Sidebar

22
Tue, Sep
-->

LAS MITOMANÍAS DEL PUENTEIXTLEÑO, JORGE MORALES BARUD DEJARON EN QUIEBRA AL #SAPAC Y A #CUERNAVACA…

LA COLUMNA...
Typography

Por: Felipe Villafaña

La quiebra financiera del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca, tiene una historia de abusos y de omisiones, pero quien la generó es un nativo de Puente de Ixtla.

Hoy la población de la capital morelense es quien paga la falsedad con la que se manejó como presidente municipal Jorge Morales Barud, al dejar de contribuir con la Comisión Federal de Electricidad en los pozos de abastecimiento del vital líquido, así como en las propias oficinas centrales del órgano municipal.

No fue el único, también el Cabildo que lo acompañó, en su momento, fueron saqueadores, para que hoy la comunidad capitalina tenga una deuda por más de 111 millones de pesos con la compañía de “clase mundial”.

En nuestros días, el ixtleco está muy tranquilo en su rancho, llega con una cara de honestidad a Cuernavaca, pero también es culpable del adeudo por más de mil 600 millones de pesos de la misma Comuna citadina, que hoy también ha generado desempleo para poder operar y otorgar con eficiencia los servicios públicos a la sociedad.

Sin duda, el trienio de Jorge Morales Barud es uno de los más deshonestos que se han dado en la historia de Cuernavaca, porque para navegar con bandera de honradez mintió tanto, que hoy hasta por muchos de los que fueron sus amigos le consideran al ex alcalde como un mitómano.

Un mitómano que hoy provoca que los residentes de Cuernavaca carezcan de agua potable, que la insensibilidad de la CFE haga que las protestas sean más intensas con el cierre de las calles y, prácticamente, se pare la actividad de toda una comunidad.

Sin duda, Jorge Morales Barud utilizó al ayuntamiento de Cuernavaca para beneficiarse, junto con su familia y más cercanos colaboradores, porque en nuestros días sale una lista de 400 personas que cobraban sin trabajar, conocidos como aviadores.

En los que había familiares de sus allegados, del Cabildo y todos con salarios de lujo que iban de los 15 a los 30 mil pesos mensuales, más todas las prestaciones de ley.

Durante los años del 2012 al 2015, la ciudadanía de Cuernavaca contribuyó oportunamente para tener malos servicios municipales, falta de agua potable y observar como crecía la deuda en el municipio y su sistema de agua potable.

A cambio juró y perjuró Morales Barud que el municipio estaba quebrado por su antecesor en el cargo, sin presentar una sola prueba y solamente volver a mentir que había pagado la mitad del endeudamiento en dos años al frente de la Comuna.

La mitomanía de Jorge Morales Barud está evidenciada en nuestros días con esa morosidad histórica de 111 millones de pesos en el SAPAC; que la sociedad carezca de un buen alumbrado público, que su máxima obra fuera un puente en la colonia Lagunilla hacia Alta Vista, que dicen los que conocen fue paso del traslado de droga.

Hoy, nuevamente, el ex presidente municipal, está preparado para competir por la vía plurinominal a una diputación local, como una forma de mantener la inmunidad de no ser sancionado conforme a derecho.

Igual que varios de sus colaboradores quienes aprovecharon el cargo para jubilarse con su último salario de 70 a 60 mil pesos mensuales, incluso muchas y muchos sin cumplir con la legalidad.

Y mientras se beneficiaban, los pagos a pensionados y jubilados municipales tuvieron que posponerse con la complicidad de sus sindicatos, porque también sus dirigentes fueron beneficiados económicamente por Morales Barud.

En las calles la sociedad vivió la inseguridad, los mercados municipales abandonados, donó la Plaza de Armas, el Auditorio Teopanzolco, Chapultepec y otros espacios de los cuernavaquenses para el beneficio personal de un gobernador tabasqueño, Graco Ramírez y familia.

Con el dinero de la sociedad citadina, Jorge Morales Barud adquirió dos residencias, mejoró el rancho heredado por su familia en el municipio de Puente de Ixtla y logró rehacer su fortuna porque después de estar en Austin, Texas Estados Unidos de Norteamérica, había regresado a Morelos con una mano atrás y otra por delante.

El haber obtenido la candidatura del PRI al ayuntamiento de Cuernavaca y lograr ser alcalde, Jorge Morales Barud aprovechó, para recuperar fortuna y estar tranquilo el resto de su vida.

A cambio, hoy los ciudadanos son los paganos de sus omisiones, irresponsabilidad y abusos, porque la falta de agua en las viviendas es un asunto que no debe perdonarse quien hoy la tiene y en abundancia, como el dinero que obtuvo ilícitamente. Por hoy es todo, nos leemos el viernes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

Sign up via our free email subscription service to receive notifications when new information is available.