Sidebar

02
Thu, Apr
-->

MATÍAS QUIROZ MEDINA, EL “JUDAS” DEL PRD…

LA COLUMNA...
Typography

Por: Felipe Villafaña

Después de la derrota del 2018 que dejó al Partido de la Revolución Democrática en el cuarto lugar de las preferencias electorales y en medio de una severa crisis de credibilidad, desde su dirigencia también quedó apostado todo al divisionismo de los militantes que ahí siguen con el trabajo político en tierra.

Desde que arribó a la presidencia del perredismo estatal Matías Quiroz Medina, su papel ha sido fundamental, pero no para recuperar la unidad y hacer el trabajo partidista, está sumido en solamente cobrar las prerrogativas por poco más de 700 mil pesos mensuales.

También está empeñado en acabar con quienes le antecedieron en el cargo, quienes lo rescataron de ser un incipiente presidente municipal en Tlaltizapán, para empoderarlo en la Secretaría de Gobierno.

Traición, grita la militancia perredista a Matías Quiroz Medina cada vez que suele estar de paseo por Cuernavaca, al igual que su esposa la diputada Rosalinda Rodríguez Tinoco.

Quizá también por esa razón varios de los fundadores del PRD en Morelos han decidido renunciar al instituto político que construyeron a base de sangre y trabajo, para darle fortaleza.

Pero después del mes de julio del año 2018, dentro del Sol Azteca en Morelos ya nada es igual, el partido del Presidente Andrés Manuel López Obrador, el Movimiento de Regeneración Nacional, hizo que sucumbieran no solo en la entidad, sino en todo el país.

A pesar de ello, en las tierras zapatistas se lograron conservar algunos espacios políticos para el perredismo local, el regional y el municipal que hoy tiene la posibilidad de recuperar lentamente.

Para los militantes del partido que fue gobierno en el pasado reciente y a pesar de su dirigencia estatal, que hoy es un estorbo, no se han escondido a relamerse las heridas y su propuesta es retornar.

Pero pretenden retornar sin su actual dirigencia, regresar a ser un partido de bases y liderazgos sociales, no los impuestos ni tampoco aquellos que solamente disfrutaron las mieles del poder.

Sigilosamente trabajan en los pueblos, caminan por las calles con el objetivo de salir librados con la recuperación de algunos espacios en el proceso electoral 2020-2021.

Para ello han abierto la posibilidad de que venga el cambio de dirigencia estatal, porque la actual es torpe, abusiva y solo quiere el beneficio personal y familiar, como cuando estuvo en el gobierno dentro de la Secretaría General.

La nueva conformación de la dirigencia, será también para que los liderazgos sociales del Sol Azteca hagan su labor político-electoral en tierra, como lo hacen algunos de un bajo nivel, en busca de recuperar su credibilidad como un partido de izquierda, el que conformara Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Porfirio Muñoz Ledo, Heberto Castillo y muchos luchadores sociales más.

Los verdaderos perredistas saben que su instituto político fue conformado también con sangre, con la pérdida de la vida de varios de sus compañeros y una lucha interna para darle filosofía.

Saben esos liderazgos juveniles que pueden lograr rescatar de las ruinas al partido que construyeron activistas sociales, que fue la fusión de diversas corrientes de la izquierda morelense y que después de ser tribus lograron, en algún tiempo, consolidar la unidad.

Son los viejos y jóvenes militantes del PRD quienes recolectan cada pedazo del escudo que fue destruido por la voluntad ciudadana, pero con base a nuevas estrategias buscan regresar con esa filosofía social que en el año de 1997 pudieron obtener gobiernos como el de la Ciudad de México, con Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

En Morelos, el perredismo logró la mayoría histórica dentro del Congreso local y que fundamental para fortalecer el marco Legislativo local, reforzar el marco democrático estatal y generar el respeto en la paridad de género, que significó también el respeto hacia la comunidad lésbico-gay transexual.

Esa histórica Cuadragésima Séptima Legislatura local de Adela Bocanegra Quiroz, Hugo Cabajal Aguilar, Juan Ignacio Suárez Huape (qepd), Cristina Balderas Aragón y varios más, propusieron que las mujeres decidieran sobre su cuerpo, lograron ampliar el federalismo en apoyo con mayores recursos públicos para los municipios y la cereza del pastel fue el juicio político contra el último gobernador priísta elegido por la vía del voto: Jorge Carrillo Olea.

Por ello hay una nueva y vieja generación de perredistas que salen a recorrer el estado, con sus propios recursos, el abandono y la traición de su dirigente Matías Quiroz Medina, en busca de recuperar ese PRD que fue creado para hacer cambiar las comunidades.

Por ello, hoy gritan militantes viejas frases cuando exigen la renuncia de Matías Quiroz Medina de la presidencia interina del Sol Azteca: democracia ya, justicia para todos. Por hoy es todo, nos leemos el miércoles. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña