Sidebar

28
Thu, Oct
-->

JOSÉ LUIS URIÓSTEGUI, EL ALCALDE DE LA SOCIEDAD NO DE LOS PARTIDOS NI SUS VORACES DIRIGENTES QUE YA SE FROTAN LAS MANOS PENSANDO QUE SERÁN ELLOS QUIENES DECIDAN EL FUTURO DE CUERNAVACA…

LA COLUMNA...
Typography

Por: Felipe Villafaña

El presidente municipal electo de Cuernavaca, José Luis Urióstegui Salgado, será triplemente vigilado por la sociedad quien ya empieza a exigir resultados, a pesar de que faltan poco más de seis meses para iniciar su administración.

No será un gobierno fácil para José Luis Urióstegui, porque un primer problema a enfrentar es una deuda histórica de mil 600 millones de pesos, sobre todo la morosidad del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca  con la Comisión Federal de Electricidad, que genera aún los cortes del suministro del líquido hacia algunas colonias de la capital morelense.

La seguridad pública es un tema toral de la sociedad con mayor exigencia y el rechazo de la misma al Mando Coordinado, porque para los nativos y residentes de la municipalidad no sirve y el incremento en los delitos de alto impacto son cada vez mayores, sin importar que sean a una cuadra de la zona militar, de la Secretaría de Seguridad, en las colonias populares o el primer cuadro de Cuernavaca.

La reorganización del centro de Cuernavaca como principal medida del cambio de imagen para una zona eminentemente turística y de donde solían recogerse los principales ingresos económicos, la que hoy está –prácticamente- abarrotada del comercio ambulante y es producto del alto índice en materia de desempleo, falta de oportunidades hacia los jóvenes y cabezas de familia.

Urióstegui Salgado no podrá sacar solo todos estos conflictos que hoy vive Cuernavaca porque también la ciudadanía quiere y desea que todo sea resuelto por papá gobierno, sin hacer un mínimo esfuerzo por coadyuvar en tener mejores condiciones de vida.

Simplemente, por citar un dato, de los usuarios del SAPAC quienes adeudan al órgano municipal descentralizado son entre instituciones públicas, empresarios y ciudadanos que de cumplir con su obligación tributaria entonces habría 120 millones de pesos para disminuir al 50 por ciento la morosidad con la CFE.

Y ya regularizado el tema de las finanzas, entonces es posible la obra en renovación de la red hidráulica, mejorar la distribución del agua potable y generar ahorros para hacer más eficiente su labor.

En seguridad pública desde el mismo núcleo social debe venir el concepto de familia extendida, para saber en dónde y a qué se dedican los adolescentes y evitar sean presa fácil de la delincuencia, o bien sean los generadores de la violencia.

Es decir, en el tema la seguridad es toda la sociedad como lo hacen en algunas comunidades, quienes al saber que la vigilancia es inexistente tienen sus propias formas de comunicación a través de la modernidad tecnológica.

Y en el tema del pago de la deuda, si en Cuernavaca todos contribuyeran con solo el impuesto predial y acabar con las zonas ejidales y comunales, los ingresos del ayuntamiento tendrían un sorprendente crecimiento mayor al 300 por ciento y esto generaría mayor y mejor obra pública, una economía local de lujo en beneficio hasta de los municipios vecinos.

El presidente municipal del 2022 no debe estar solo, debe tener el acompañamiento de toda la sociedad, con el compromiso de erradicar la corrupción al interior de todas las instituciones municipales primeramente con el Cabildo y con ello regresar la confianza social hacia el gobierno.

Dentro de seis meses será el tiempo de José Luis Urióstegui, el presidente municipal de los ciudadanos como se asumió, con él debe salir toda la comunidad de Cuernavaca para su transformación, debe dejar atrás los partidos políticos que lo impulsaron, al igual que a sus improductivas y voraces dirigencias que ya se frotan las manos pensando que serán ellos quienes decidán que se hará, cómo se hará, cuándo y a quienes se nombrará para los distintos cargos del gobierno municipal.

A partir del primero de enero del 2022, José Luis Urióstegui, tendrá la oportunidad de demostrar que tiene la capacidad suficiente para sacar adelante a Cuernavaca y, de hacerlo bien, convertirse en candidato natural para el Gobierno del Estado al igual y como lo hizo Sergio Estrada Cajigal en su momento.

Pero insistimos, debe sacudirse a los dirigentes de los partidos que lo impulsaron en la reciente elección, en especial a Juan Carlos Martínez Terrazas y toda su parentela que tienen secuestrado a Acción Nacional y sumidos en la pobreza tanto política como económica a viejos y reconocidos militantes que, arrepentidos están el haberle abierto las puertas a esta familia que vino a dar al traste a Acción Nacional. La reciente elección, que quede claro, no la ganó el PAN ni los Terrazas, la ganó el buen nombre y apellido que lleva tatuados en su persona, José Luis Urióstegui. ¡Es tú oportunidad José Luis!. Por hoy es todo.

 

Sign up via our free email subscription service to receive notifications when new information is available.

"SEGUIMOS CAPTURANDO A MALOSOS": CUAUHTÉMOC BLANCO...