Sidebar

23
Wed, Oct
-->

¿SON NECESARIOS LOS INFORMES DE LOS DIPUTADOS LOCALES Y FEDERALES?...

LA COLUMNA...
Typography

Por: Felipe Villafaña

Faraónicos y de mucho circo han sido, hasta el momento, los informes de los diputados locales, en los que como en los viejos tiempos hay un gasto excesivo, originando ésto que pase a segundo término lo que vayan a decir que hicieron en un año los representantes populares dentro del Congreso.

De momento es desconocido con cuánto dinero cuentan los legisladores para realizar sus eventos, porque anteriormente tenían un presupuesto de 70 mil pesos cada uno de ellos para ese tipo de actos.

Ahora hay una opacidad completa sobre los gastos inútiles que hacen algunos legisladores con sus informes, porque con ese millón 400 mil pesos sería mejor destinarlos a otros rubros.

Por ejemplo, si ese recurso fuera dedicado en apoyar a los atletas amateurs o estudiantes que van a las olimpiadas de matemáticas, física, química, robótica y demás quienes suelen vender todo tipo de golosinas, organizar kermes para representar al estado y lograr traer reconocimientos sería mejor.

La realidad es que deberían de eliminarse los informes de los diputados, porque la sociedad es la que observa y los califica cuando suelen regresar a las calles e incluso, en su momento, darles el aplauso.

En nuestros días, en un estado pobre y hundido en la miseria, no solo económica, son actos suntuosos los que realizan los diputados locales, quienes han olvidado que estamos en la Cuarta Transformación, en la austeridad republicana, en donde priva el desempleo, la inseguridad pública, hay violencia verbal, enfrentamientos entre poderes, ambición de quienes están en las cúpulas del servicio público y muchas otras cuestiones negativas.

Los diputados locales si quieren informar a sus comunidades de su trabajo, que sea visto en sus actividades cotidianas en las calles y no únicamente en las redes sociales con selfies (antes llamadas fotografías).

Ya no son los tiempos de esos eventos grandes en un estado pobre donde hay políticos que con el recurso público se vuelven millonarios, como sucedió en la pasada administración estatal y federal.

El pueblo tiene hambre, quiere empleo formal, quiere un estado seguro y que sus representantes populares lo sean en realidad y no usen las curules para hacer negocios personales.

El pasado seis de julio del 2018 la ciudadanía salió a votar por un cambio real en México, en Morelos, en los distritos locales y federales, así como en los municipios, pero pareciera que eso quedó en el pasado.

Cierto hay una frustración social porque no ve que haya realmente una cuarta transformación, salir a las calles para trabajar, ir a la academia, de compras para lo que apenas alcance para la comidas es un riesgo, porque las balaceras y asaltos están a la orden del día.

En eso deberían de fijarse los diputados locales y los federales, el pueblo no les pide nada porque ni los conocen, en buscar alternativas de salidas y no evidenciar sus conflictos personales en las pasarelas de los servidores públicos estatales.

Al momento, eso de los informes ha sido un exceso de eventos, finalmente quienes acuden por medio del acarreo o no, lo que quieren ver es el espectáculo artístico, no el que se da en la máxima tribuna popular de la entidad.

Bueno sería que los diputados le aporten económicamente a  las campañas de prevención del delito, en las que por ejemplo, realicen un sábado de cultura popular con la música que le gusta a cada localidad y generar la convivencia sana entre los habitantes.

Los diputados son como los gobernadores y presidentes municipales: por sus hechos les darás su reconocimiento, no por sus palabras que se las lleva el viento como a ellos cuando están en el poder.

En los informes de los diputados, ha sido evidente que la austeridad republicana es inexistente, que el pan y el circo continúa en la cuarta transformación y las despensas de frijoles con gorgojos abundan.

Todavía faltan otros diputados por “rendir” sus informes de trabajo, desde una tribuna en sus discursos pedirán que basta de inseguridad, basta de abuso de poder cuando en realidad con sus pugnas internas provocan sea generada una violencia desconocida hasta hace unos meses en Morelos.

¿Son necesarios los informes de los diputados locales y federales?

Que la sociedad responda sobre todo cuando se tratan de actos faraónicos, espectaculares y con escasos resultados a favor de la sociedad, porque también de esos la sociedad está hasta la madre.Por hoy es todo, nos leemos el miércoles. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx,por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA