Sidebar

16
Sun, Jan
-->

La Columna

Grid List

Por: Felipe Villafaña

La integración de los Cabildos en algunos municipios como Huitzilac, Emiliano Zapata y Cuautla, han dejado consigo un conflicto de intereses entre los presidentes municipales, síndicos y regidores de esas localidades.

Sin duda alguna, al momento solamente han demostrado vocación por hacerse millonarios en los cargos en tres años con los ostentosos, onerosos e innecesarios salarios que perciben los concejales.

Han llegado a la representación popular como piratas que se quieren adueñar de las secretarías, tesorerías, secretarías de despacho, direcciones y demás plazas que hay para sus familiares, amigos y compadres.

En Emiliano Zapata, la marginación y la pobreza priva en todas sus colonias, la delincuencia y la prostitución como hace más de 50 años, está última actividad convertida hoy en toda una empresa porque no hay opciones para poder salir a su desarrollo.

Para el caso de Cuautla de qué sirve sea la capital histórica de Morelos, si aún prevalece el bandidaje oficial desde su Presidencia Municipal en donde todos roban a manos llenas, en donde entran alcaldes, síndicos, regidores y servidores públicos con una mano adelante y otra atrás para en menos de tres años convertirse en nuevos millonarios.

El subdesarrollo que vive la heroica ciudad es mayor al de Cuernavaca en donde una familia en los últimos tres años saqueo al erario público y hoy están millonarios, con casas en lugares turísticos y en el extranjero.

Así inician tres municipios, de los que hasta ahora son conocidas las pugnas entre los integrantes de sus Cabildos, una administración que ya la ciudadanía abre sus dudas sobre buenos gobiernos.

Dicen que Cuautla, Emiliano Zapata y Huitzilac tienen sus finanzas quebradas, con deudas de pagos salariales y prestaciones sociales hacia sus trabajadores, pero pareciera que no y más cuando es evidente que los presidentes municipales y sus cabildos están en una pugna por los espacios del servicio público y el dinero que hay en las tesorerías lo ven como propio.

La vocación de servicio se acabó en los municipios en mención, llegaron al cargo vivales, piratas que dicen ser políticos pero que en poco tiempo veremos serán nuevos millonarios.

YA ES NECESARIOS REGRESAR A LOS TIEMPOS EN DONDE LOS CARGOS DE REGIDOR ERAN HONORÍFICOS, EL ALCALDE TENÍA UNA COMPENSACIÓN MÍNIMA Y LOS SÍNDICOS IGUAL, COMO TAMBIÉN QUIENES SERVÍAN AL PÚBLICO DENTRO DE LOS AYUNTAMIENTOS.

De esa forma podrán rescatarse los municipios de la crisis financiera que padecen, con apoyos menores hacia quienes desean la representación popular y cargos honoríficos para aquellos que desean formar parte de un Cabildo.

Por lo pronto, ya tres municipios como Cuautla, Emiliano Zapata y Huitzilac quienes encabezan sus gobiernos municipales, demuestran que no van por mejorar las condiciones de vida de sus comunidades, sino por el dinero que otorga la ciudadanía vía impuestos y las participaciones del gobierno federal.

Ni modo la capital histórica del estado continuará siendo un muladar, un lugar de lástima, lo mismo que Huitzilac en donde en otros tiempos era un lugar de convivencia tranquila por sus lagunas, su comida y habitantes de buena fe.

Y en Emiliano Zapata tres años más sin respuesta a las demandas de la comunidad, ya van 15 en donde ya ni a los trabajadores les responden cuando menos con el pago a tiempo de sus salarios. ¡Para llorar los nuevos “políticos”!. Por hoy es todo. 

Por: Felipe Villafaña

En medio de una crisis financiera y de incertidumbre en temas como seguridad pública y coincidencias políticas, cerrará un año 2021, que para los morelenses es inédito y del cual difícilmente puede darse una recuperación sobre lo perdido.

Hay zozobra en las comunidades de Morelos, porque cunde el pánico con los constantes enfrentamientos entre grupos delincuenciales y el cobro de piso en todos los comerciantes establecidos de la entidad.

Diciembre ya es considerado como el mes donde crecerá la incidencia delictiva en perjuicio de los bienes patrimoniales de la sociedad, sin importar edad, sexo, género, posición social o religión.

Situación que disminuye las esperanzas de tener un mejor siguiente año, sobre todo porque los alcaldes que se van dejarán todo un cochinero a quienes los sucedan en el cargo.

Casos especiales sobre la larga lista de alcaldes que dejarán todo un cochinero son: Temixco, Yazmín Solano López; Cuautla, Jesús Damián Corona; Puente de Ixtla, Mario Ocampo Ocampo; Amacuzac, Ramiro Iturbe Parra, entre otros.

Dejarán las arcas más vacías, pero salen millonarios, sin que reciban el castigo que merecen por ladrones debido a que la propia ley y sus partidos políticos suelen protegerlos.

Y aún más, jamás pisarán la cárcel porque la Fiscalía Anticorrupción es igual que la Entidad Superior de Auditoría y Fiscalización: un par de elefantes blancos en donde no hay trabajo, solo un puñado de burócratas que cobran altos salarios sin ningún problema.

La impunidad que priva en Morelos sobre quienes roban al pueblo sus recursos financieros provoca que cada trienio, sexenio salgan muchos con las manos llenas de dinero y sin problemas.

Ejemplo de lo anterior están las ex diputadas que desfalcaron el Congreso local, Hortencia Figueroa Peralta, cuyo esposo ahora resulta que es uno de los “brillantes asesores” del Poder Legislativo estatal, para desde ahí evitar que la señora hoy dedicada a vender pozole vaya a prisión.

La otra es Beatriz Vicera Alatriste, a quien el Partido del Trabajo la candidateó a diputada local y afortunadamente dejó su huella como ladrona, situación que al saber de eso el pueblo le negó el voto.

Hay varios personajes más que siguen libres y en redes sociales presumen que trabajaron a favor de sus comunidades como es el caso del ex diputado Julio Espín Navarrete, Jaime Álvarez Cisneros, entre otros muchos más que no tienen llenadero al robarle al pueblo.

Algunos más ex diputados quienes también hicieron del presupuesto público como si fuera propio, está el hoy secretario de Desarrollo Social en el estado, Alfonso Sotelo Martínez, quien después de ser un abogado de medio pelo, hoy es un potentado.

Y estos son algunos nombres al que se le une el de Graco Ramírez de quienes han saqueado al pueblo de Morelos, quienes forman parte del desaliento que viven las comunidades de lo que fue la tierra del agrarismo nacional.

En breve veremos más saqueadores de los municipios que hoy todavía gozan de un salario digno y de tener el control de las instituciones, solamente para el beneficio personal y de sus familias. Por hoy es todo.

Por: Felipe Villafaña

La suspensión definitiva de los presidentes municipales de Cuautla, Jesús Corona Damián, y de Jonacatepec, Israel Andrade Zavala, fue más que justa e indispensable, debido a que incumplieron con un mandato judicial y con sus actitudes omisas en pagar los finiquitos a trabajadores generaron un perjuicio hacia las finanzas públicas.

De hecho, el año 2022 no iniciará con grandes augurios para los futuros exediles, porque también al incurrir en la omisión hay la comisión de delitos administrativos y jurídicos.

La Contraloría del gobierno estatal, ahora tendrá elementos para inhabilitar a Jesús Corona Damián e Israel Andrade Zavala, por actos cometidos en contra de la administración pública con e peso de la ley.

A su vez, las fiscalías General del Estado y Anticorrupción tendrán que iniciar la carpeta de investigación correspondiente, debido a que solamente la omisión de Cuautla pasó de los 500 mil pesos a un millón 700 mil pesos, por negarse en atender los laudos.

La decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) fue, sin embargo, evadida por la pasada Legislatura local, quien tenía que haber respondido al mandato de destitución de los alcaldes.

Sin embargo, las omisiones de los diputados por cuestiones partidistas evitaron tocar el tema, que hoy estará en la sesión ordinaria, para que de inmediato los cabildos de Cuautla y Jonacatepec designen un alcalde sustituto.

Y todavía a ambos ediles en comento falta saber cómo harán la entrega-recepción, porque pueden darse denuncias penales por posibles desvíos de recursos públicos.

Para el caso de Jesús Corona Damián la situación no es menor, porque además junto su director general del Sistema Operador de Agua Potable, ambos están sujetos a un acuerdo parlamentario, el ordena a la Entidad Superior de Auditoría y Fiscalización (ESAF) realizar una revisión profunda sobre los recursos del organismo descentralizado.

De haber irregularidades entonces vendrán las denuncias penales correspondientes, situación que para Corona Damián no es de esto termino y yo me voy a descansar a mi casa, cuando es el inicio de una serie de acciones que no lo dejarán dormir tranquilo a partir de hoy.

La situación es menos densa para Israel Andrade Zavala, quien simplemente podría estar inhabilitado por 10 a 15 años en ocupar cargos dentro del servicio público estatal y municipal, pero eso no es un punto para que siga su proceso judicial en los tiempos marcados por la ley.

Esta situación alertó a los presidentes municipales electos, por dos cuestiones: una, deberán responder con negociaciones las demandas iniciadas por la parte laboral por despidos injustificados, sean heredadas o no.

La segunda corresponde a que al tomar el cargo conocer a fondo sobre los temas de los juicios laborales heredados, buscar una solución y generar las denuncias correspondientes contra los ediles quienes omitieron buscar un acuerdo con los extrabajadores.

Esta inédita situación de suspender en definitiva un presidente municipal por parte del Congreso local, sin duda marca un precedente, que también provoca sanciones administrativas con los exdiputados quienes fueron omisos en aplicar la ley como les fue mandatado por el máximo tribunal del país. ¿Para estos nada en contra?. Por hoy es todo. 

Por: Felipe Villafaña

La semana pasada, el presidente municipal de Jojutla Juan Ángel Flores Bustamante recibió el reconocimiento de un organismo mundial por estar entre los mejores alcaldes de Latinoamérica, sin duda alguna un mensaje que lo deja de forma natural en la antesala para la gubernatura del estado.

Las buenas acciones del edil de la zona sur del estado de Morelos, tienen todo el respaldo de sus gobernados, quienes saben que hay un hombre comprometido con mejorar su calidad de vida.

Juan Ángel Flores Bustamante está comprometido con un pueblo que durante seis años padeció pésimas administraciones, en las que privó la corrupción y el pillaje como fueron las de Hortencia Figueroa Peralta y Alfonso Sotelo Martínez.

Y todavía la población de Jojutla padeció un sismo que dejó a la mayoría de la población sin vivienda, sin familiares y en una situación desesperante, porque tanto Hortencia Figueroa como Alfonso Sotelo, hicieron del presupuesto para la reconstrucción su patrimonio millonario.

No fueron los únicos quienes ganaron con la miseria y el hambre de la comunidad de Jojutla, ahí está el gobernador más ladrón que ha tenido Morelos en su historia: Graco Ramírez.

Sin embargo, Alfonso Sotelo Martínez como Hortencia Figueroa Peralta, el primero desde a presidencia municipal de Jojutla y la segunda como diputada local “administraron” el apoyo hacia las familias en desgracia para su beneficio personal, situación que heredaron a Juan Ángel Flores Bustamante.

En la actualidad, Hortencia Figueroa trata de simular honestidad detrás de una pozolería, mientras Alfonso es nombrado secretario de Desarrollo Social para administrar los beneficios a familias pobres, dinero que seguramente será utilizado para acrecentar su fortuna.

La dupla de quienes antecedieron a Juan Ángel en la alcaldía de Jojutla, caminan impunes por el estado, porque ambos mantienen acusaciones severas por incurrir en el vulgar robo de los recursos financieros públicos.

Ambos generaron riqueza personal con la miseria de quienes representaron, tanto en la presidencia municipal de Jojutla como en la diputación local, en una Mesa Directiva del Congreso local en la que hicieron suyo el dinero del pueblo.

Sin duda alguna como secretario de Desarrollo Social en Morelos, Alfonso Sotelo Martínez no será el funcionario honesto que presume, sino que veremos en unos tres o cuatro años, como será buscado por la Fiscalía General del Estado y la de Anticorrupción como Alfonso “N”.

De hecho, por el robo de documentos oficiales y protección a un imputado de violación, Alfonso Sotelo Martínez debe estar en la cárcel, porque es cómplice de su excompañero diputado Marcos Zapotitla Becerro.

Ahora, Alfonso Sotelo Martínez también está en el ojo de los actuales diputados, porque manoseo de más el presupuesto del Congreso local y eso provocó su “renuncia” a la presidencia de la Mesa Directiva el pasado mes de febrero.

Hay cerca de 20 millones de pesos que Sotelo Martínez utilizó presuntamente para realizar mantenimiento al edificio del Poder Legislativo de Morelos, pero fueron pagados a empresas fantasmas o bien a otras que no hicieron el trabajo.

No fue lo único, hay otros pagos a prestadores de servicios inexistentes cuyas direcciones están ubicadas en la zona sur del estado. Sin embargo, dichas empresas tampoco existen.

Esa es la trayectoria del ahora flamante secretario de Desarrollo Social en Morelos, quien después de ser un abogado de medio pelo con un despacho desapercibido en Jojutla y una rancherita vestimenta, hoy, él mismo presume y grita ser el nuevo millonario de la zona sur de Morelos y es premiado para seguir saqueando al pueblo. ¡Qué barbaridad!. Por hoy es todo.

Por: Felipe Villafaña

No sólo el fiscal General del Estado, Uriel Carmona Gándara, se quedará sin su helicóptero, sino que el apoyo presupuestal hacia los municipios será mínimo para el siguiente año.

En su decisión de otorgar la autonomía financiera al Poder Judicial para que pueda ejercer el 4.7 por ciento de los 29 mil 600 millones de pesos, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) abrió un tremendo boquete financiero al estado.

Esto también provocó que haya un análisis sobre cómo redistribuir los pocos recursos económicos que llegan del gobierno federal, porque en Morelos hay otro tema que está convirtiéndose en una severa carga como son las pensiones y jubilaciones, en las que para el próximo año deberán destinarse casi mil millones de pesos.

El gasto de nómina, igual mantiene un crecimiento y no es precisamente porque haya más personal de confianza o en áreas basificadas, esto es derivado del aumento salarial que mantienen los trabajadores de manera anual, así como en sus prestaciones y en ello hay una derrama económica sobre los tres mil 500 millones de pesos.

En ministraciones hacia los municipios para el presente año deben proporcionarse unos seis mil millones de pesos, que son para el pago de nómina, programas de obra pública y social proveniente del Gobierno de la República.

A pesar de que hay tres mil 400 millones de pesos más para el año 2022, éstos serán insuficientes para atender los grandes problemas financieros en las instituciones educativas, salud y seguridad pública, no se diga al agro morelense.

Aunque hay la promesa de otorgar el 3.5 por ciento de presupuesto a la Universidad Autónoma del Estado, en estos momentos, parece que esto no se podrá dar y continuarán con el incremento en las participaciones anuales del 0.5 por ciento como quedó establecido el año anterior.

De igual manera, la Secretaría de Salud tendrá entre 200 a 250 millones de pesos más para ejercer el próximo año, dinero que solamente les servirá para la operatividad de los hospitales, clínicas y unidades familiares.

En cuanto a los municipios, los apoyos serán mínimos a lo planteado en un primer momento por parte de los diputados locales, porque no sólo tendrán que proporcionar aproximadamente mil 300 millones de pesos al Poder Judicial del estado también un adeudo del año en curso por 450 millones de pesos más.

Y en estos momentos hay un gran análisis entre los tres poderes del gobierno estatal, sobre todo porque deben de darse recortes en organismos considerados no prioritarios o elefantes blancos como lo son el IMIPE e Impepac.

No serían los únicos porque hay adeudos por parte del Colegio de Bachilleres del Estado de Morelos, que datan desde el año 2016 hacia su personal en retiro, que hoy suman 38 millones de pesos, por la falta de pagos salariales y prestaciones.

El tema de presupuesto se complicó aún más con el pago de la deuda pública, que para este año fueron destinados 650 millones y para el próximo, a fin de disminuir el monto de los intereses bancarios, serían erogados cerca de 900 millones de pesos. Habrá que recordar que es la morosidad heredada por el nefasto gobierno de Graco Ramírez. Por hoy, es todo.

Por: Felipe Villafaña

Sin duda alguna la Fiscalía General del Estado y sus derivadas requieren de un mayor presupuesto, de ser solventes en su gasto e inversión y no sólo para el año en curso.

Sin embargo, la sociedad exige al ministerio público del fuero común tres puntos importantes: terminar con la corrupción que hay en su interior, investigar seriamente las denuncias presentadas por quienes son víctimas de un delito y, ante todo, resultados.

Si hacemos un análisis desde su creación, la Fiscalía General del Estado carece de resultados, sus cifras infladas llenas de incredulidad son insuficientes para convencer a una sociedad ávida de procuración de justicia.

En los ministerios públicos locales, desde sus oficinas centrales y regionales priva la corrupción, al grado de que si algún ciudadano víctima de la delincuencia deja de acudir a levantar la denuncia respectiva, es porque eso también tiene un costo monetario, así como de algo que no puede recuperarse jamás: el tiempo.

La desconfianza sobre los ministerios públicos y elementos de la Policía de Investigación Criminal pega hasta el mismo fiscal, a quien se le observa con desconfianza.

Un ciudadano común cuando acude a la FGE tiene que pagar el desayuno de la secretaria, para tener acceso al ministerio público y dependiendo del billete es la atención; segundo, los elementos de la PIC nunca tienen gasolina en sus unidades y tanque lleno garantiza el apoyo, a eso habrá de añadir otros “apoyos” que solicitan.

Y según el Fiscal General del Estado, Uriel Carmona Gándara, el gasto para combustibles y demás operatividad al año es de 238 millones de pesos, los cuales en la realidad no son reflejados en los resultados de una institución que es un verdadero elefante blanco.

Eso es en las oficinas centrales de la FGE, en las regionales la situación es peor sobre todo porque nunca hay disponibilidad del personal para atender a quienes acuden y pretenden iniciar una carpeta de investigación.

En Cuautla o Jojutla, de plano, los horarios de atención quedan en el estado sentimental de sus trabajadores, los elementos policíacos cuando son requeridos el apoyo tienen un costo, como el viejo comercial de Bardal: no sólo de gasolina vive en auto.

Las exigencias del personal del ministerio público sobrepasan el nivel de corrupción que hay en sus oficinas centrales, situación de la que omitió Uriel Carmona Gándara hablar ante los diputados locales en su solicitud de incremento presupuestal.

Quizá el notario con licencia, pensó que acudió no al recinto parlamentario, sino que iría a dejar su carta a Santa Claus o los Reyes Magos porque entre sus propuestas, un juguete de más no le caería mal, como cuando era niño que doña Marinela y don Uriel lo complacieron hasta con una pista de carritos eléctricos y un tren con todo y estación.

Hoy, la sociedad se pregunta para qué diablos quiere el fiscal Uriel Carmona Gándara un helicóptero, un aparato que cuesta usado entre un millón a 65 millones de dólares y de entre  25 mil a 80 mil dólares solamente para capacitar a quien opere dicha aeronave.

Sin duda, los diputados le dirán a Uriel que ese aparato se lo compren doña Marinela y su señor padre, porque con lo que cuesta bien podrían incrementar en un 30 por ciento el salario del personal de salud en Morelos.

Con el mismo dinero, habría becas para cuando menos 10 mil estudiantes de todos los niveles, que impida claudicar en sus estudios por la falta de dinero en sus familias y terminar con la deserción escolar.

El niño Uriel que fue al Congreso local a pedir dinero para un helicóptero, tendrá que pedir una cita en Palacio Nacional, para que después de la mañanera el Presidente López Obrador pueda regalarle el avión presidencial. ¡Lo que es estar de ocioso!. Por hoy es todo.

Por: René Vega Giles

Sin la confianza de la base magisterial de Morelos y desacreditada por sus propios representados en activo y retiro, terminará la dirigente de la Sección 19 del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE) en la entidad, Gabriela Bañón Estrada.

Lo peor es que a quienes apoya para sucederla en el cargo como es Felipe Castro Baldovinos, prácticamente quedó sepultado por sus relaciones y nexos con el Senador Ángel García Yáñez, quien actualmente está bajo el cuestionamiento social del estado.

Los errores de Gabriela Baños en los, prácticamente, seis años al frente de la representación magisterial del estado por la falta de una convocatoria para su cambio y el de todo su comité.

Los errores de la señora Bañón son similares a la de su antecesora María Eugenia Ocampo Bedolla, en utilizar la sección sindical para beneficio personal y la de sus familiares con la complacencia de quienes la acompañaron en su administración, quienes también recibieron los beneficios de “representar” a los maestros de Morelos.

Para este año no habrá la convocatoria del cambio en la Sección 19 del SNTE, está prevista para el mes de enero o los primeros días de febrero, en donde los más de 35 mil integrantes del sindicato de profesores del nivel básico deberán acudir a las urnas, para emitir su voto libre y secreto hacia quienes vayan al frente de las planillas que sean registradas por un comité especial electoral.

En esta elección de dirigente magisterial no habrá trampas porque ya quedó terminada la inducción, coacción, amenaza o compra del sufragio del profesor conforme a la legislación promovida por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Además, los partidos políticos ya no podrán meter mano en el proceso de cambio y es ahí donde también por carta ocasión Felipe Castro Baldovinos queda sin la oportunidad de participar por ser el secretario general del SNTE-Morelos, más aún con la mano del Senador Ángel García Yáñez, quien pretendía ser gobernador.

Los tiempos cambiaron y la democratización del SNTE termina con los grupos anquilosados como el de Elba Esther Gordillo, la presencia de los partidos políticos a través de las corrientes internas y la propia disidencia de un Movimiento Magisterial que no pasa de 50 docentes del nivel básico.

Al final, el Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación dejará de ser el brazo electorero del Partido Nueva Alianza (PNA), de Redes Sociales Progresistas (RSP), del Partido Revolucionario Institucional (PRI), de lo que queda del de la Revolución Democrática (PRD) y de Acción Nacional (PAN), entre otros que utilizaban a los profesores como carne de cañón electoral.

Así como lentamente desaparece la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en. La entidad, el sindicato magisterial tendrá un nuevo rumbo que no será para la manipulación del gobierno en turno y regresarán las viejas luchas sociales de los profesores quienes desde hace décadas perdieron su salario profesional y prestaciones sociales.

Después del mes de marzo del 2022, seremos testigos de la democratización del organismo gremial del magisterio morelense, en donde Gabriela Bañòn Estrada y su comitiva quedará, junto con María Eugenia Ocampo Bedolla, como las peores lideres magisteriales y no por la crítica de sus adversarios, sino derivado de utilizar el cargo para beneficio personal y de sus familias.

El año 2022, inicia con una nueva esperanza para los habitantes del estado de Morelos, con el arribo de nuevas autoridades municipales, así como la continuidad de otras quienes hicieron un buen papel como presidentes municipales.

Ahora los alcaldes y sus Cabildos tendrán más recursos para responder a las demandas sociales en obra pública y social, porque tendrán todo el apoyo de los diputados locales quienes además de aprobar sus leyes de ingresos que les habían sido negadas desde el año 2019.

A eso se le agregan los proyectos de generar su propia prevención del delito, con programas en donde la sociedad podrá tener participación, a fin de retornar la tranquilidad perdida.

Los presidentes municipales electos mantienen constantes reuniones con los diputados en funciones, ya no hay esa lejanía ni abandono de quienes integraron la Quincuagésima Tercera Legislatura local que solo vieron para su persona y familiares.

El año 2022 es el despegue de los municipios, para que salgan de sus deudas y terminar con viejos y heredados conflictos financieros por malas administraciones del pasado.

La ciudadanía en Morelos mantiene la confianza en sus autoridades municipales reelectas y electas el pasado seis de junio, porque esperan de ellos el retorno al camino del bienestar de sus pueblos.

Ahora los municipios estarán coordinados con el gobierno estatal y federal, con base a generar respuestas en todas las demandas sociales sobre todo en las más importantes que son: generación del empleo, seguridad, obra pública, mejores servicios y abrir la participación social en el presupuesto participativo.

Es decir, los ciudadanos organizados podrán decidir qué obra pública hace falta en su comunidad, cómo recuperar los espacios perdidos y establecer nuevas dinámicas de trabajo con todos los integrantes de sus Cabildos y Concejos Municipales.

Para ello, los ediles electos están preparados y visitan las comunidades del territorio que gobernarán a partir del primero de enero del año 2022 y al 2025, en un trienio que será intenso en lograr sacar adelante los grandes programas y las peticiones de la población.

Es el año venidero el de la esperanza, porque todos los habitantes de Morelos quieren ver un gran cambio y saber que habrá una recolección de la basura más eficiente, dotación adecuada de agua potable, iluminación durante las noches y sobre todo tranquilidad en las calles.

Lo saben los presidentes municipales del trienio siguiente, por ello tienen preparado diversos programas de gobierno en donde habrá austeridad en el gasto corriente de sus presupuestos, para poder hacer despegar las comunidades del estado de Morelos.

El objetivo mayor es restituir la paz social con el apoyo de los habitantes, con la generación de los elementos policíacos comprometidos con la sociedad y ahora bajo el uso de la tecnología.

Y a unos días de iniciar un año nuevo todo está listo para que venga el cambio de gobierno municipales, incluso la sociedad para colaborar con ellos y mejorar las condiciones de bienestar de cada comunidad.

Y ya casi culminado el año 2021, su Revista Vida Política agradece a todos sus lectores y amigos, a quienes desea sea la noche del 24 una noche de paz y haya una feliz navidad, que el año 2022 traiga salud, dicha y prosperidad en todas las familias del bello estado de Morelos. ¡Salud!.

ESTA ES SU REVISTA DEL MES...

ESTA ES SU REVISTA VIDA POLÍTICA DEL MES DE NOVIEMBRE-DICIEMBRE, ÚLTIMA DEL AÑO…

https://issuu.com/vidapolitica/docs/vida_242_baja

DENUNCIA Y PERSECUCIÓN CONTRA QUIENES SAQUEARON CUERNAVACA...

NO INCREMENTOS EN REFRENDO NI LICENCIAS PARA CONDUCIR ESTE AÑO EN MORELOS...

  • FISCALIA.png
  • PERMISOS-GUERRERO.jpg
  • SEMAFORO-MORELOS.jpg