Sidebar

19
Mon, Aug
-->

LAS CUOTAS ESCOLARES “VOLUNTARIAS”, EL TERROR DE CADA AÑO PARA PADRES DE FAMILIA…  

LA COLUMNA...
Typography

Por: Felipe Villafaña

El inicio de cada ciclo escolar está convertido en un verdadero tormento para los padres de familia, porque lamentablemente la educación pública dejó de ser gratuita en su nivel básico y no se diga en el medio superior y superior, hay que ser millonarios para tener un hijo en la universidad.

Lo clásico de cada anualidad es el pago de “cuotas voluntarias”, mismas que al momento nadie ni por decreto ha podido parar y el mismo Instituto de la Educación Básica del Estado es totalmente omiso, respecto al tema.

Del asunto, la Secretaría de Educación del gobierno estatal siempre está ausente, sobre todo porque es una de las sillas vacías dentro de la administración del gobernador Cuauhtémoc Blanco.

Para este año, las asociaciones de padres de familia, que son como el sindicato magisterial, exigen cuotas de entre 400 a 500 pesos por niño en el nivel primaria, en momentos que el padre o la madre cabeza de familia no tiene ni para comprar un cuartillo de frijoles.

De no pagar las “cuotas voluntarias” entonces el menor pierde su derecho al ingreso a esa escuela pública, como si fuera un negocio de los empresarios de la educación como pomposamente se autonombran.

La educación no es un negocio, es una necesidad y es indispensable para todo aquel que nació en el territorio nacional, por eso los diputados constitucionalistas de 1917 la decretaron que sea obligatoria, gratuita y laica.

Todos estos preceptos son violados tanto por las enquistadas asociaciones de padres de familia, como por algunos directivos y no se diga por el IEBEM y la Secretaría de Educación.

Son los momentos de terror para los padres de familia, porque no hay una autoridad y menos la diputada presidente de la Comisión de Educación y Cultura del Congreso local, Blanca Nieves Sánchez Arano, para meter orden en el sector, que conoce bien porque su representación proporcional o plurinominal se la debe al sindicato magisterial.

Pero como el sindicato magisterial con Gabriela Bañón Estrada también recibe su participación por las “cuotas voluntarias”, obviamente que jamás estará en contra de sus intereses.

¿Cuánto ingresa por cuotas voluntarias a las escuelas públicas del nivel básico?Es una interrogante desconocida, es como preguntar en realidad cuánto dinero robó Graco Ramírez del gobierno estatal, su familia y allegados.

Nada hacen para parar las famosas “cuotas voluntarias” en las primarias y secundarias públicas, lo mismo el director del IEBEM, Eleacín Salgado de la Paz, que el secretario de Educación, Luis Arturo Cornejo Alatorre; el primero por muletero y el segundo porque ya el tiempo (como nos pasa a todos y es una ley de la vida) le pasó por encima.

Eleacín Salgado de la Paz todavía vive en la prehistoria política cuando siempre todo se resolvía con saliva, con discursos fáciles y promesas nunca cumplidas, mientras que Luis Arturo Cornejo Alatorre tuvo sus grandes momentos hace más de 40 años con el mejor gobernador que hasta ahora tiene Morelos: Don Lauro Ortega Martínez.

Ambos servidores públicos, como la diputada encargada del área de Educación en el Congreso local están fuera del contexto social, por los salarios que perciben y los privilegios que tienen, eso de las cuotas son temas de segunda mano.

Y señalan que eso debe definirse por decreto, cuando en realidad es un tema que ya existe en el Artículo Tercero de la Constitución Política Mexicana desde hace 102 años. ¡Por favor! Ya dejen de ser omisos con temas que hoy son importantes en un pueblo extremadamente pobre como lo es Morelos.

Como estos tres personajes y la del sindicato magisterial, Gabriela Bañón Estrada, están en su burbuja de poder también desconocen que el salario mínimo en Morelos es de 83 pesos diarios y que la madre o padre cabeza de familia que tiene empleo en promedio gana mensualmente entre tres mil a cinco mil pesos.

Aparte de pagar las cuotas escolares en el regreso a clases hay otros gastos que deben realizarse: compra de útiles escolares, uniformes, zapatos, libros y demás artículos para la academia que obtendrán los menores de edad.

Es decir, para el presente año el gasto por cada menor que realizarán los padres de familia será cercano a los dos mil pesos, en principio porque después vienen otros más que para el desfile del 16 de septiembre, que para el conserje, la pintura e impermeabilización de la escuela, que una kermes para reunir fondo a fin de que el mejor estudiante de matemáticas pueda salir del estado a concursar en la olimpiada de la materia, porque en el IEBEM y en la Secretaría de Educación nunca tienen dinero para nada.

Esta es la triste realidad de nuestro sistema educativo en Morelos, en donde hacen falta profesores en las aulas, porque hay muchos comisionados del SNTE que solamente están dedicados a grillar o en la búsqueda de ser los próximos dirigentes.

En planteles en los que no hay materiales didácticos, que presuntamente los debe otorgar el IEBEM pero como nunca hay dinero para eso los adquiere con su salario el profesor o con la cooperación de los padres de familia.

Tampoco hay profesores de Educación Física ni de Inglés, porque son plazas ocupadas por los aviadores comisionados del SNTE, o bien amigos de los directivos del Instituto de la Educación Básica.

La triste historia de cada año iniciará en dos semanas más, con un sistema de enseñanza-aprendizaje lleno de defectos y errores porque han convertido la educación básica en un punto de negocio, tanto las asociaciones de padres de familia, algunos maestros y directivos, no se diga el sindicato magisterial.

Eso no interesa al IEBEM y menos al secretario de Educación, Luis Arturo Cornejo Alatorre, porque ellos con el salario que tienen, los privilegios y otras prestaciones sociales de lujo simplemente dicen: que se jodan los que van a pagar las cuotas escolares.

Lo mismo pasa con la diputada presidente de la Comisión de Educación y Cultura del Congreso local, Blanca Nieves Sánchez Arano, quien culpa al presupuesto que ella aprobó por no considerar el tema y dice que se requiere de un decreto para evitar los abusos, cuando la Constitución Política Mexicana establece el tema como un asunto gratuito. La ignorancia supina de la diputada.

Por lo pronto, ni modo padres de familia a pedir prestado en pagos chiquitos para que sus hijos estudien, porque los encargados de impartir la ley siguen con sus vacaciones todo pagado.Por hoy es todo., nos leemos el viernes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx por nuestras redes sociales @Vida_Politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA