Sidebar

02
Thu, Apr
-->

¡OJO!: EL NUEVE NADIE SE MUEVE, PUEDE CONVERTIRSE EN MORELOS, EN EL PARTEAGUAS FEMENINO…

LA COLUMNA...
Typography

Por: Felipe Villafaña

El movimiento femenino de este día, tiene diversos significados, pero también opiniones diferentes entre las mujeres en su forma de protestar y dentro del ejercicio de su libre expresión.

Pero también tiene sus efectos en lo económico, de acuerdo a cifras del sector productivo privado este paro dejará de generar 25 mil millones de pesos diarios al país, que son mil 800 millones de pesos menos que el presupuesto anual de Morelos.

Para el estado significa dejar de generar en materia de productividad unos tres mil 100 millones de pesos, sobre todo en la industria farmacéutica y prestadores de servicios, que tienen contratadas a un 80 por ciento de las mujeres morelenses y de entidades aleadas.

En el sector educativo público y privado el número de profesoras es de 17 mil 300 del nivel básico y 12 mil en el medio superior, superior, técnico y posgrado, con más de siete mil investigadoras de alto nivel.

Cifras y más cifras pueden darse sobre la labor de las mujeres en nuestra vida social y productiva, sin entender que también pueden se factor de cambio dentro de las instituciones públicas y las políticas de nuestros días.

Poco se han dado cuenta que hoy las mujeres unidas pueden lograr una transformación real del pueblo de Morelos, en donde suman las dos terceras partes del Congreso, del Instituto de Procesos Electorales y Participación Ciudadana, del Instituto Morelense de Información Pública y Estadística, así como ser cabeza de gobierno en pueblos cuyas tradiciones, usos y costumbres son eminentemente machistas impidiéndoles tener un crecimiento mayor.

Las mujeres unidas también pueden ligar el desarrollo de los pueblos, como alguna ocasión lo hicieron grupos en poblaciones como Tepoztlán, Xoxocotla, Cuautla y en los diversos movimientos como la misma lucha por la Independencia del país, en la época de la Reforma con Don Benito Juárez García, en la Revolución Mexicana, con el tata Lázaro Cárdenas y en el Movimiento del 2 de octubre de 1968.

Van más allá de lo que se imaginan al lograr tener el derecho a votar y ser votadas, al construir los movimientos pacifistas y lograr que los asesinatos violentos por misoginia sean considerados como feminicidios.

Pero también hay que decirlo, han perdido espacios que deben manejar como, por ejemplo, la unidad que deben tener las 14 diputadas para sacar temas sobre salud pública y el renacimiento del Hospital de la Mujer, hacer del Instituto para ellas sea más productivo o bien generar un Legislativo con mayor producción a favor de una sociedad en igualdad.

¿Dónde están las diputadas de la Comisión de Equidad de Género, cuando ahora la maneja un diputado considerado misógino? Como lo es Marco Zapotitla Becerro, que ni los grupos feministas salen a protestar porque quizá ya se acostumbraron a su lenguaje violento hacia ellas.

¿Dónde están las mujeres para lograr el restablecimiento de la paz en Morelos?

Ellas educaban a sus hijos para que su comportamiento social fuera el adecuado, sobre todo al evitar “se vayan por el mal camino”.

¿Dónde están las mujeres que deben decidir sobre su cuerpo?

No es solo el aceptar o no el aborto, sino también en su salud personal y en que el Hospital de la Mujer funcione adecuadamente como fue al principio del presente siglo cuando fue creado por la decisión de un gobernador hombre.

La emancipación de la mujer se ha dado en nuestros días, es innegable y por lo tanto es el tiempo que desde las tribunas ganadas busquen su desarrollo, el de sus familias, el de su par y ser factor de tener un mejor estado desde su mismo hogar.

Las cifras de cuánto producen, qué significan y sus alcances como metas no son mínimas, al contrario forman parte de la identidad nacional, la del estado y pueden abrirse más espacios.

Sin embargo, les ha faltado mucho y no es un dicho misógino dicho por un hombre el de mujeres juntas ni difuntas, la decían las nanas porque discutían sin llegar a acuerdos y eran factor de división en las viejas familias.

Así es que la decisión de parar un día es positiva, pero para que entren a una reflexión y terminen con esa frase milenaria de las nanas, ahora se diga en este siglo XXI mujeres juntas en busca del desarrollo de todos, ni una menos.

La tarea de hoy en adelante es transformar sociedades de respeto, de paz y armonía, generadoras de grandes ideas desde sus espacios, es el momento. Por hoy es todo. Nos leemos el miércoles. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña