Sidebar

19
Mon, Aug
-->

EL OLVIDADO SECTOR SALUD DE MORELOS…

LA COLUMNA...
Typography

Por: Felipe Villafaña

Uno de los dos grandes problemas que tiene el sector Salud en Morelos es; la falta de medicamentos en los hospitales, clínicas y unidades de medicina familiar públicos, así como la carencia de médicos especialistas.

De hecho, por políticas internas de austeridad, los salarios de los médicos en Morelos a principios del año disminuyeron entre un 50 y 60 por ciento, eso provocó que de inmediato viniera la renuncia de –cuando menos- unos 200 facultativos que fueron (por la calidad que tienen) inmediatamente contratados en diversos estados y con salarios del 100 al 200 por ciento más de lo que se les paga en la entidad.

Algo serio y delicado pasa dentro de la Secretaría de Salud, porque tampoco hay campañas de prevención intensas para el combate del dengue, Zika y Chinkungunya, que al corte de la semana pasada había cerca de 300 casos de personas infectadas y más de 500 en observación.

Las campañas de nebulización, al momento siguen muy “pobres” en las comunidades del estado, sobre todo aquellas consideradas de mayor marginación que también por parte de la dependencia en comento están olvidadas.

¿Qué pasa en la Secretaría de Salud?                          

Pareciera que no hay trabajo, que los médicos, enfermeras y demás personal operativo es el encargado de recibir las quejas de los usuarios, por falta de medicamentos.

Según hay un abasto del 85 al 90 por ciento de fármacos en los centros de atención a pacientes, pero la realidad es cruel sobre lo que piensan los altos servidores públicos, quienes viven en su esfera de poder.

Es inobjetable, por este momento, acallar las voces de protesta de quienes acuden al Hospital de la Mujer Morelense, al Hospital del Niño y el Adolescente Morelense, así como al José G. Parres y demás que están en los municipios.

Los usuarios no protestan por el mal servicio que reciben, al contrario es de lujo y cada vez el personal operativo suele superar los objetivos planteados, sino todo es porque no hay medicinas y la ausencia de especialistas trae consigo muchos problemas.

El asunto es que también, el sindicato manejado por Gil Magadán Salazar solamente sirve para extorsionar hasta a sus propios representados, no hay trabajo a favor de las enfermeras, médicos, especialistas (los que quedan) y menos administrativos que confiaron por milésima ocasión para que los representara.

La organización gremial del sector Salud es hoy como esa vieja CTM que concentra el poder de decisión solo en una persona, olvidándose de los problemas que tienen sus agremiados.

No es lo único que pasa en un sindicato que obedece más las órdenes de la vieja estructura política y por ello sigue dentro de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado, que tampoco de nada le sirve a quienes por necesidad acuden a un hospital público.

Esa es la realidad dentro del Sector Salud morelense, entre la complicidad del dirigente sindical con la autoridad, en perjuicio de su base laboral y sobre todo de los que acuden en la búsqueda de su atención.

El hartazgo de los trabajadores va en aumento, es advertible que venga un gran movimiento de enfermeras y médicos, sobre todo, porque son sometidos a una explotación laboral por parte de quienes hoy manejan la Secretaría de Salud.

Tienen que hacer milagros quienes buscan mejorar la salud de sus pacientes, pero sin a cambio obtener absolutamente nada porque todos los privilegios los viven la cúpula del sector y el dirigente sindical.

No es necesario que haya el enojo de las autoridades, como del dirigente sindical porque solamente tienen que acudir sin prisas, con la mente despejada y ganas de escuchar y resolver –si es de inmediato mejor- las carencias de un hospital que fue ejemplo al nivel nacional y es el de la Mujer.

La importancia del nosocomio en mención es porque suele atender a las damas del estado, las de Puebla, del Estado de México, la Ciudad de México e incluso Guerrero.

El crear en el gobierno de Sergio Estrada Cajigal Ramírez el Hospital de la Mujer Morelense fue una propuesta con visión de Estado, que muchos criticaron pero al ver su funcionamiento y los resultados que obtuvo en el pasado después aplaudieron.

Lo mismo pasó cuando en el gobierno de Antonio Riva Palacio López, la entonces presidenta del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia, Macaria Than de Riva Palacio, presentó su propuesta de formar el Hospital del Niño Morelense.

Este fue creado por la esposa del ex gobernador (ambos que en paz descansen) con el apoyo de los empresarios, industriales, comerciantes y sociedad del estado que colaboró con diversas acciones y apoyos, tanto materiales como económicos.

El éxito del DIF-Morelos fue tan grande que el gobierno de la República tuvo que invertir en varios estados para crear más centros de atención especiales hacia los infantes, fue la época de gloria de los médicos especializados en pediatría, odontopediatría y otras especialidades más.

Ejemplo nacional ambos hospitales especializados, hoy para la Secretaría de Salud estatal no existen y por ello ni tienen la dignidad de saber ni dónde están ubicados.

Las autoridades del sector en comento ahora desde su pequeña burbuja, desde sus lujosas camionetas que jamás soñaron tener, con elevados e inmerecidos salarios, gastos y otros privilegios hoy viven en la soberbia.

Esa soberbia que los mantiene ciegos de la realidad de un estado que merece toda su atención, su trabajo serio y responder a dos exigencias: que haya medicamentos en los centros de salud públicos y médicos especialistas, quienes por el desprecio que se les dio –en todos los sentidos- prefirieron salir en busca de mejores oportunidades en otros estados.

Es necesario de quien se contrató dentro del servicio público estatal con salarios de lujo respondan, con trabajo de lujo y no solamente salir al paso con declaraciones absurdas.

No puede negarse que el sector Salud padeció de recortes en su presupuesto, pero para ello hay programas de austeridad en los que no la paguen los trabajadores de base y a cambio haya una disminución de privilegios dentro de la burocracia dorada.

Y antes de que estalle un severo conflicto en los hospitales, clínicas y unidades de salud, en perjuicio (al final) de los usuarios el llamado de la sociedad es que sean resueltos los problemas. ¡Que así sea!. Por hoy es todo, nos leemos el miércoles. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx por nuestras redes sociales @Vida_Politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA