Sidebar

02
Thu, Apr
-->

L@S DIPUTAD@S PELEONER@S, GRITONES E IMPRODUCTIVOS QUE EN EL 2021 NO AGARRARÁN NI UN RESFRIADO…

LA COLUMNA...
Typography

Por: Felipe Villafaña

Después de las comparecencias de los secretarios de despacho del Poder Ejecutivo, los diputados locales evaluarán el trabajo de los mismos, pero también harán recomendaciones al gobernador sobre quién debe seguir o no en el cargo.

Sin embargo, hay quienes dicen que el buen juez por su casa empieza y no ser obscuridad de su casa, como sucede con algunos gritones legisladores quienes solo calientan la curul.

Rechazados por la sociedad está y fue evidente, la diputada del Partido Nueva Alianza, Blanca Nieves Sánchez Arano, quien solamente sabe gritar e insultar pero sus compañeros del magisterio la reconocen como una persona ligada en actos de corrupción, sobre todo de vender el Movimiento Magisterial de Bases.

Y de esas gritonas está la de Zacatepec la de los “tanates” en tribuna: Keila Celene Figueroa Evaristo, quien con su vocerrón siente que apaga el fuego sin problemas, pero también nomás sabe subir el tono de voz.

No se diga de las transas de Rosalina Mazari Espín, quien con su carita de “mustia” también tiene lo suyo al ser considerada como el principal obstáculo para el apoyo hacia los presidentes municipales.

Lo mismo pasa con el diputado pulquero y broncudo, José Casas González, a quien ya le gustó sentirse superior a todos, con actitudes de soberbia que son evidentes y sin reales resultados para su comunidad.

Hay diputados levanta dedos, sin trabajo legislativo como es el caso de Andrés Duque quien se lanzó contra la secretaría de Desarrollo Agropecuario, Margarita Galeana, porque corrió a su sobrina al cacharla por hacer mal uso de los recursos públicos.

Hay otros como el hoy coordinador de la bancada legislativa del Partido Encuentro Social, José Luis Galindo Cortés, un chaparrito con ínfulas de gigante de la política, que cada vez que habla, desconoce de los temas del sector agropecuario y salud.

Peor está la diputada morenista Elsa Delia González Solórzano, quien quiere hacer legal el transporte clandestino o sin concesiones, peor todavía es de las pocas que ni conoce la tribuna porque hasta pareciera le da flojera subir a la misma.

Y de las mismas improductivas está la perredista Rosalinda Rodríguez Tinoco, la esposa del dirigente del PRD, Matías Quiroz Medina, quien ni fú ni fá y menos do, re mi fa, sol la, si en el Congreso local, porque solo cobra sin hacer nada.

Hay otra de las esposas consentidas como es la del ex diputado Julio César Yáñez Moreno, quien le heredó a su conyugue la silla: Naida Josefina Díaz Roca que tampoco conoce la tribuna y poco asiste a su oficina, porque siempre está con su estilista.

De igual manera se puede hablar de Cristina Xochiquetzal Sánchez Ayala, la del Humanista, quien ocupa el cargo de diputada para acrecentar sus bienes patrimoniales, pero sin usarlos para acudir –cuando menos- a un curso de lectura.

En Jiutepec lo mismo pasa con la diputada Ariadna Barrera quien tiene una casa de gestión a la cual nunca asiste, su tiempo está dedicado a posar en la foto pero su labor legislativa también está abandonada.

No se diga de la panista Dalila  Morales Sandoval, que también piensa que con la bendición de Dios ya trabajó y se le dieron 10 millones de pesos para el Instituto de la Familia del Estado de Morelos y sigue sin presentar la iniciativa del mismo ente. Quizá ese dinero fue a parar a la cuenta bancaria del presidente del PAN en Morelos, Juan Carlos Martínez Terrazas, y familia.

Y la gente se pregunta, ¿quién es Maricela Jiménez Armendáriz?, porque tampoco hay una labor de ella y al final es una desconocida para la sociedad, tanto que prefirió transformar su figura personal.

Ana Cristina Guevara Ramírez, del partido Movimiento Ciudadano, una de las causas fieles al corrupto Jaime Álvarez Cisneros y la que su postura es solamente de apoyar el “feminismo”, de ahí no pasa.

También hay los misóginos del Congreso local, como Marcos Zapotitla Becerro que hasta guardia especial trae, cuando hace algunos años los trabajadores del Congreso local le invitaban de su comida y pagaban su pasaje para regresarse a Cuautla.

Todos los mencionados buscarán otro cargo dentro del servicio público, pero como por sus hechos los conocerás entonces la realidad es que ninguno tendrá ni una regiduría o ayudantía municipal.

Estos diputados locales antes de evaluar a otros deberían de verse a un espejo, regresar a sus comunidades y sabrán su realidad: ya nadie confía en ellos porque su labor es nula. Por hoy es todo, nos leemos el miércoles. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña