Sidebar

21
Thu, Nov
-->

CON LA PROHIBICIÓN DE COBRO DE IMPUESTOS A FAVOR DE LA EDUCACIÓN, LA #SCJN, AVALA LA DESAPARICIÓN DE UNIVERSIDADES PÚBLICAS EN #MÉXICO, CASO CONCRETO LA #UAEM EN #MORELOS…

LA COLUMNA...
Typography

Por: Felipe Villafaña

La decisión de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en solicitar al Congreso local eliminar el Impuesto ProUAEM del 5 por ciento que otorgan los municipios de la entidad, sin duda fue un equívoco en perjuicio del crecimiento de la educación pública del nivel superior.

Hoy, la universidad pública del estado requiere del apoyo por parte de los tres niveles del gobierno, porque es una forma de apostar a la seguridad, al derecho de los jóvenes en prepararse y la investigación a favor de las comunidades.

El crecimiento de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos al tener presencia en 22 de los 36 municipios del estado, evita que venga la deserción escolar en el nivel licenciatura por cuestiones económicas de las familias al pagar gastos en transporte y comida de los estudiantes.

También genera empleo permanente y con prestaciones sociales a quienes viven cerca de las unidades académicas, al generarse un desarrollo económico y social que trae consigo comunidades tranquilas.

Al interior del Congreso local los diputados tienen la posibilidad de avanzar a favor del desarrollo de nuestras juventudes, de generar más espacios para que puedan alcanzar sus estudios dentro del nivel superior.

Lo mismo con los municipios al aportar su apoyo económico y moral hacia la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), porque llevan con ello el beneficio para sus gobernados.

Invertir en la educación es uno de los aspectos que los gobiernos de la Cuarta Transformación han fallado, sobre todo en el impulso a la Ciencia y Tecnología bajándoles los presupuestos o minimizándolos como entes sin servicio.

Los recortes a los presupuestos deben de hacerse al gasto innecesario de representación que tienen los servidores públicos y la cúpula dorada de los gobiernos, para redireccionarlos hacia las universidades públicas, o bien para todo el sector educativo.

Sin embargo, pareciera que dentro de ese aspecto, los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación son invidentes, porque sus grandes salarios les impiden ver que hoy resulta un gran esfuerzo para una familia y un joven asistir a la universidad pública.

Los 600 mil pesos mensuales que tienen estos jurisprudencios como salario no los deja ver la pobreza de las máximas casas de estudios, como es el caso de la de Morelos en donde pareciera que hay el olvido y la falta de compromiso por que tenga el apoyo del gobierno federal.

El Impuesto ProUAEM no debe desaparecer, al contrario hay que fortalecerlo porque también es una táctica de prevención del delito, a fin de que los adolescentes y jóvenes estén en las aulas y no en las calles al servicio de la delincuencia organizada.

Que hoy el alma mater llegue a más municipios y los traslados de los jóvenes sean menores, para que también puedan formar parte de la investigación y la docencia en favor de sus pueblos.

Solo los gobiernos neoliberales y de plutocracia (de los ricos) plantean la disminución de lo que llaman gasto y no inversión en el sector educativo, porque les convienen los pueblos analfabetas, ignorantes e inseguros.

La Cuarta Transformación a un mes de que cumpla un año al frente del Gobierno de la República ha dejado mucho que desear, cuando hace recortes en los presupuestos que más requiere un pueblo que merece la oportunidad de prepararse y salir adelante.

No puede quitarse dinero al sector educativo público de un país que requiere dejar ya un estancamiento financiero de décadas, en donde crece la pobreza extrema por la falta de oportunidades en el desarrollo de los integrantes de las familias.

Ojalá y los presidentes municipales acudan a la UAEM y dialoguen con sus autoridades, para conocer formas de otorgar el apoyo financiero y moral que hoy requieren los jóvenes, los investigadores, académicos, administrativos y personal de apoyo universitario.

Invertir al sector educativo trae desarrollo, genera un clima de paz social y también el reconocimiento mundial sobre los gobiernos que logran sacar adelante las instituciones públicas.

Es lamentable la posición de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, porque su postura fue de traición al pueblo que con sus impuestos paga los exagerados salarios de estos jueces. Por hoy es todo, nos leemos el lunes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA