Sidebar

21
Thu, Nov
-->

¿HASTA CUÁNDO LAS REFORMAS AL TEMA DE JUBILACIONES Y PENSIONES, EN ESPECIAL PARA LAS “DORADAS”?...

LA COLUMNA...
Typography

Por: Felipe Villafaña

Para el año en curso, el Congreso de Morelos aprobó un presupuesto de 640 millones de pesos para las jubilaciones y pensiones de los trabajadores del gobierno estatal, que para el 2020 la cantidad podría llegar a los 900 millones de pesos.

En los tres niveles del gobierno, universidades públicas y otros organismos descentralizados han manifestado su “preocupación” por el incremento de las personas que piden su retiro, debido a que cada vez es mayor el número de quienes acuden a la prestación social.

Sin embargo, de los 640 millones de pesos remitidos para las jubilaciones y pensiones en trabajadores del estado un 60 por ciento corresponden a las conocidas como jubilaciones doradas, de aquellos ex servidores públicos que tuvieron salarios por más de 35 mil pesos.

La actual ley sobre el retiro de los trabajadores de confianza es muy laxa, sencilla y hasta favorable para que también los ex gobernadores como Jorge Morales Barud, Jorge Arturo García, Sergio Estrada Cajigal, Marco Antonio Adame Castillo y el más ladrón de todos y hasta juntos, Graco Ramírez tengan también su mensualidad de 120 mil pesos, más prestaciones sociales, aguinaldo de 90 días y otros apoyos más sin problemas.

En el país como en Morelos es indispensable haya una reforma al marco legal para frenar el abuso sobre lo que son las pensiones y jubilaciones, porque están convirtiéndose en una pesada carga en la entidad.

No son los trabajadores de base quienes provocan la quiebra de las finanzas públicas del estado, sino es una reforma aprobada al final del gobierno de Marco Antonio Adame Castillo para que los trabajadores de confianza con 10 años de servicio pudieran tener el derecho de ser pensionados.

A esa reforma de ley acudieron más de 150 empleados de confianza, entre otros secretarios de despacho, subsecretarios, directores generales, coordinadores y jefes de área, sin importar que su edad apenas superara los 30 años.

Esta reforma fue ratificada por la Legislatura local pasada, sobre todo después del proceso electoral del año 2018 cuando el Partido de la Revolución Democrática había perdido el proceso electoral, como la gubernatura estatal y la mayoría de las curules al interior del Poder Legislativo.

Es increíble porque Morelos es el único estado en el país donde las pensiones doradas son mayores, en la que las diferentes legislaturas por conveniencia partidista han dejado de lado.

Para un estado en –prácticamente- quiebra financiera interna, los ex gobernadores deben dejar de cobrar sus 120 mil pesos mensuales por haber sido electos como tales, quienes tienen derecho a tres agentes para su seguridad propia, apoyos en gastos personales de hasta 60 mil pesos, así como otros en gastos médicos por 80 mil pesos.

Hay ex gobernadores como es el caso de Jorge Arturo García Rubí quien por haber estado al frente por cuatro meses al frente del Poder Ejecutivo recibe todos los apoyos económicos y prestaciones sociales, pero también está jubilado por ser magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia, cantidad que es igual de 120 mil pesos, además de recibir pensión como catedrático director de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma del Estado.

El gasto para el estado por jubilar cinco gobernadores de manera anual son, en estos momentos, un gasto aproximado a los 20 millones de pesos anuales, que pudieran ahorrarse e irse para la becas de estudiantes.

Y todavía falta observar el número de ex secretarios de Despacho y ex directores de otras áreas que hoy viven sin problemas económicos, porque sus jubilaciones fueron aprobadas sin problemas por pasadas legislaturas locales.

La urgencia de revisar la ley de jubilaciones y pensiones es porque también hay ex servidores públicos de los tres niveles del sector público que aprovechan las malas reformas legales, para tener de dos a tres o más pensiones.

Por ello es indispensable que tanto el gobierno federal como el estatal tengan acuerdos coincidentes, para evitar que siga el abuso en las jubilaciones y pensiones de los grandes servidores públicos en los tres niveles del gobierno.

Es necesario terminar con las jubilaciones doradas, se han convertido en una pesada carga para el estado y hay ex secretarios de Despacho que han aprovechado esa ley para salir del servicio público con sus mismos salarios.

Sin duda alguna las pensiones y jubilaciones están convertida en un asunto de corrupción, de ganancias particulares, pero olvidándose de aquellos trabajadores que ejercieron su labor durante 30 o más de al servicio público. ¿Hasta cuándo?. Por hoy es todo, nos leemos el viernes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA