Sidebar

23
Wed, Oct
-->

EL PRI Y SU FALSA UNIDAD EN MORELOS…

LA COLUMNA...
Typography

Por: Felipe Villafaña

La famosa unidad entre los militantes del Partido Revolucionario Institucional, quedó en evidencia el reciente fin de semana, cuando el presidente del Comité Directivo Estatal, Alberto Martínez González, decidió presentar su renuncia y abandonar al candidato a gobernador Jorge Meade Ocaranza.

El sustento del enojo del también diputado local está en que el equipo de trabajo de Jorge Meade sigue sin respetar los acuerdos tomados en el Comité Ejecutivo Nacional, para que el hoy ex delegado de la Secretaría de Desarrollo Social esté prácticamente solo rumbo a una campaña electoral.

Pero al renunciar Alberto Martínez González a la dirigencia del PRI en Morelos no se fue solo, estuvo acompañado de los liderazgos internos del instituto político como el de Amado Orihuela Trejo, de Maricela Sánchez Cortés y el de Matías Nazario.

La decisión de Martínez González prendió los focos rojos en el Comité Ejecutivo Nacional del Revolucionario Institucional, quienes arribaron a Morelos y escucharon las voces de todos sus líderes sectoriales.

La renuncia del diputado local con el apoyo de las tres corrientes internas que cuentan con la estructura del PRI no fue solamente salir de una campaña, sino también de evitar votar por los candidatos a cargos de elección popular locales.

Las amenazas vertidas por quienes hoy son el voto duro del priísmo local de abandonar en el proceso electoral al instituto político no fue una acción menor, debido a que todos pueden aportar para el triunfo electoral.

Amado Orihuela Trejo a pesar de haber perdido el proceso electoral del año 2012 con todo y la contra del entonces su dirigente de partido, Manuel Martínez Garrigós, logró más de 300 mil votos.

El hoy dirigente cañero quizá ya no tenga los 300 mil sufragios que hace seis años, en una suposición teórica-política puede tener un 50 por ciento de los mismos y son válidos.

El análisis es que el padrón electoral es de un millón 400 mil electores, de los que algunos podrían ser eliminados por duplicidad en las credenciales, siguiendo el histórico de la votación del año 2012 en una elección que participó el 60 por ciento con solamente tres candidatos la realidad es que para el 2018 quien logre 150 mil votos podría estar dentro del triunfo electoral, al haber siete participantes a un cargo.

Luego entonces, la atomización del voto estatal también estará hacia quienes buscan un ayuntamiento y una diputación local, porque ahora convienen a los partidos políticos tener dos opciones: el ausentismo electoral y el voto en blanco.

La participación ciudadana en las urnas no es tema que las instituciones políticas las tengan en sus agendas, eso lo mantienen dentro de los partidos políticos porque también disminuyen gastos durante la jornada comicial del próximo primero de julio.

Sin embargo, dentro del PRI la división provocada por el equipo de Jorge Meade Ocaranza solamente causa el efecto de bajar al cuarto o quinto lugar de las preferencias electorales.

Contrario a otros procesos electorales hoy a los priístas les conviene más una elección participativa que de ausentismo, porque es donde pueden reactivar su voto duro.

Después del golpe de timón que dio el diputado y dirigente del PRI local, Alberto Martínez González, con el registro de Alejando Vera Jiménez como precandidato al gobierno estatal por el Partido Nueva Alianza, desde el CEN del vetusto partido se dieron cuenta que ya estaban situados en el cuarto o quinto lugar de la preferencia electoral.

Es decir, Jorge Meade Ocaranza sin una estructura territorial, política y económica es mejor que deje de hacer campaña y el dinero que remita el PRI a su propuesta tendría que ahorrarlo, porque hay candidatos a diputados locales y presidentes municipales con capacidad de superar los votos que obtendría en el próximo proceso electoral.

De hecho, hoy la realidad electoral para contender al gobierno estatal está entre tres personajes: Cuauhtémoc Blanco, Alejandro Vera Jiménez y Rodrigo Gayosso Cepeda.

Cuauhtémoc Blanco sigue siendo el ídolo del futbol mexicano y por ser el deporte con más seguidores en la entidad está en las preferencias electorales, pero también ser una víctima del régimen oficial del estado.

El segundo, es el ex rector de la UAEM, Alejandro Vera Jiménez, trae consigo un liderazgo social, entre más de 40 mil estudiantes, sobre seis mil trabajadores universitarios y la sociedad que ayudó no tanto para ingresar a la máxima casa de estudios, sino estar con ésta en los momentos más difíciles.

Y el tercero es Rodrigo Gayosso Cepeda, el candidato oficial, porque independientemente que hoy cuenta con todos los recursos económicos, institucionales y lo que se diga lleva tres años recorriendo el estado.

Luego entonces, la realidad es que Jorge Meade Ocaranza como va la situación de la presunta unidad del PRI estaría peleando el cuarto o quinto lugar contra el candidato del PAN, Víctor Manuel Caballero Solano, o bien contra la magistrada Nadia Luz María Lara Chávez, en caso de ser la candidata del Verde Ecologista. Por hoy es es todo, nos leemos el viernes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx  por nuestras redes sociales @Vida_Politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA