Sidebar

23
Mon, Sep
-->

SE ACABÓ, PARA EL 2020, NO MÁS MUNICIPIOS O ALCALDES GASTALONES E IRRESPONSABLES…

LA COLUMNA...
Typography

Por: Felipe Villafaña

Mucho ha llamado la atención el desconocimiento de algunos alcaldes y sus tesoreros sobre la integración de un paquete fiscal, sobre todo en los municipios indígenas que plantean sus áreas financieras posiciones presupuestales estratosféricas para el año 2020.

Durante una reunión para conocer a fondo cuál es el significado del presupuesto participativo y del que para el siguiente año hay una bolsa de mil 200 millones de pesos, lo plantearon como una forma de tener dinero para abrir más plazas burocráticas y disminuir la obra pública y social.

Lo negativo de estos es que son los tesoreros de los municipios en donde hubo reelección de ediles donde solicitan más recursos, pero para los gastos personales del Cabildo y los servidores públicos cercanos al alcalde.

En este mes, los ediles deberán entregar su paquete presupuestal y hay quienes más que incrementar el número de contribuyentes, prefieren incrementar los porcentajes en la contribución de los que hay.

Un ejemplo, la mayoría de los sistemas de agua potable municipales están en quiebra técnica financiera, otros van sobre la misma situación y ven como una salida el aumentar el costo del servicio hacia los usuarios.

Lo peor es que en la mayoría de los municipios menos del 40 por ciento de los que reciben el vital líquido suelen pagarlo, el 60 por ciento restante son usuarios con una morosidad que des hasta 20 años.

No se diga en el pago del predial, que por haber todavía zonas consideradas rurales o de siembra, aunque ya estén urbanizadas, un 70 por ciento por esa cuestión legal dejan de aportar los recursos financieros a los ayuntamientos.

El problema es que de ese 70 por ciento, un 32 por ciento corresponden a zonas residenciales; es decir, lugares donde la plusvalía de los bienes raíces son considerados altos y suelen ser fraccionamientos de lujo.

Esto deja como resultado que las tesorerías municipales dejen de percibir millones de pesos, pero están obligados en otorgar servicios a sus residentes como recolección de los desechos sólidos, alumbrado público y, no en todos los casos, la dotación del agua potable, entre otros.

En algunos ayuntamientos como son Cuautla, Xochitepec, Emiliano Zapata, Temixco, Puente de Ixtla, Yecapixtla, los alcaldes y sus Cabildos en sus zonas residenciales suelen otorgar descuentos del 80 al total del adeudo al municipio a personas, que financieramente son pudientes y tienen la capacidad de realizar su colaboración con las localidades sin ningún problema.

Pero también los equívocos de las autoridades antes referidas es que en zonas consideradas pobres o marginadas, los cobros de impuestos son iguales que los de los fraccionamientos de lujo, en caso de no pagar hay amenazas de embargo en las propiedades en bienes raíces.

De ahí que ya hay recomendaciones de todo tipo hacia los presidentes municipales como Alberto Sánchez Ortega, de Xochitepec; Fernando Aguilar Palma, Emiliano Zapata, Jazmín Solano López, Temixco; Mario Ocampo Ocampo, Puente de Ixtla; Francisco Sánchez Zavala, Yecapixtla, entre otros, para que acudan a los cursos que ha propuesto el Congreso y la Entidad Superior de Auditoría y Fiscalización, para que junto con sus tesoreros y regidores de Hacienda conozcan cómo construir un Presupuesto Participativo.

En aras de evitar regresar con múltiples observaciones los paquetes fiscales a los Cabildos, como sucedió el año pasado, los ediles tendrán el apoyo de especialistas para que también sean evitados a solicitar más créditos de la banca privada.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público, envío una serie de asesores, para que venga una verdadera administración de los recursos económicos de las Comunas en Morelos, porque el gobierno federal tiene encendidos los focos rojos sobre los gastos innecesarios que mantienen y, ante todo, excesos y desvíos de recursos que podrían generarles conflictos jurídicos.

Uno de los ejemplos que ha puesto sobre la mesa la SHCP en cómo realizar un gasto austero y responsable es al municipio de Jiutepec, en donde no hay adeudos con la Comisión Federal de Electricidad y a cambio la dependencia apoya para que los pozos distribuidores del agua potable utilicen las nuevas tecnologías con la luz solar.

No es el único ayuntamiento ejemplo, el mismo Cuernavaca que también disminuyó su planta laboral de confianza en un 40 por ciento, con respecto a la pasada administración, está en proceso de sanear el sistema de agua potable y también ha disminuido sus deudas en cerca del 30 por ciento, solo en el primer semestre del actual gobierno municipal.

Es decir, los municipios de Morelos son pobres porque hay la pobreza mental de sus alcaldes, Cabildo y tesoreros por crear una verdadera administración, que deje de incurrir en el gasto innecesario.

Pero también esos municipios que no han entendido la política de austeridad, han sido advertidos por el gobierno federal que no habrá rescate ni ayuda financiera, porque sus recursos propios generados en al menos 33 de los ahora 36 municipios no significan ni el uno por ciento del total de las participaciones que son remitidas del Gobierno de la República.

Lo que pretende la Secretaría de Hacienda y Crédito Público es que haya administraciones municipales responsables, sobre todo en los recién creados municipios indígenas donde suelen haber tesoreros que provocaron la quiebra de ayuntamientos en los que sirvieron anteriormente.

Los concejos municipales de Coatetelco, Hueyapan y Xoxocotla deben plantear para su paquete fiscal del año 2020 sus propias haciendas, con un mínimo de recaudación económica del total de su presupuesto del 10 por ciento, como sucede en otras localidades del país. Por hoy es todo, nos leemos el lunes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx,por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA