Sidebar

14
Fri, Aug
-->

EL COVID-19, COMO “ANILLO AL DEDO” A PRESIDENTES MUNICIPALES PARA QUE CON CREATIVAS MULTAS POR INCUMPLIMIENTO A NORMAS SANITARIAS, LE METAN RECURSOS A SUS TESORERIAS...

LA COLUMNA...
Typography

Por: Felipe Villafaña

El cambio del semáforo sanitario de rojo a naranja, les cayó como anillo al dedo a los ayuntamientos, porque tienen todo para mejorar su situación económica a través de una reforma interna en sus bandos de policía y buen gobierno.

Este es el momento que los regidores y síndicos municipales deben demostrar trabajo, dejar de lado sus campañas electorales adelantas al otorgar “beneficios” al pueblo con los mismos impuestos que paga la sociedad.

Desde su tribuna, los ayuntamientos tienen la facultad legal de obligar a sus gobernados acatar las medidas de prevención en caso de emergencias, como la sanitaria que actualmente se pasa al nivel mundial.

De ahí que deben introducir en sus leyes y reglamentos el uso obligatorio de todos aquellos elementos higiénicos, sobre todo a quienes prestan un servicio hacia la sociedad.

En otras palabras, los regidores de Salud, Bienestar Social, Licencias y Reglamentos deben aportar ideas, con sus asesores, de cómo sancionar administrativa y económicamente a quien deje de acatar disposiciones que pudieran causar un perjuicio a los habitantes.

También hacer que las direcciones y/o secretarias de Licencias y Reglamentos en realidad funcionen como garantes de que comercios, restaurantes, bares, salas de eventos, salones de bailes, “antros” y otros prestadores de servicios cumplan con los requisitos mínimos para la atención a sus clientes.

En esas oficinas ya deben dejar de corretear “Marías”, sacar para el “chesco” o bien andar tras los comerciantes ambulantes para que “se pongan la del Puebla”, como lo hacen los agentes de vialidad.

Son tiempos de trabajo, de dejar de considerar la epidemia como actos adelantados de campaña, para también generar conciencia social y generar una sociedad responsable para evitar que sigan incrementándose los contagios por Covid-19.

Pero sin que las reformas o adiciones sean como la “Ley Bolaños” o del no cobro de estacionamientos en plazas comerciales, que todos los propietarios de las mismas y en las tiendas departamentales suelen burlarse de la autoridad, o bien hay un “entre” con algunos de sus servidores públicos.

Que no sea un marco legal dentro del cual como es el Reglamento de Tránsito con el 1X1 en los cruceros, del que tampoco sean respetados los pasos peatonales y la velocidad al conducir los automotores, a quienes los elementos de la Policía Vial solamente los ve para extorsionarlos.

En estos días y al parecer en los próximos años habrá que adaptarse a una nueva forma de vida, con estilos diferentes en la convivencia social e incluso familiar, con el uso del cubre bocas, como requisito mínimo.

La mutación de las gripas atípicas que dieron origen al virus que las provoca para mutarse como lo que conocemos hoy como Covid-19 o coronavirus, no es todavía la epidemia que desaparecerá a los hombres del planeta.

Pero ahora toda la solución para disminuir su presencia es de correspondencia de los ayuntamientos, por tener mayor cercanía con las comunidades, iniciar con reglamentos que también deben ser apoyados por los otros niveles del gobierno.

Si en estos momentos los Cabildos actuarán rápidamente sus ingresos crecerían de manera enorme, porque en las colonias periféricas a sus cabeceras el incumplimiento de la norma sanitaria es cada vez mayor.

No solo por parte de quien ofrece un servicio comercial en un local, dentro del ambulantaje, del transporte público y hasta de la propia sociedad que sigue incrédula o ignorante sobre una epidemia que está en el aire.

El actuar en lo inmediato por parte de los Cabildos, es una gran ayuda no sólo al sector Salud del estado y del país, sino a médicos y enfermeras que hoy cada vez son menos para atender a los pacientes de todo tipo de enfermedades.

Desde las Comunas de Morelos, deben darse cuenta que los héroes de carne y hueso que trabajan en los hospitales también se contagian y  en algunos casos, lamentablemente mueren.

Por eso el llamado al tercer nivel del gobierno es que deben darse acciones prioritarias y los regidores dejen de regalar despensas o hacer préstamos con el dinero público, para generar con base a sanciones, toda la sociedad cumpla con las medidas sanitarias y disminuir el número de personas contagiadas por la pandemia.

Son momentos de que la autoridad asuma su responsabilidad y no solo haya alcaldes estira manos al gobierno federal o estatal, de los que saben nula o escaso apoyo tendrán.

En municipios pobres con alcaldes millonarios como hay algunos en Morelos, dicen que la pobreza no se mide por el dinero, sino por la incapacidad de poder generarlo para beneficio de todos.

Y ahí está el detalle donde a los ayuntamientos la epidemia les cayó como anillos al dedo, sobre todo para aquellos alcaldes, síndicos y regidores que quieren seguir con una carrera política, solo es cuestión de pensar y actuar porque de leyes que no se cumplen ya todos están cansados. Por hoy es todo, nos leemos el miércoles. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

Sign up via our free email subscription service to receive notifications when new information is available.