Sidebar

29
Thu, Oct
-->

LA CORRUPCIÓN EN LAS POLICÍAS VIALES DE MORELOS, SIN FRENO; LAS DE CUERNAVACA, CUAUTLA Y JIUTEPEC, SE LLEVAN EL TROFEO….

LA COLUMNA...
Typography

Por: Felipe Villafaña

En los últimos meses, las quejas contra los elementos de la Policía Vial de diversos municipios han ido en aumento, en especial contra los de Cuernavaca; los automovilistas suelen quejarse de extorsiones constantes y el “entre” o la de “Puebla” –léxico del elemento- es sobre los mil pesos, todo dependiendo “la falta” de quien es propietario de un bien motor.

El problema es que nadie sabe con quién quejarse, porque ahora con el Mando Coordinado es desconocido de quién realmente dependen los oficiales encargados de la vialidad en los municipios del estado.

De acuerdo al convenio firmado entre los municipios y el estado, quienes les pagan a los policías viales son los ayuntamientos, las multas las cobra la Comuna, pero de la operatividad y otras cosas es asunto de la Comisión Estatal de Seguridad.

A simple lectura pareciera fácil que con las instancias estatales y municipales el ciudadano afectado debería de quejarse, pero al acudir el automovilista sucede que no hay autoridad para recibir la demanda social.

Es cierto que en las corporaciones hay una oficina de Asuntos Internos para ahí recibir la respectiva denuncia del afectado; sin embargo, la operatividad del área es de dudarse y pocas veces opera, o bies es tanta la burocracia que es como la Fiscalía General del Estado y la CES, áreas inconfiables.

La corrupción que impera en las Policías Viales es un tema cotidiano, que desvalora toda la imagen que construyeron sus hoy viejos y retirados elementos, quienes hasta participaron en desfiles cívicos y otras fiestas con acrobacias admirables.

Ya no son los elementos policíacos que la misma empresa fabricante de las motocicletas Harley Davidson reconoció y admiró, en su momento por su profesionalismo, reconocimiento que les mereció llamarles tamarindo, por aquello de su uniforme color café y que en otras épocas imponía respeto.

Las corporaciones de vialidad están convertidas en unas caricaturas, un nido de corrupción en perjuicio de la sociedad, que diariamente van por la extorsión y dejan de apoyar a quien los requiere.

Eso ha creado un círculo vicioso también entre los automovilistas, porque dejan de respetar las áreas peatonales, la velocidad máxima en las calles y también corromper al elemento vial.

Por eso también los elementos de las corporaciones viales de Cuernavaca, Temixco, Cuautla, Jiutepec, Emiliano Zapata, Xochitepec y otras localidades están desatados, como los elementos del Mando Coordinado en los alcoholímetros.

Quizá a los muchachos de las corporaciones policíacas también les exijan desde los mandos más altos “su cuota”, para permitirles “trabajar” y también poder tener un nivel de vida no acorde a su salario.

Ni duda cabe que actualmente el sistema anticorrupción son oficinas inoperantes, cuyos consejeros y fiscal duermen en sus laureles como los jefes de las corporaciones policíacas, porque en las calles el “entre” o ponerse la del “Puebla” es común.

Así es que el Congreso local tiene la oportunidad de cambiar el marco legal de las oficinas de combate a la corrupción, haciéndolas honoríficas y así se ahorrarían millones de pesos en salarios de quienes no los devengan con rectitud y honradez. Por hoy es todo, nos leemos el lunes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

Sign up via our free email subscription service to receive notifications when new information is available.