Sidebar

22
Tue, Sep
-->

AL “APESTADO” DELEGADO ESPECIAL, HUGO ERIK FLORES, COMO EN LAS POSADAS, SU TIEMPO DE ACABÓ Y DEBE LARGARSE YA DE MORELOS, O LO ECHAN…

LA COLUMNA...
Typography

Por: Felipe Villafaña

El estado de Morelos vive tiempos de encono dentro del entendimiento político, los delegados especiales enviados por la Presidencia de la República para atender las emergencias en la entidad han fallado, solo son simples turistas y espectadores.

La realidad es que éstos personajes más que servir a la sociedad y sus autoridades estorban, hacen más difícil encontrar soluciones para que haya una marcha pacífica al interior del sector público estatal.

Un ejemplo es el delegado de la Secretaría de Bienestar en Morelos, Hugo Erik Flores, quien asegura que llegó a “pacificar” al estado, cuando su real función no es esa y para ello está la Guardia Nacional y la corporación policíaca.

Y si también traía instrucciones del Presidente Manuel López Obrador de ser el “pastor pacificador”, de la entidad Elsa Julita Veites Arévalo y al momento hace lo contrario y suele ser un obstáculo para el fin u objetivo que llegó a la tierra del agrarismo.

Apoyaría mucho en pacificar al estado, como asegura es su finalidad, solamente haciendo su labor como delegado de Bienestar Social y con la entrega de los programas sociales hacia quienes los necesitan.

Un dato curioso es que solamente los primeros cinco meses del año, se han  presentado 23 manifestaciones con bloqueo en la entrada de la delegación federal en comento, por protestas de campesinos, adultos mayores, jóvenes, amas de casa y otros sectores sociales.

Es la cantidad de protestas más abundante que se haya dado en Bienestar Social (antes Sedesol) en cinco meses, siendo delegado de la misma institución Jorge Meade las protestas no rebasaron las 10 en poco más de cinco años.

El problema es que Hugo Erik Flores no soluciona absolutamente nada, tienen que hacerlo sus subordinados que ya conocen el método de solución, porque el señor nunca está en sus oficinas o hace todo vía teléfono desde la Ciudad de México.

La pacificación de Morelos no requiere de un pastor cristiano que jale a la sociedad como ovejas negras, sino de todo un plan o programa que para ello hay especialistas con capacidad.

A cambio se requiere de un delegado de Bienestar Social que esté en las comunidades para hacer más eficientes los programas sexenales, que pueda ampliar la base de personas beneficiadas como suele sugerir el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Grillos como Hugo Erik Flores hay muchos y sobran en la entidad, ya todos están marcados y la misma sociedad suele marcarles la línea, darle la espalda y hasta rechazarlos.

Grillo principiante es sin duda el delegado de Bienestar Social en Morelos, porque hasta eso suele salirle mal y quizá por eso su proyección para el año 2021 en materia electoral sea de rechazo hacia su persona.

Ya Hugo Erik Flores debe irse de Morelos por donde vino, ya nadie le cree sus mentiras, es un estorbo social hasta para la pacificación del estado, porque en términos políticos suele tener enfrentadas, con el apoyo de Pablo Ojeda Cárdenas, a las fuerzas políticas, en perjuicio del gobernador Cuauhtémoc Blanco y su equipo de trabajo.

En estos tiempos difíciles ya es necesario que haya cambios en la delegación de Bienestar Social del estado, que llegue una persona con ganas de trabajar por los más pobres como es el lema sexenal, pero sobre todo que sea un morelense. 

Así lo quieren los sectores más vulnerables del estado que hoy están en la espera de ser beneficiados por los programas sociales de la Presidencia de la República, que no sean utilizados con fines electorales como sucede al momento.

Y si Hugo Erik Flores quiere fortalecer al Partido Encuentro Social, está en su derecho, pero no con los recursos públicos del gobierno estatal ni federal y que lo haga con los personales o las prerrogativas de la institución política.

Al igual que el delegado de Bienestar Social en la entidad, también está la enviada especial Elsa Julita Veites Arévalo, quien arribó a Morelos con muchas porras, un gran currículum, con una cara de bondad ¿y?

De momento la doctorada y experimentada profesionista en medicina y demás ramas nada propone, sobre todo para buscar formas de cómo hacer que la sociedad evite salir de sus hogares.

Desde que arribó a las tierras de Emiliano Zapata Salazar, para apoyar en disminuir los casos de contagios por Covid-19 o coronavirus hay un incremento de 800 más.

Ha sostenido reuniones con presidentes municipales, con autoridades de salud, diputados y algunas organizaciones, en las cuales alude que su presencia es de apoyo moral.

¿Apoyo moral o vacaciones con todo pagado?

En estos momentos, la entidad requiere del apoyo financiero y material del gobierno federal, no de la palmadita en la espalda porque esa no cura ni un pulque.

Los delegados especiales remitidos por el gobierno de la República, simplemente, ya están de más en Morelos, así es que si se van nadie se acordará de ellos ni para hacer corajes. Por hoy es todo, nos leemos el miércoles. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

Sign up via our free email subscription service to receive notifications when new information is available.