella aprobó por no considerar el tema y dice que se requiere de un decreto para evitar los abusos, cuando la Constitución Política Mexicana establece el tema como un asunto gratuito. La ignorancia supina de la diputada.

Por lo pronto, ni modo padres de familia a pedir prestado en pagos chiquitos para que sus hijos estudien, porque los encargados de impartir la ley siguen con sus vacaciones todo pagado.Por hoy es todo., nos leemos el viernes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx por nuestras redes sociales @Vida_Politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA

Por: Felipe Villafaña

Algo pasa en el municipio de Cuautla que la situación está candente y revela una serie de inconsistencias, corrupción y protección del actual alcalde, Jesús Corona Damián, a su antecesor Raúl Tadeo Nava.

De pronto las aguas en el ayuntamiento han saltado, suben su cauce y para muestra está el botón de adeudos a uno de los sindicatos que son por más de 20 millones de pesos en diferentes rubros.

Por mencionar algunos son la falta de pagos en prestaciones sociales, aguinaldos y otros más que desde la administración pasada, de Raúl Tadeo Nava, dejaron de darse bajo la presunción de la carencia de recursos económicos.

Son muchos los adeudos que dejó con la base laboral el perredista que alguna ocasión aspiró a ser el candidato al gobierno estatal, pero fue frenado por Rodrigo Gayosso Cepeda.

Cuautla además de ser la capital histórica de Morelos, tener historia, el centro comercial de la región oriente y parte del Estado de México como de Puebla, hoy está más que bajo crisis.

Raúl Tadeo Nava no supo ni quiso administrar adecuadamente la segunda ciudad más importante del estado, aspiró políticamente a mucho y tuvo el freno político y económico de quien manejó al estado para beneficio personal y de su familia: Graco Ramírez.

Eso llevo aún más a elevar la crisis financiera de la localidad, porque fue uno de los más de 20 municipios a los que el ex gobernador les cerró la llave de los apoyos económicos, sobre todo la entrega de prerrogativas federales de manera total.

Lo peor es que sin el conocimiento del Pacto Federal de la República Mexicana, por motivos particulares y otros más, Raúl Tadeo Nava prefirió agachar la cabeza, enfermarse más y todavía dejar deudas y pasivos millonarios y superiores en un 70 por ciento de los que tuvo su antecesor: Jesús González Otero.

Al momento, no hay una sola auditoría, ni siquiera revisión financiera, hacia la administración 2015-2018, pareciera que hay proteccionismo y todavía proteccionismo de la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Cuenta Pública del Congreso local, presidida por la diputada Rosalina Mazari Espín, para un personaje del que quizá alguna ocasión recibió un favor como diputada federal.

Pero tampoco hay el actuar del hoy edil Jesús Corona Damián quien al parecer solamente padrotea el cargo, porque tampoco hay de éste personaje público absolutamente ninguna –cuando menos- de quien dejó más allá de la quiebra al municipio de Cuautla.

¿QUÉ VA A PASAR CON CUAUTLA?                           

Es la pregunta que diariamente se hacen sus habitantes, que no solo viven la inseguridad pública ya desatada en la localidad, sino que tampoco ven un presidente municipal que asumió miles de compromisos por venir de la Cuarta Transformación y al momento no le cumple ni a los trabajadores de base.

Luego entonces, en el primer semestre del año hay frustración entre los habitantes de la Tres Veces Heroica para ver a su pueblo desarrollarse, dejar de ser un lugar en donde predomina el comercio ambulante, la basura, la falta de alumbrado público, de un sistema de agua potable eficiente, de un gobierno honesto.

Y todavía el diputado local del Distrito, un tal Marco Zapotitla Becerro, está inmiscuido más en sus asuntos de interés personal, partidista y ser aquel personaje que gusta de los cinco minutos de fama en los medios de comunicación.

Como tampoco por la zona aparece la diputada federal, de la que nadie se acuerda de su nombre, porque está desaparecida y es una más del montón de los 300 que hay en la Cámara Baja del Congreso de la Unión.

Peor tantito, dicen los cuautlenses, tienen una Senadora que nació en el municipio y que responde cuando le gritan Lucia Virginia Meza Guzmán, pero de ésta, igual. nada se sabe.

En 11 meses, la doña no ha tenido la capacidad de tener contacto con sus paisanos, a lo que suele ver por debajo de los hombros y ya desconoce aunque tenga la mano metida en el ayuntamiento de Cuautla con la presencia de toda su parentela en la nómina oficial.

Basta mencionar que para muchos de los paisas de “Lucy Meza” el verdadero presidente municipal es su esposo, Ricardo Robledo Chávez, quien también aprovecha la sumisión a su persona del edil Jesús Corona Damián.

De ahí que la ciudad esté en pleno abandono, que ni el Cabildo tenga representatividad social y mucho menos los servidores públicos respondan a las demandas sociales.

¿PARA ESO QUERÍA EL MOVIMIENTO DE REGENERACIÓN NACIONAL GOBERNAR?...

Pero que no se rían los panistas, los priístas y el resto de la fauna partidista, porque ellos también tuvieron su oportunidad y también caminaron para el beneficio de sus familias, que hoy estén en la desgracia fue por el malgasto de lo que –en su momento- obtuvieron ilícitamente.

Es evidente que en Cuautla hay ambición, saqueo y otras acciones que van a provocar la falta de operación del ayuntamiento, porque la familia Meza Robledo va por lo que dejó Raúl Tadeo Nava guardado en algún rincón de la Tesorería Municipal.

Van por el dinero que la ciudadanía contribuye para evitar ser multados, privados de su libertad y hasta vistos por unos delincuentes al no pagar sus impuestos municipales en tiempo y forma.

Jesús Corona Damián es solo un títere de la Senadora y su esposo, es un tipo que solo quería ser presidente municipal y ya por eso lo sostiene la familia de los Robledo, no por su experiencia, capacidad y responsabilidad social.

El asunto es que la Ciudad Histórica de Morelos cuando colapse, que nadie quede sorprendido y que los partidos políticos no la tomen como un botín para beneficio de sus dirigentes y familias, sino que ya piense que ahora realmente vendrían los grandes cambios.

Lo que nadie puede cambiar es ver un municipio como Cuautla abandonado, saqueado y sin desarrollo, no es nuevo esto porque también en la corrupción están inmiscuidos gobiernos del PRI y sus partidos satélite, el PAN, el PRD y aliados, ahora es MORENA y su chiquillada. ¡Guácala!. Por hoy es todo, nos leemos el lunes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx por nuestras redes sociales @Vida_Politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA

Más artículos...