Sidebar

23
Mon, Sep
-->

CONTRA GRACO Y SU PANDILLA, EL PUEBLO NO QUIERE VENGANZA, SOLO JUSTICIA…  

LA COLUMNA...
Typography

El compromiso de campaña del gobernador Cuauhtémoc Blanco en sancionar a quienes saquearon a Morelos camina, tiene un lento proceso pero hay un avance que deja una esperanza social para que aquellos quienes trataron de llevarse todo sean castigados con todo el peso de la ley.

Los procesos judiciales abiertos contra ex diputadas y ex diputados locales no están todos los que fueron, pero al parecer serán integrados conforme vayan judicializándose las carpetas de investigación.

En el Poder Ejecutivo la situación es similar y el punto álgido de todo fue llevado hacia los tribunales del gobierno federal, porque pareciera que hay desconfianza en la administración de la justicia local.

Pero también como hay un pueblo cansado de injusticias e ilegalidades desde la cima del poder, está dispuesto en acompañar a sus gobernantes para evitar más saqueos a las finanzas públicas, pero de todo el estado.

En los procesos judiciales contra los diputados, al momento solo se ha visto hacia dos ex legisladoras: Beatriz Vicera Alatriste y Hortencia Figueroa Peralta, pero faltarían 27 exlegisladores locales más.

De la carpeta de judicialización remitidas a los justicieros orales está la vinculación a proceso de Hortencia Figueroa Peralta, pero por la presunta enfermedad terminal de Beatriz Vicera Alatriste no hay nada y todo está estancado.

Esa situación no significa un buen augurio para la sociedad, sobre todo para los trabajadores del Poder Legislativo a los que la señora Vicera sobajó, insultó y con su altanería siempre los trató con la punta del pie.

Hoy, los trabajadores de base y demás solo quieren justicia sobre todo contra la ex diputada perredista Beatriz Vicera, porque por ella hoy sus adeudos crecieron, carecen de las prestaciones sociales porque nunca entregó el recurso a la institución de salud como a otras dependencias y que al final a los empleados les quitaron puntualmente.

En el Poder Ejecutivo, la sociedad morelense quiere ver tras las rejas al ex gobernador Graco Ramírez, sobre todo aquellas familias en desgracia por haber perdido un familiar o un bien inmueble durante el sismo del 2017.

Para todos es evidente que el sexenio pasado estuvo plagado de ilegalidades, abusos, soberbia y corrupción a tal grado de que había quienes ni para el pasaje del transporte colectivo tenían y hoy viajan en lujosos automóviles.

En tanto, los pasivos y adeudos que dejaron el ex gobernador y ex diputados locales son miles, que provocaron la quiebra de varias empresas, desempleo y hasta la muerte de personas.

No es venganza, solo justicia lo que busca el pueblo de Morelos sobre quienes saquearon la hacienda pública para beneficio personal, que además pretendieron imponerse otros seis años como gobierno para pretender llevarse hasta el bello clima de la entidad.