Sidebar

23
Mon, Sep
-->

NADIE SABE PARA QUIEN TRABAJA: EL IEPS, DESTINADO HOY DÍA PARA LOS GASTOS DE LA BUROCRACIA DORADA...

LA COLUMNA...
Typography

Por: Felipe Villafaña

Desde el gobierno de Vicente Fox Quesada, salió a relucir como una nueva tasa impositiva el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IESP) que al principio sería aplicable solo a las gasolinas y otros combustibles, conforme a lo sustentado en el año 2002 por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Con ese impuesto habrá más recursos hacia los estados, presuntamente para que los gobernadores e incluso el mismo Presidente como su gabinete tuvieran los suficientes recursos, para invertir en acciones de urgencia como son los accidentes provocados por los fenómenos naturales.

Ya en el gobierno federal de Felipe Calderón Hinojosa, con una reforma fiscal hacia el destino del IEPS ahora también es otorgado al Poder Legislativo y Judicial, para “gastos” internos o extras que pudieran tener por la creación de “comisiones especiales”.

El IEPS lo conocemos porque es una tasa impositiva más en las gasolinas como el Impuesto al Valor Agregado  y el mismo Impuesto Sobre la Renta, es decir, que por cada litro de gasolina adquirido en una estación de servicio el costo del combustible sin impuestos no rebasa los 9 pesos.

Los concesionarios de las gasolineras no contribuyen con ese tipo de imposiciones que pegan directamente al ciudadano, no sólo que adquiere litros de 800 o 700 mililitros, sino también a otros más.

Explicado esto del IEPS, los fumadores de cigarros pagan un 160 por ciento del IEPS, sobre todo cuando como los puros son de importación, al igual que las bebidas con alcohol, energizantes (Red Bull, Gatorade, entre otras).

También en la adquisición de otros productos dentro de las tiendas de conveniencia (Oxxo, Seven Eleven, por ejemplo) y supermercados, es cobrado el IEPS, lo hay en los desodorantes, perfumes, lociones, shampoos, jabones de todo tipo, detergentes, refrescos, cervezas, cloros, limpiadores de piso, de trastos y 100 productos más.

Nadie se da cuenta de eso, porque solamente lo que hace el consumidor es pagar lo que ve en la caja y en muchas ocasiones desecha los boletos (tikets), o bien los utiliza para sacar la factura y disminuir los impuestos.

Pero al final de cada tiket está el porcentaje cobrado como IVA y el respectivo al IESP, que los propietarios de los almacenes y otras tiendas deben reportar a la SHCP.

Todo esto está muy bien en pagar impuestos, en tener un país en abundancia financiera y poder generar empleos, pero la desilusión es mucha cuando la Conferencia Nacional de Gobernadores y los entonces diputados federales cambiaron las reglas del uso del IEPS, siendo Presidente Enrique Peña Nieto.

Desde entonces lo generado por ese impuesto especial, es utilizado para gastos personales de la Presidencia de la República, de su gabinete, de los gobernadores, integrantes del Congreso de la Unión y el Poder Judicial de la federación.

En otras palabras, cada peso pagado del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios son para los gastos personales de más de casi mil personas, cuyo salario supera los 100 mil pesos mensuales y con prerrogativas económicas que nadie en este país sumido en la extrema pobreza tiene.

Nadie sabe al momento cuánto reúne el gobierno federal por el IEPS, como tampoco cuánto recibe cada gobernador, el Presidente de la República, sus colaboradores, los legisladores federales y demás integrantes del Poder Judicial.

Esta situación es injusta, deja severos daños a la economía de los contribuyentes que paga en México más tasas impositivas, que los países desarrollados del continente y de Europa.

Simplemente, por IVA en México es del 16 por ciento, ISR el 32 por ciento y del IEPS depende de lo que vaya a adquirir y va del 8 al 160 por ciento, de acuerdo al costo del producto y su origen.

Hace dos años había la pretensión de desaparecer el IEPS en el costo de las gasolinas y dejarlo en otros productos, pero los legisladores federales de la Cuarta Generación al ser beneficiados por el mismo, hoy están en contra de esa medida.

Sin IEPS cobrado en las gasolinas y otros combustibles su costo disminuiría en un 50 por ciento, que para los industriales y empresarios significa reactivar la economía, para poder invertir en un país en el cual de momento no hay las condiciones para generar empleo.

Así es que para el paquete fiscal del próximo año si usted puede o tiene la forma de ver por su comunidad a su diputado federal o senador, es el momento de reclamar sobre su mala actuación como representante popular en defender la economía de los mexicanos. ¡Pinches abusivos!.Por hoy es todo, nos leemos el miércoles. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx,por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA