Sidebar

12
Mon, Apr
-->

Por: Felipe Villafaña

Justo dentro de una semana, será el inicio formal de las campañas electorales de quienes buscan ser diputados locales, presidentes municipales, síndicos y regidores; son unos ocho mil ciudadanos en competencia que representarán un gasto superior a los 200 millones de pesos.

De hecho, en las redes sociales y algunos espacios físicos es evidente la publicidad de los partidos políticos, de los contendientes y algunas viejas frases, o fotografías del aspirante.

Desde hoy, prácticamente, hay una serie de campañas adelantadas, con supuestas encuestas a ciudadanos en edad de emitir su sufragio el próximo seis de junio.

Campañas diferentes las del año 2021 con una previsión del 54 por ciento de ausentismo del votante en las urnas, porque la sociedad no ve los cambios (incluso de actitudes) dentro de las instituciones, en un país sumido en una crisis financiera.

¿Qué se espera de la próxima contienda electoral?.

Lejos de la emoción de hace tres años, esta definición de rumbo de gobierno estará en la sociedad que ya no se la cree con una despensa regalada y algunos artículos domésticos.

En las calles del estado se vislumbra un auténtico abstencionismo, provocado por los mismos partidos políticos, quienes estuvieron escondidos cuando realmente la sociedad los necesitó.

Hoy, las instituciones políticas como la propia autoridad electoral están bajo el cuestionamiento social, al igual que algunos candidatos ligados al pasado reciente en actos de corrupción.

¿Cómo van a llegar al votante los partidos políticos, cuando siendo gobierno no respondieron ni responden a las demandas más sentidas de una sociedad en hartazgo?.

¿Cuál es el candidato que realmente podrá responder a tres temas prioritarios para los morelenses y avecindados de buena fe, con reclamos como el de la seguridad, empleo y mejores servicios públicos?.

El hartazgo social es evidente en tiempos de pandemia, en momentos donde por la falta de apoyo oficial la micro, pequeña y mediana empresa siente los estragos de la crisis financiera y eso provoca que aumente el desempleo y aumenten los delitos de alto impacto.

Con el paso del tiempo, el ambulantaje crece, los micronegocios dedicados a la venta de comida, de chatarra y otros productos, personas en edad productiva tienen que buscar medidas alternas para el sustento diario y a cambio se les llama pomposamente: emprendedores.

Bajo las reglas de la nueva modalidad, los candidatos a un cargo popular se encontrarán con una sociedad molesta, con cientos de adultos mayores en calidad de calle, al igual que niños y adolescentes, mendigando una moneda.

Los candidatos a cargos de elección popular locales no tendrán una campaña electoral fácil, porque vendrán los reclamos, quienes les cierren las puertas y hasta quienes los insulten.

Cierto será un proceso electoral diferente, dentro del que los jóvenes mostrarán su ausentismo en las casillas porque no ven futuro en el país y los que tienen la oportunidad de ser universitarios contemplan salir al extranjero en busca de mejores condiciones de vida. Por hoy es todo.

Por: Felipe Villafaña

Muchas son las palabras del magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia en Morelos, Rubén Jasso Díaz, sobre la desaparición de dinero, bienes y abusos cometidos por su antecesora María del Carmen Verónica Cuevas López, pero hasta el momento no hay una sola carpeta de investigación abierta ante la Fiscalía General del Estado o Anticorrupción.

Quizá el juez de segunda instancia solamente busca reflectores de los medios de comunicación para la nota de escándalo, olvidándose de temas diversos como la falta de cuatro de sus compañeros en el pleno y los señalamientos sobre corrupción al interior de la institución.

De que María del Carmen Verónica Cuevas López salió del TSJ forrada de dinero público, de eso no hay duda, siempre fue visible la corrupción en la que incurrieron también varios de sus compañeros del Pleno Judicial y jueces.

Nadie puede tapar los actos indebidos en el ejercicio público que hay al interior del Poder Judicial del estado, sobre todo en la postergación de juicios orales que deberían estar resueltos.

Como ejemplo, habrá que citar dos: el de Beatriz Vicera Alatriste que con sus actitudes y desvío de recursos (vil peculado) provocó un quebranto millonario al Congreso local, así como el desempleo, enfermedad crónica y hasta la muerte de empleados del Poder Legislativo morelense.

Su juicio no avanza y está detenido porque también hay un juez federal (donde también está la protección hacia la delincuencia) le otorgó un amparo, cuando hay todas las evidencias que dañó al estado.

No es el único, parado también está el juicio hacia quien nuevamente pretende ser diputada local por el Partido Morelos Progresa, quien desvío recursos financieros de la Cámara de Diputados estatal y que responde al nombre de Hortencia Figueroa Peralta.

Entre ella y sus compañeros de la pasada Legislatura local, excepto el exdiputado Jesús Escamilla Casarrubias, se repartieron cerca de 40 millones de pesos que hoy en los tribunales le reclaman y cuyo juicio también está parado por la corrupción que impera en el TSJ.

Lamentablemente no es el único caso, hay también algunos más como el del ex diputado local del Movimiento Ciudadano, Jaime Álvarez Cisneros, quien no sólo hizo los grandes negocios siendo secretario de Turismo en el gobierno de Graco Ramírez, sino también en el Congreso local.

A Jaime Álvarez Cisneros se le recuerda por ser “el maletero” del corrupto Graco Ramírez; es decir, quien recibía cantidades millonarias de dinero de la Tesorería del Ejecutivo estatal y las entregaba a sus compañeros diputados, por el voto favorable hacia las iniciativas presentadas por el ex gobernador.

Es innegable que la pandemia provocó la parálisis de los juzgados, pero en algunos casos tendría que haber una sentencia y evitar que las acciones de los tres ex diputados: Beatriz Vicera Alatriste, Hortencia Figueroa Peralta y Jaime Álvarez Cisneros queden impunes.

Y están por quedar sin un castigo porque Jaime Álvarez Cisneros está en la posibilidad de ser otra vez diputado por el Movimiento Ciudadano, situación que tiraría el juicio iniciado en su contra.

Lo mismo pasaría –en caso de ganar la elección del Noveno Distrito local- con Hortencia Figueroa Peralta porque el “fuero” los protegería de las satraperías hechas en el pasado reciente, en perjuicio de cerca de dos millones de habitantes.

Y es ahí donde el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia en Morelos, Rubén Jasso Díaz, está más callado y más sordo, sobre todo cuando el pueblo le grita justicia. 

No cabe duda que todos son iguales, tanto María del Carmen Cuevas López como Rubén Jasso; el poder y el dinero cambia a las personas y Jasso, mejor debería cerrar el chuzo porque sigue escupiendo al cielo. Por hoy, es todo. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

Por: Felipe Villafaña

La cuenta regresiva dentro de las presidencias municipales y la ambición de algunos alcaldes por reelegirse los lleva a cometer varios errores en perjuicio de la sociedad, incluso hasta arriesgar la vida de sus gobernados.

Después de las vacaciones en curso, se viene una tercera alerta epidemiológica ya prevista por los conocedores y profesionistas del sector Salud, derivado de la irresponsabilidad criminal que hay en algunos ediles.

No es menor la acción del pasado lunes por la noche en el mirador de Tres Cruces, en el poblado de Acatlipa, el que se haya presentado un acto que pudo provocar la pérdida de varias vidas de personas, quienes acudieron al inicio informal de la reelección de la alcaldesa de Temixco, Jazmín Solano López.

Más de 500 personas reunidas en un espacio pequeño sin las medidas sanitarias de prevención, sin duda dejará secuelas, no solo entre las personas que resultaron con algunas quemaduras.

En cinco o 10 días se verán nuevos contagios de Covid-19 entre los que asistieron a un evento electoral con un disfraz de carácter religioso y hasta una obra innecesaria, para una comunidad que hoy exige seguridad y obra pública real.

Y no solo es Temixco donde su autoridad incurre en actos de irresponsabilidad criminal, el pasado fin de semana en el municipios de Tepoztlán fueron relajadas toda las medidas sanitarias, hubo exceso de visitantes y jamás su gobierno municipal impuso un orden a los visitantes, mucho menos a los prestadores de servicios y de los vecinos ni se diga.

El alcalde Rogelio Torres Ortega, sigue callado y quizá lo recabado por el arribo de los visitantes será utilizado para alguna campaña electoral, por eso dejó de lado la salud de sus gobernados y prefiere el contagio de los mismos.

Ahí está también el municipio de Tlayacapan, en donde la comunidad y sus autoridades piensan que pasar del semáforo sanitario en amarillo es igual a decir que ya terminó la pandemia, que las vacunas son el método para que ya nadie se contagie.

Los alcaldes criminales también están en Cuautla, donde hay un relajamiento social  porque el edil, Jesús Corona Damián, está en una abierta campaña electoral, en busca de su reelección en el ayuntamiento.

No se diga en Puente de Ixtla, con Mario Ocampo Ocampo, quien es promotor de las reuniones sociales con más de 10 personas, en busca de quedarse otros tres años al frente de una alcaldía que asegura está financieramente en la quiebra.

Es necesaria la reapertura hasta de la fuente de la Ciudad Industrial del Valle de Cuernavaca, pero también debe pensarse por parte de los alcaldes y los prestadores de servicios que es indispensable seguir con las reglas sanitarias, porque después, la única cama que van a encontrar, es la de velación y retornar al confinamiento total.

La irresponsabilidad y ambición del sector público y privado por obtener unos pesos más, dejará sin duda, muchas personas muertas y quizá hasta personas cercanas a ellos, solo porque su la ambición, le ganó a la inteligencia. Por hoy es todo.

Por: Felipe Villafaña

A 25 días del inicio formal de las campañas en la búsqueda de un cargo de representación popular, el tema ya está caliente, no solo en las redes sociales donde los aspirantes a las presidencias municipales y diputaciones locales las utilizan para promoción personal, pero sin pedir el voto ciudadano.

Hay quienes dicen buenos días, otros muestran sus actividades cotidianas, reuniones, el haber asistido a lugares de reconocimiento popular, saludando a la niña, abrazar a la “madrecita santa” y acciones que suelen darse cada tres años.

Salen a relucir presuntas encuestas que ni las empresas que dicen las hicieron suelen hacerse responsables de las publicaciones de los “periodistas de las redes sociales”.

Todo lo anterior es un principio de lo que sucederá a partir del 19 de abril, cuando el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana dé el banderazo de salida de los candidatos registrados y aceptados por su Consejo Estatal Electoral (CEE).

En tanto, los partidos políticos y sus militantes realizan las impugnaciones ante el Tribunal Electoral del Estado de Morelos, que con sus errores, sus homólogos del Poder Judicial de la Federación suelen corregirles la plana y buscar el respeto a los derechos políticos de los ciudadanos.

Cuernavaca es la cereza del pastel en esta elección intermedia, ni Cuautla, Jojutla o alguna otra municipalidad tiene una lucha tan férrea por los 19 que aspiran a gobernar la Ciudad de la Eterna Primavera.

Es en la capital morelense donde está centrado el tema de la judicialización de los procesos internos, del salto de militantes de un partido a otro por una candidatura a alcalde o diputado local.

Hay muchos candidatos de los que la ciudadanía deberá elegir el próximo de junio a uno, entre 17 hombres hay dos mujeres quienes decidieron participar por alcanzar la cereza del pastel y no se desgastan solo se acoplarán a los momentos conforme avance el proceso electoral.

Por lo pronto, en el preludio del inicio de las campañas las redes sociales son factor importante también de los compromisos que asumirán los que aspiran, principalmente, a ser alcaldes de Cuernavaca.

Algunos dicen que la van rescatar cuando la ciudad no requiere de ello, sino de darle un proyecto social, económico y de desarrollo con mucha obra de infraestructura de la que carece desde hace varias décadas.

Hay el ánimo de los 19 aspirantes a encabezar el ayuntamiento capitalino por sacar adelante el proyecto que han denominado Cuernavaca, solamente habrá que esperar cómo lo harán.

Pero también será necesario que para desarrollar o devolver la armonía a los citadinos, deben tener la coordinación con las demás autoridades municipales; es decir, es el momento de mantener una coordinación entre los tres órdenes del gobierno y sin que sea por el momento electoral, sino de manera permanente.

La sociedad merece eso y más porque cuando hay la exigencia en el pago de las contribuciones acude en tiempo y forma, así es que ahora los que aspiran a gobernar los 36 municipios y en especial Cuernavaca deben devolver la moneda al pueblo. Por hoy, es todo. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

Por: Felipe Villafaña

Ayer iniciaron las campañas para quienes buscan una diputación federal en Morelos, sin candidatos serios por parte de todos los partidos políticos y sin propuestas serias o de beneficio comunitario.

¿A qué van a la Cámara Baja del Congreso de la Unión puro político pobre y pobre político?.

Van por intereses personales y de sus partidos, porque desde Matías Nazario Morales, hay que reconocerlo, ningún diputado federal trae obra o dinero para que haya beneficios a favor del estado.

Como ejemplo está Alejanrra Pani, que no trajo ni un alfiler de oferta de la línea dos del metro de la Ciudad de México para Cuernavaca; es más, estuvo alejada de la sociedad.

Y así habrá de otros, que vieron la caída económica de quienes producen y pagan impuestos para que ellos coman, viajen y viva bien, pero no trajeron nada en beneficio de los morelenses y sus avecindados.

Ahora hay un puñado de personajes que dicen ser políticos y en realidad van al Congreso de la Unión para comer bien, viajar y vestirse mejor sin ningún planteamiento social y de interés para un pueblo cuya pandemia dejó más pobreza y menos empleo.

¿Quién de los que hoy salen a pedir el voto ciudadano, llevó una despensa al necesitado, al que perdió su empleo o le ofreció una computadora a un niño, o a su profesor para recibir y dar su cátedra?.

Los que salen a las calles son impostores, falsos redentores que buscan legislar a favor de sus partidos políticos, de mantener sus privilegios y son vividores de la miseria de un pueblo que tiene que quitarse el pan, a fin de que a ellos no les falte ni el buen vino en sus mesas.

¿A qué salen?, nadie los quiere ni los conoce, sus sonrisas falsas con sus fotos truqueadas no le sirven a un pueblo que hoy reclama seguridad, empleo, comida, tranquilidad y paz social.

En estos días veremos la verdadera contaminación visual, la que hace daño al interés social, la que no deja nada y solo un déficit financiero a la sociedad porque hay que pagar sus millonarias campañas ante un pueblo en el que priva la miseria.

Hoy quienes salen a pedir el voto para repetir o ser diputados federales son parte del contagio del coronavirus, porque salen sin un protocolo sanitario y con el único afán de ligar otro cargo más por tres años.

En estos días no son necesarios y mucho menos indispensables los diputados federales, quienes durante la temporada de confinamiento no padecieron de nada y se les siguió con la paga de sus viáticos, dietas y demás mientras los comercios cerraron, miles de morelenses se quedaron sin empleo y la deserción escolar fue mayor.

A qué salen quienes quieren una curul, quizá a propagar más el virus que mata a miles de morelenses y a difundir sus mentiras que hacen daño y generan más pobreza social.

Sería mejor que el gasto del Instituto Nacional Electoral para campañas, fuera dirigido hacia la generación del empleo, a reconstruir las ciudades del estado, pero no para una democracia simulada y partidista. ¡He dicho!. Por hoy es todo. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx,por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

Por: Felipe Villafaña

Sin candidatos que motiven al voto dentro de los dos partidos políticos con más años como son el Revolucionario Institucional y Acción Nacional, ¿a qué le apuestan?, quizá con esos militantes muy contados quieren perder su registro.

Observar al interior del PRI y del PAN, es ver su muerte lenta y ellos mismos metiéndose las puñaladas, matándose internamente a pesar de que a ellos llegaron ciudadanos que tratan de darles oxigeno pero se niegan.

La realidad electoral de los priístas, está marcada dentro de un escenario donde están ubicados en los partidos que perderán su registro, sobre todo porque carecen de un manejo social.

En el Revolucionario Institucional, solamente quedan “amigos” virtuales que pueden verse en las redes sociales, pero afuera en las calles están perdidos y hay un recuerdo de ellos: corrupción.

Lo mismo pasa en Acción Nacional, ya con contados militantes busca seguir con el registro y apoyos económicos con las prerrogativas que ni Obama recibe mensualmente.

Pero los mismos panistas están negados a crecer y ahí está la pugna entre las familias Martínez Terrazas y Adame Alemán, quienes pretenden quedarse con todas las prerrogativas y vivir de ellas.

Igual que los priístas se pelean por candidaturas que ninguno tiene el voto ciudadano y tampoco la simpatía social; es decir, hay una pugna por la nada y solo quieren utilizar los espacios para beneficio personal.

Por ello es que los partidos políticos más vetustos están en riesgo de perder su registro, el PAN ya ni existiera en Morelos a no ser porque Sergio Estrada Cajigal Ramírez los rescato hasta de su pobreza.

Las candidaturas de Cipriano Sotelo Salgado en el PRI y la que aún sigue de José Luis Urióstegui Salgado en el PAN, son los únicos que pueden salvar del registro a ambos partidos políticos.

Esos votos que captarán los priístas y panistas en la elección del seis de junio todos que los enmarquen y queden en la historia, porque es inminente que para el 2024 ambos carecerán de un candidato de origen a gobernador.

Por lo pronto, en el almanaque de la historia habrá que recordar a los azules y tricolores, para poder terminar con ese cuento corto y cambiar el final: Y CUANDO ME DESPERTÉ EL DINOSAURIO YA NO ESTABA AHÍ. Por hoy, es todo. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

La sociedad observa con ánimo el inicio de las campañas para el cambio de autoridades en sus municipios, en el Congreso local y la Cámara Baja del federal a fin de poder participar dentro del mismo con la emisión de su voto.

Los ciudadanos empadronados tendrán entre 23 partidos políticos y candidaturas independientes, para apoyar al personaje que busca ratificar en algún cargo público o bien cambiar el destino de su comunidad.

A partir de hoy al seis de junio, habrá toda la atención hacia la forma de cómo hagan campañas quienes aspiran a una presidencia municipal, diputación local o federal.

Las frases y las nuevas formas de pedir el voto serán lo novedoso, así como la variedad de personajes quienes saldrán a convencer al votante con propuestas y dejar atrás las viejas prácticas de la guerra sucia.

Las redes sociales serán sobreexplotadas con las propuestas que traigan cada personaje de la vida política que desea ligar el cargo por tres años, con base a frases, publicación de compromisos y lo relativo a ganarse la confianza social.

Esta elección intermedia que está en camino traerá muchas sorpresas benéficas para Morelos, porque no será con los oleajes de los últimos cuatro sexenios, incluyéndose el actual, tendrá marcadas diferencias.

Y eso lo saben aquellos que están al frente de los partidos políticos, los operadores de campaña, los promotores del voto y hasta dentro de la autoridad electoral.

Se abren los escenarios y hay gobiernos municipales con la posibilidad de reelegirse, simplemente porque dieron resultados y cumplieron a sus comunidades con los compromisos asumidos.

Hay otros en donde se está en la víspera de que vengan las propuestas y los empadronados en la lista electoral salgan para decidir el rumbo administrativo, político y financiero que deben tener sus municipalidades.

De lado se quedaron los estímulos financieros y materiales que otorgaban en el pasado quienes buscan la representación popular, porque ahora es recibir el artículo otorgado y evitar ser obligados a votar por algún personaje en especial, o partido político.

La ciudadanía sabe que una mala selección puede ser un retroceso importante de las comunidades, por ello sigilosamente observan, analizan y buscan que su voto cuente para tener pueblos con desarrollo.

Desde ahora habrá análisis de conciencia sobre los candidatos de los 23 partidos políticos, de los independientes o ciudadanos porque hay comunidades en donde su autoridad fue solo un estorbo para lograr reivindicar el progreso de la población.

Sin duda alguna la reflexión del voto del empadronado será mayor y de momento lo que arrojen las encuestas tampoco será decisivo para ganar la confianza social, porque se viven tiempos diferentes con una elección interna demasiado competitiva.

Más artículos...

Sign up via our free email subscription service to receive notifications when new information is available.