Sidebar

26
Tue, May
-->

La Columna

Grid List

Por: Felipe Villafaña

Sin duda, hoy una de las grandes mentiras del gobierno federal hacia todos los mexicanos es el Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el pasado 28 de abril, cuando la Secretaría de Hacienda, Presupuesto y Cuenta Pública, informó que no habrían de elevarse las tarifas en el consumo de energía doméstico, en apoyo a mantener el aislamiento de las familias durante la contingencia sanitaria.

En respuesta, la Comisión Federal de Electricidad a cargo de Manuel Barttlet Díaz, eleva los pagos de millones de familias en el servicio que presta la empresa en más de un 100 por ciento.

En el gobierno autodenominado de la Cuarta Transformación, priva la mentira y el engaño, porque de todo lo prometido en campaña no hay un resultado en año y medio de haber tomado posesión.

Es increíble que un simple Decreto dentro del Diario Oficial de la Federación carezca de cumplimiento y un personaje que desde el año de 1988 hizo daño al país, como lo es Manuel Barttlet Díaz, siga dentro de los actos de corrupción, ilegalidad e impunidad del país.

Al menos en Morelos, por pobreza y pobreza extrema hay más miles de hogares sin el servicio de energía eléctrica, porque a la CFE solo le importa tener ingresos, ganar y ganar en términos económicos y no en dar un mejor servicio social.

¿Qué pasa con la CFE que tiene oídos sordos para sus usuarios?

Esta indolencia, obviamente, no llega a los oídos del Presidente Andrés Manuel López Obrador, porque Morelos no es Tabasco y al momento siguen sin cumplir su compromiso de sacar a la Universidad Autónoma del Estado de Morelos de la crisis financiera por la que atraviesa, solo hay que recordar su discurso del 11 de diciembre del año 2018 en el municipio de Jojutla.

En estos tiempos de pandemia, de desempleo, de crisis económica severa el Estado tiene olvidados al pueblo y sobre todo a los pobres, tal es el caso de la CFE que solo responde a las ambiciones de la familia Barttlet.

Sin duda, para que los morelenses se reguardaran en sus hogares la SHCP inventó un Decreto Oficial y la CFE también actuó con mentira, porque no hubo respeto en las tarifas.

Sin dinero, encerrados en sus viviendas para no contagiarse del coronavirus, hay miles de morelenses quienes están dispuestos a romper el aislamiento por una dependencia irresponsable como lo es la Comisión Federal de Electricidad.

Las mentiras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público como las de la CFE están por provocar una verdadera pandemia sanitaria en Morelos, porque hoy la energía eléctrica es vital para los habitantes del estado.

Las quejas ciudadanas en la entidad contra la CFE van en aumento, pero lamentablemente no hay una oficina en donde puedan negociar la prórroga de pagos, o cuando menos un convenio que les permita evitar quedarse sin el servicio.

La indolencia de la Comisión Federal de Electricidad es cada vez mayor, porque la Procuraduría Federal del Consumidor, carece de facultades legales para imponer una sanción y -por lo tanto- es una oficina pública considerada como un elefante blanco.

A todo ello la sociedad tiene que aguantar los abusos de los directores generales de la CFE, quienes salen millonarios del cargo y todavía suelen pensionarse de por vida como sucederá, indudablemente, con Manuel Barttlet Díaz y familia.

La violación a un Decreto del Diario Oficial de la Federación tiene consecuencias legales, las mismas que mientras no haya una denuncia formal, el Poder Judicial guarda silencio absoluto.

El asunto es que si un ciudadano honesto por diversos motivos dejara de pagar sus impuestos a la SHCP entonces vendría la represión oficial, desde multas, advertencia y cárcel.

Y cuando se dice cárcel, la Fiscalía General de la República obedece inmediatamente las órdenes de la SHCP, sin importar si es un artista famoso, un empresario que otorga trabajo o un pobre personaje que gana menos de cinco mil pesos mensuales y dejó de contribuir.

Así la justicia en México y no se diga en Morelos, donde la CFE a cortado el suministro a miles y miles de hogares, en donde hay menores de edad que deben recibir academia vía internet, un congelador que debe guardar la comida –por lo menos- durante 15 días y una población con conocimiento de cuándo terminará un aislamiento que provoca mayor pobreza y desempleo.

La prometida cuarta transformación, hoy día es un mito, porque la sociedad vive en carne propia la falta de apoyo real, en momentos que la crisis consume la productividad y el empleo.

Queda terminada la credibilidad hacia la SHCP como a la CFE, ésta última nunca la tuvo, por parte de una sociedad que podría terminar un resguardo más por hambre que por salud. Por hoy es todo, nos leemos el lunes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

Por: Felipe Villafaña

La salida de Fidel Giménez Valdés de la Secretaría de Obras Públicas del gobierno del estado, evidenció los negocios y la campaña anticipada que se hacía al interior de dicha dependencia y que careció de trabajo en los 19 meses que estuvo al frente.

Durante su comparecencia ante el Congreso local, el pasado mes de marzo, el ahora ex servidor público nunca pudo responder a las preguntas de dos diputadas: Tania Valentina Rodríguez Ruiz y Alejandra Flores Espinoza, cuando fue cuestionado de sólo porque realizó obra en Cuernavaca.

Las consecuencias de la irresponsabilidad y excesos de Fidel Giménez Valdés hoy están vistas y está el ejemplo en la no construcción de una la rampa de emergencias sobre la carretera México-Cuautla, que por falta de la misma siguen los accidentes y la pérdida de vidas.

Sin embargo, nunca pudo construir el proyecto ejecutivo requerido por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), a fin de otorgar 82 millones de pesos y concluir con una obra hoy indispensable.

No fue el único reclamo, los presidentes municipales e incluso el de Cuernavaca tuvieron cerrada la puerta de la Secretaría de Obras y jamás tuvieron el apoyo del ex titular del área.

Fidel Giménez Valdés, llegó al gobierno de Cuauhtémoc Blanco con muchas porras por su paso en la delegación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, dentro de la que pasó también casi inadvertido.

Su “labor” fue supervisar la remodelación de un tramo en la carretera Cuernavaca-Cuautla, sin que hubiera otro proyecto de trabajo importante para el estado de Morelos.

Siempre actuó como gallito, al cerrar la puerta al presidente municipal de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán, al que “bronqueó” sin motivo alguno.

Lejos de vencer al alcalde citadino, obtuvo el rechazo del resto de los ediles del estado, quienes a través del Instituto para el Desarrollo y Fortalecimiento de los Municipios de Morelos, se unieron para reclamar la carencia de apoyos del ex secretario Giménez Valdés.

En la memoria de muchos queda sus constantes reuniones en público y en privado, en medio de comidas y brindis, con los ayudantes municipales de la Ciudad de la Eterna Primavera.

Las autoridades auxiliares aprovecharon la circunstancia a cambio de obtener el bacheo y reencarpetamiento de sus calles mediante la “gestión” del otrora secretario de Obras del estado.

Las gestiones y el “trabajo” provocó que con recursos públicos, iniciará una campaña electoral adelantada en su propósito de ser el candidato del partido Movimiento de Regeneración Nacional a la alcaldía de Cuernavaca.

Fue muy evidente y así fue confesado a los ayudantes municipales en una de sus varias francachelas que sostuvo con éstos, quienes a cambio de algunas prerrogativas prometieron buscar el voto ciudadano.

Sin embargo, Fidel Giménez nunca contó que el alcalde Antonio Villalobos Adán sostendría una reunión con el gobernador Cuauhtémoc Blanco, en la que su principal acuerdo fue trabajar unidos por la capital morelense.

De ahí vino la obra pública en Cuernavaca de manera coordinada entre el ayuntamiento y el Poder Ejecutivo, ya sin tintes electorales y mucho menos intereses personales.

Como el reclamo fue nutrido hacia el abuso de poder que realizó en la Secretaría de Obras Fidel Giménez Valdés, de ahí vino su salida del área y sobre todo porque carecía de una buena relación con sus compañeros secretarios.

De acuerdo a los datos proporcionados por el ex servidor público, al Congreso de Morelos durante su gestión realizó cerca de 300 obras, de las cuales 120 fueron por convocatoria y 180 fueron otorgadas de manera directa.

El informe fue muy parcial y carece de datos, situación que también molestó a los diputados quienes a través de la Dirección Jurídica exigieron proporcionar la información más amplia y precisa. Nunca llegó.

Ya fuera del cargo, la pregunta es: ¿Continuará Fidel Giménez Valdés con su aspiración a ser presidente municipal de Cuernavaca?

Quizá sí, pero ya sin el recurso público y material que sacó de la oficina gubernamental a su cargo, situación que deja a su persona vulnerable en conseguir la candidatura de MORENA.

O tal vez no, porque la herencia familiar no sea suficiente para sufragar una candidatura y los recursos económicos otorgados a los candidatos suelen ser insuficientes, sobre todo en momentos que hay una gran crisis en la entidad.

Cierto es que la familia Giménez Valdés es propietaria de un hotel, pero actualmente ha permanecido cerrado y sus ingresos han sido nulos, aunado a que es un patrimonio de varios.

Es muy probable que dentro de unas semanas nadie suela acordarse de Fidel Giménez Valdés, ni los ayudantes municipales que le rindieron pleitesía a cambio de unos tragos y comida.

La salida del empresario de la Secretaría de Obras podría ser recordada cuando en Morelos haya el retorno de las actividades, porque hay diputados quienes ya plantean solicitar una auditoría exhaustiva en la dependencia.

Tal vez por las formas en que plantean revisar el uso de los recursos financieros y materiales los legisladores podrían poner un obstáculo a la “carrera política” del señor Giménez, sobre todo por los enfrentamientos que tuvo con éstos.

De hecho, tampoco tendrá el apoyo de los integrantes de la Cámara de la Industria de la Construcción en el estado, porque fueron relegados y jamás escuchados.

Y al final todo parece que el paso de Fidel Giménez en la vida pública y política del estado fue de paso, con más pena que gloria y sin favorecer realmente a los morelenses. Por hoy es todo. Nos leemos el viernes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

Por: Felipe Villafaña

El Partido de la Revolución Democrática en Morelos, está sumergido en una tremenda depresión de credibilidad social, del alejamiento de su militancia y continúan las renuncias de algunos integrantes en la entidad.

Sin duda alguna, la presencia de Matías Quiroz Medina como presidente interino del PRD en el comité estatal es un asunto que para quienes plantean el rescate del instituto político, es mejor que presente ya su renuncia.

Es cierto que del hundimiento del Sol Azteca no toda la culpa la tiene el médico, sino también sus mismos militantes y ex militantes como Hortencia Figueroa Peralta, Beatriz Alatriste y quienes hicieron del presupuesto del Congreso local su caja de ahorros.

El descrédito hacia el perredismo está aunado con personajes como el ex presidente municipal de Jiutepec, José Manuel Agüero Tovar, quien tiene cuentas pendientes con la justica y podría perder su libertad por el abuso del poder que incurrió.

Entre otros ex perredistas que también están en la mira de la justicia por incurrir en actos de corrupción, está el ex alcalde de Cuautla, Raúl Tadeo Espinoza, quien ahora para purificarse de su pasado y estar en el olvido, pasó a las filas del Movimiento de Regeneración Nacional, del que pretende ser su dirigente estatal.

Son varios más que durante el sexenio pasado incurrieron en actos de deshonestidad como Jorge Messeguer, David Martínez Martínez, en la Secretaría de Movilidad y Transporte (SMyT); Adriana Flores Garza, tanto en la Secretaría de Hacienda como en la Contraloría estatal.

Tampoco puede olvidarse de Patricia Izquierdo Medina en la Secretaría de Obras, quien también es perseguida por la ley, ante el evidente desvío de recursos públicos en la administración del gobierno de Graco Ramírez.

El mismo Matías Quiroz Medina como secretario de Gobierno también está dentro del círculo rojo del ex gobernador que actuó fuera del marco legal, junto con su familia, al imponer como diputada local a su esposa, Rosalinda Rodríguez Tinoco.

Es el momento que después de la tormenta por la que atraviesa el PRD en Morelos, haya un cambio profundo, con la salida de su actual dirigente, quien mantiene abandonada la institución que construyó Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano como una verdadera opción de cambio democrático para el país y para Morelos.

La oxigenación del perredismo estatal es más que urgente para poder ser competitivo en el próximo proceso electoral, con nuevas caras que dejen atrás ese pasado reciente de corrupción como autoridad.

Es tiempo de los jóvenes y que ellos cambien la mala imagen social que tiene su instituto político, los que siguen en el trabajo de campo sin dinero tratando de convencer al ciudadano que los errores pueden corregirse y tener derecho a una nueva oportunidad.

La sangra nueva y con conciencia social es la que requiere el partido que aglutinó todas las organizaciones de izquierda del país, con proyectos de recuperar la esencia por la que fue creada la institución.

Cierto, del PRD ya se fueron los pragmáticos, los que asaltaron el poder y los recursos económicos público para su beneficio, por ello la juventud perredista tiene la gran oportunidad de cambiar el rumbo.

Ya Matías Quiroz Medina es innecesario al frente del Sol Azteca en Morelos, porque lo tiene paralizado, abandonado y sin perspectiva de ser una alternativa democrática o de volver ascender al manejo del sector oficial.

Pero también es necesario volver a convencer aquellos líderes sociales que ayudaron en Morelos a construir al Partido de la Revolución Democrática, quienes huyeron cuando llegaron los liderazgos pragmáticos y provenientes de la Ciudad de México.

De continuar al frente del Sol Azteca, Matías Quiroz Medina, sin duda alguna en la elección del próximo año será quien apague la luz y cierre la puerta del partido, además de colocarle una corona floral con su respecto letrero de “descansa en paz”.

Sobretodo que los aliados de la pasada elección del 2018 ya no están, como es el caso del Partido Socialdemócrata, del Verde Ecologista al que se le augura perderá el registro el próximo año y Movimiento Ciudadano.

Es tiempo de renovarse o morir en el PRD y cuenta con los jóvenes que se han puesto la camiseta, quienes hoy demuestran que si pueden sacar de las aguas turbulentas al barco que se hunde bajo el mando de Matías Quiroz Medina y familia. Por hoy es todo, nos leemos el miércoles. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

Por: Felipe Villafaña

José Martínez Cruz es una figura emblemática en Morelos por su lucha por la democracia en el estado, por la búsqueda en la desaparición de personas, la defensa de los derechos humanos de la sociedad y también el medio ambiente.

Desde los años setenta, siendo muy joven, el activista estuvo en las luchas por la democratización de los sindicatos como fueron los universitarios, de empresas ensambladoras de automotores, de las textileras, refrequeras y muchas más.

Siempre fiel al Partido Revolucionario del Trabajo, incluso hasta cuando perdió el registro continuó al frente de la lucha por recuperar el instituto político que creó doña Rosario Ibarra de Piedra.

José Martínez Cruz, junto con su pareja Juliana García crearon la Comisión Independiente de Derechos Humanos del Estado de Morelos, que durante la década de los años noventas del siglo anterior tuvo mucho empuje.

Nadie olvida las huelgas de hambre, caminatas y otras actividades del organismo ciudadano, sobre todo por resolver el asesinato de José Ramón García Gómez hasta lograr el objetivo.

Fue pieza fundamental en apoyo a Don Carlos Celis Salazar para hacer fundamental y funcional la Comisión Estatal de Derechos Humanos, para que el Ejecutivo y municipios respetarán las garantías individuales de los morelenses y residentes.

En materia ambiental, a José Martínez Cruz jamás puede dejarse de lado su acompañamiento con Armando Mojica Toledo, en evitar la construcción de lo que hoy es Plaza Cuernavaca y cerrar varios manantiales que había en la zona. Sin embargo, ese objetivo no pudieron lograrlo.

Aun así, con Armando Mojica y Juliana García lograron decretar como zona de reserva ambiental El Texcal, disminuir la tala inmoderada de árboles en la zona del Ajusco-Chichinautzin.

Fue editorialista en varios medios de comunicación social impresos, tanto locales como los editados en la Ciudad de México con circulación nacional, en donde sus lectores conocieron su forma de pensar en temas relativos con los derechos humanos.

Un personaje en las luchas de la llamada izquierda política, de los revolucionarios, progresistas y hasta en el apoyo para pedir respecto hacia la autonomía universitaria.

Sin olvidar su paso por las Comunidades Eclesiásticas de Bases, creadas por el séptimo obispo de la Diócesis de Cuernavaca Don Sergio Méndez Arceo, apodado por la clase empresarial y oficial como “el obispo rojo”.

La trayectoria de José Martínez Cruz como la de Juliana García tiene varias vertientes y reconocida por los morelenses, por su congruencia que actuó en su momento.

No puede olvidarse también en la lucha por el reconocimiento a los grupos lésbico-gay, transexuales, por quienes también pidió reconocer sus derechos políticos de poder votar y ser votados.

Toda una historia de un hombre que hoy tiene una gran oportunidad en incidir sobre el respeto de quienes manejan las instituciones, el respeto a los derechos de los individuos, principalmente lograr la total autonomía de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Es efectivamente el vocero de la CNDH un cargo que pocos saben que su labor no es solo de redactar boletines, sino que va más allá y lograr la congruencia personal y ética.

Es decir, José Martínez Cruz debe convencer a Rosario Piedra Ibarra de forjar la verdadera autonomía de la institución, de no ser un instrumento más del Ejecutivo federal para someter a sus enemigos políticos.

De poder integrar la CNDH en los estados y no ser una simple remitidora de recomendaciones, que son como los llamados a misa y su cumplimiento siempre son parciales o no los hay.

Hoy en Morelos se vive una severa crisis en sus centros penitenciarios, sobre todo en el más grande: Atlacholoaya, lugar donde hay una lucha por el poder en el manejo del autogobierno.

Desde su silla, José Martínez Cruz puede intervenir a fondo, no sólo quedarse en su espacio de confort como suele hacerlo hasta ahora que ni se ve, ni se oye y menos se le escucha.

Después de décadas de lucha José Martínez Cruz fue acogido por las mieles del poder, de la burocracia dorada y ahora que tiene la oportunidad de actuar simplemente no interviene y es contradictorio, incongruente.

En otros tiempos como en los del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa protectó, gritó y se rasgó las vestiduras por la salida del Ejército de los cuarteles, hoy el Presidente Andrés Manuel López Obrador ejerce las mismas acciones y la CNDH como el mismo José Martínez Cruz permanecen impávidos, con un silencio cómplice.

El ex coordinador o representante de la CIDHM simplemente no quiere perder el espacio que tiene, porque sabe bien la dificultad de obtener uno similar en momentos de crisis en las familias morelenses.

Actúa Martínez Cruz como decían los viejos políticos que siempre cuestionó: en silencio y quizá porque finalmente le llegaron al precio, porque al momento es evidente que la figura presidencial rechaza todo tipo de crítica.

¿Dónde está José Martínez Cruz y su ideología de izquierda?

Quizá nadie se haya percatado, pero ahora es parte de la izquierda burguesa, de esa que fundó y perteneció al Partido Comunista, al Partido Mexicano de los Trabajadores, al mismo PRT y muchos organismos que hoy también están callados.

Ni duda cabe que la congruencia supina de José Martínez Cruz, ahora como servidor público, fue solamente una forma para presionar y lograr un espacio de comodidad económica. Por hoy es todo, nos leemos el lunes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

Por: Felipe Villafaña

Una organización fantasma autodenominada “Morelos Unido”, pidió al Congreso de Morelos una reforma a la Constitución Política del estado a fin de incrementar el número de diputados locales, situación que inmediatamente fue avalada por el Partido Acción Nacional.

Sin duda alguna los hermanos Juan Carlos, Daniel y Adrián Martínez Terrazas presionarán, como partido bisagra en el Poder Legislativo local, buscan –en estos tiempos de crisis- haya más plazas para colocar en esas a toda su familia.

La política en tiempos del coronavirus está desaparecida, sobre todo en el Partido Acción Nacional, donde sale la crítica insana, la de propuestas populistas y en donde anteceden los intereses personales.

Los hermanos Juan Carlos, Daniel y Adrián son los que también mantienen de rehén un instituto político que les cambio la vida, sobre todo el estilo y por ello quieren aprovechar los momentos de confusión, para hacer de los espacios públicos empresas familiares.

Simplemente, habrá que observar los espacios del servicio público que ocupa la familia Martínez Terrazas, en los tres niveles del gobierno, así como en organismos descentralizados y fiscalizadores.

¿Para qué más diputados en Morelos?

¿Es necesario tener más “representación popular”, cuando urgen médicos, enfermeras, trabajadores de apoyo en el Sector Salud, con mejores salarios y equipo para evitar la muerte de los morelenses o, al menos, sanarlos de una epidemia?.

Hoy, en la dirigencia de Acción Nacional están errados, porque ya es un partido político sin rumbo, sin idiosincrasia, sin filosofía, como también carece de una propuesta de gobierno para el pueblo.

Desde que perdieron el poder, los panistas siguen sin darse cuenta que dentro del mismo no hicieron nada, elevaron el índice de la delincuencia organizada, común y la oficial.

En los últimos años quienes han sido diputados locales o federales panistas se han convertido en auténticos millonarios, que abusaron del poder y como ejemplo ahí está su ex candidato a gobernador Víctor Caballero.

Como médico y profesional de la Salud, Víctor Caballero no está en la línea de fuego en los hospitales públicos, la respuesta es porque espera poder volver a las mieles del poder sin hacer campaña.

Lo mismo pasa con los hermanos Martínez Terrazas quienes ya se acostumbraron a vivir de las dádivas de la “democracia” nacional y estatal, porque saben que hoy vivir fuera del poder ya no es un error, sino un horror.

Quizá los hermanos Juan Carlos, Daniel y Adrián haya impulsado a esa organización fantasma a solicitar el aumento de diputados locales, para después estar detrás y presionar a una reforma Constitucional.

Sin embargo, su ignorancia supina en materia política y ambición de seguir en el poder los hizo olvidarse que ya no son los tiempos de hacer cambios en la ley electoral, mucho menos cuando hay un estado sumido en un conflicto de salud pública.

Además, no hay el presupuesto suficiente para invertir más en un elefante blanco como lo es el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana, al menos en el año en curso y el siguiente.

Ya nadie quiere más diputados y menos plurinominales, porque los electos por la vía directa del voto también se han olvidado de sus comunidades, del sector productivo que hoy –prácticamente- está abandonado y a punto de desaparecer por falta de apoyos.

¿Más diputados cómo para qué?

Si lo que es invertido en las prerrogativas del PAN fuera para darles estímulos a los médicos, enfermeras y personal de apoyo que están hoy buscando sanar aquellos contagiados del Covid-19, sería lo óptimo.

La ambición de la familia Martínez Terrazas está anulada, porque no hay eco hacia su propuesta de aumentar los espacios dentro del Congreso local y lo que les espera es tener un salario de siete mil pesos mensuales por desempleo, como lo propone el diputado federal panista Daniel Martínez Terrazas.

Con ese dinero es obvio que dejarán de tener las comodidades y privilegios con los que actualmente viven, al haber un rechazo total a su propuesta de ampliar las plazas laborales dentro del Poder Legislativo estatal.

Ya es tiempo de que los muchachos se pongan a trabajar, debido a que les queda muy poco tiempo para seguir con los negocios en la representación de su instituto político y en el servicio público. Por hoy es todo, nos leemos el viernes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

Por: Felipe Villafaña

Desde que Ricardo Rosas Pérez dejó la presidencia del Tribunal Superior de Justicia (en el año 2009), el Poder Judicial quedó dividido y sin rumbo, es evidente que la pelea por la presidencia es un asunto cotidiano.

La pugna por la representación en la administración de la justicia no es ni será, al menos en estos tiempos de ignorancia, buscar un cambio profundo dentro del mismo, son los más de mil 200 millones de pesos que ingresan anualmente por la vía del Fondo Auxiliar.

Recursos que difícilmente pueden ser auditados correctamente desde que el ex gobernador Graco Ramírez y la pasada Legislatura de Francisco Moreno Merino, Beatriz Vicera Alatriste, Hortencia Figueroa Peralta, Jaime Álvarez Cisneros, Víctor Caballero y varios más decidieron la desaparición del Consejo de la Judicatura.

El Poder Judicia,l es un asunto aparte de como suele ser manejado el Ejecutivo y Legislativo, no sólo porque haya profesionistas con conocimiento del derecho y algunos más que hicieron su carrera con base a extorsiones cuando presuntamente estudiaban en la máxima casa de estudios morelense.

Hay personajes que destacar desde quien suele encargarse de limpiar el edificio central, las oficinas distritales y las anexas, los abogados proyectistas, los auxiliares, los jueces de primera y algunos de segunda instancia.

Sin embargo, siempre salen a relucir las envidias, los conflictos y eso trae consigo las disputas diarias dentro del Poder Judicial de Morelos, porque todos quieren meter mano a los más de mil 200 millones de pesos anuales que ingresan a la institución.

La ambición por el poder es tan grande dentro de los magistrados, que han manchado la imagen de una institución que pudo haber tenido la hache de honorabilidad con letras mayúsculas, pero hoy está pervertido por intereses personales.

Lo peor es que no les cae el 20 a los señores magistrados quienes aun y cuando no haya sido electo como su presidente Rubén Jasso Díaz, continuarían peleados, con amenazas de ir a resolver los conflictos ante los tribunales federales y la Suprema Corte de Justicia de la Nación, porque no tienen las faldas ni los pantalones para aceptar que también perdiendo se gana. 

Un ejemplo es la magistrada Nadia Luz María Chávez Lara, quien ya fue presidente del TSJ en Morelos con el apoyo de sus compañeros, la primera ocasión, pero perdió la confianza de los mismos cuando fue reelecta.

La memoria de Lara Chávez es tan corta o está muy enamorada que no recuerda el pasado, ese que cuando fue reelecta en la presidencia del Tribunal Superior de Justicia, una magistrada sin derecho a voto fue habilitada para poder seguir al frente del Poder Judicial.

Sin duda alguna la magistrada para seguir en el cargo violó la ley y quienes hoy son sus aliados fueron sus más acérrimos enemigos, mientras que hacia sus aliados hubo traición.

¿Qué es lo que le duele a la magistrada Nadia Luz María Lara Chávez con la designación de Rubén Jasso Díaz?

Es cuestionable decir por qué ese dolor del grupo contrario a la todavía magistrada presidente del Poder Judicial de Morelos, cuando también han sido favorecidos de la misma corrupción que la acusan.

En el TSJ de Morelos todos son juez y parte de las andanzas de Nadia Luz María Lara Chávez y de la misma Carmen Verónica Cuevas, porque todos han sido privilegiados de las dádivas del poder que les dio en su momento.

Las quejas de los magistrados Jorge Gamboa Olea, de Carlos Iván Arenas Ángeles, de Juan Emilio Elizalde Figueroa y Rocío Bahena carecen de fundamento.

Es lamentable la posición que hoy juegan los jueces de segunda instancia, quienes hay algunos que pueden ser excelentes conocedores del marco del derecho, pero perdieron la credibilidad al asumir posiciones personales en temas que a la sociedad no le interesa.

Ya el pueblo quiere que en el TSJ se dejen de pleitos, de llamarse unos a los otros corruptos en momentos que todos están en el mismo pantano y nadie sale limpio, aun cuando suelen santiguarse por las mañanas, al mediodía y antes de dormir.

Es el momento de Rubén Jasso Díaz y no es para cuestionar su designación, sino esperar los resultados al frente de una institución que desde hace 11 años perdió su honorabilidad, porque a nadie se le olvida también la corrupción y abusos de Miguel Ángel Falcón.

Tampoco a nadie se le olvida cuando Nadia Luz María Lara Chávez, fungió como  edecán del ex gobernador Graco Ramírez y como candidata al gobierno estatal, por el Partido Verde Ecologista de México, le levantó la mano al hijo del entonces gobernador porque fue su candidato.

Que no sigan equivocándose los del ala disidente a María del Carmen Verónica Cuevas López y Rubén Jasso Díaz, porque todos son juez y parte de sus andanzas y siguen con sus movidas y acciones corruptas, aunque después vayan al confesionario a pedir perdón por sus infames pecados.Por hoy es todo, nos leemos el miércoles. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx,por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

Por: Felipe Villafaña

Conforme pasa el tiempo, los rumores sobre un cambio dentro de la Secretaría de Salud van confirmándose: Marco Antonio Cantú Cuevas, inició el cargo con discapacidad mental y sí lo concluirá.

Las voces señalan que podría ser cuestión de días y hay otras que piden sea inmediata, sobre todo porque la incapacidad de respuesta a los requerimientos del personal del área pega y fuerte.

En un año y medio, prácticamente ha demostrado soberbia, falta de talento y carencia en tomar decisiones en tiempo y adecuadas para resolver un sector conflictuado por su inexperiencia dentro de la administración pública.

No es la pandemia del coronavirus lo que ha evidenciado el nulo trabajo del secretario de Salud, Marco Antonio Cantú Cuevas, sino su incapacidad por buscar las formas de acercarse con las bases del área para que laboren sin problemas.

Las quejas del personal médico, enfermeras, paramédicos, camilleros, administrativos y los que hacen la limpieza por la falta del mínimo equipo para realizar su labor es cotidiano.

Por ahora también los pacientes con enfermedades crónico-degenerativas están aparentemente callados, porque la falta de medicamento para ellos es escasa y no se les otorga en tiempo y forma.

Los hospitales, Unidades Familiares y clínicas también padecen el abandono, en ocasiones no hay ni un curita, o una pastilla para el dolor y son los familiares de los pacientes quienes deben adquirir los productos.

Los problemas que enfrentan médicos y enfermeras con las familias han sido hasta de agresiones físicas, que han sido denunciadas ante la Secretaría de Salud y no pasa nada.

¿En dónde está Marco Antonio Cantú?

Es una de las preguntas que diariamente suelen hacerse todos los trabajadores sanitarios, desde el más encumbrado médico hasta quien limpia y sanitiza los edificios públicos.

La respuesta sigue sin escucharse, ni por asomo, dentro del área, porque no hay formas de localizar a quien dentro de la epidemia por el Covid-19 solamente informa cifras.

Pero en los hospitales continúa el incremento de personal médico, enfermeras y otros trabajadores con el contagio de la epidemia, no por la falta de profesionalismo de los trabajadores y –al contrario- porque aun sin los apoyos materiales realizan su labor bajo el juramento de Hipócrates: sanar a los enfermos sobre todas las cosas.

Con base al profesionalismo y la ética de los trabajadores, en estos momentos resulta innecesaria la presencia del secretario Marco Antonio Cantú Cuevas. Quizá por ello las voces del personal es que si van hacer un cambio es necesario ahora, para que llegue una persona con experiencia, capacidad y pueda escuchar los reclamos de las bases laborales.

Un profesionista con capacidad también de resolver conforme a todas las necesidades de los empleados, quienes son considerados los menos importantes y los culpables en las carencias que hay dentro de todos los edificios del sector Salud de Morelos.

Alguien también que con su experiencia administrativa responda las demandas de los trabajadores, directamente y sin los sindicatos que solamente los utilizan para beneficio de quienes los encabezan.

De hecho, los sindicatos dentro del Sector Salud deberían desaparecer por el bien de quienes requieren el servicio, pero también de los médicos, enfermeras, demás personal operativo y administrativo que ya demostró no son necesarios.

Sin la presencia del Covid-19, en Morelos, todavía el personal pelea pagos atrasados en estímulos, apoyos y otras prestaciones sociales que mantienen su derecho por el contrario colectivo firmado.

Sin embargo, bajo el sustento de la emergencia sanitaria no hay respuestas hacia quienes laboran para atender paciente con la enfermedad, sin contar con los materiales adecuados para su labor.

Marco Antonio García Cantú está dentro del cargo solo para cobrar una nómina más, porque de su labor nada suele conocerse como de dónde proviene y cuál es su objetivo como servidor público.

Si ya viene el cambio del secretario de Salud, el hacerlo en estos momentos no es ningún problema, porque quizá quien sustituya al actual podrá resolver los graves problemas que vive el sector. ¡Al tiempo!. Por hoy es todo, nos leemos el viernes. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

Por: Felipe Villafaña

En esta severa crisis sanitaria, financiera y social que vive el estado de Morelos, la representación popular federal desapareció, no es que estén aislados en sus viviendas, la realidad es que después de lo que lograron su preocupación es una: ellos.

¿Dónde carajos están los diputados federales y los Senadores?

Pregunta diaria que se hace un pueblo cuando se han perdido más de 800 empleos, en dos meses, cuando el cierre de negocios crece y la economía estatal está en picada.

Solamente en dietas, anualmente los diputados federales tienen un ingreso de un millón 500 mil pesos, los Senadores un millón 920 mil pesos y a parte son diversas prestaciones como pagos de viáticos, gasolinas, casetas, transporte, personal de apoyo, telefonía y pertenecer a una Comisión Legislativa.

Durante la administración Presidencial de Martha Sahagún, perdón, de Vicente Fox Quesada, hubo un incremento a las dietas de los integrantes del Congreso de la Unión, presuntamente para que no incurrieran en actos de corrupción.

Sin embargo, de ahí salieron los diputados panistas del “moche”, aquellos que gestionaron obras para sus estados o municipios, pero a cambio obtienen un 20 por ciento de comisiones.

El “moche” fue mayor durante el gobierno de Felipe Calderón, tanto así que los principales beneficiados fueron los representantes populares emanados del Partido Acción Nacional.

Al menos en esos tiempos se dejaban ver por el estado los legisladores federales, actualmente hay quienes cambiaron su residencia o, de plano, siguen en los negocios del poder.

¿Quiénes son los diputados federales en Morelos?

Primer Distrito, Alejandro Mojica Toledo. Alejandra Pani Barragán, Segundo Distrito, con 11 faltas y una total desconocida en la zona que dice representar, sin trabajo social y menos acercamiento hacia los pueblos.

Del Tercer Distrito es Juanitta Guerra Mena, alguna ocasión tuvo un avistamiento en Cuautla, de momento la sociedad dejó de saber sobre su presencia en la tres veces heroica, con siete faltas ante el Pleno Legislativo.

El en Cuarto Distrito está Jorge Argüelles Victorero, quien desde el pasado 11 de diciembre de 2018 no se aparece en Jojutla y menos en los municipios de las zona sur y poniente del estado, es el más faltista con 15 inasistencias.

¿Alguien se acuerda de José GUadalupe Ambrocio Gachúz?

Alguna vez fue diputado local y pasó de noche en el Congreso local, hoy representa al Quinto Distrito y también pareciera que estudia en la preparatoria nocturna, porque quienes votaron por él tampoco saben de su paradero.

Y también hay tres plurinominales, un desconocido del Movimiento de Regeneración Nacional, que responde al nombre de Samuel Calderón Salinas, de dónde es un total desconocido; pero cobra igual que sus demás compañeros.

Los panistas plurinominales están encabezados Óscar Daniel Martínez Terrazas, el hermano del dirigente estatal de Acción Nacional Juan Carlos; un hombre que todo quiere resolver con partidos de futbol.

Marco Antonio Adame Castillo, ex gobernador de Morelos, también plurinominal y cuya labor es más trabajar por el PAN que por la sociedad, porque solo acude a eventos partidistas.

De los senadores hay tres; una es la tóxica de Lucia Virginia Meza Guzmán, quien decidió salir de Cuautla e irse a la Ciudad de México, pero sin que por Morelos sea extrañada, a pesar de que a través de sus redes sociales siempre suele dar datos equivocados.

El segundo es Radamés Salazar Solorio, cuyo único dato para ser Senador de la República es ser hermano de Rabindranath Salazar Solorio, quien es director del Banco de Bienestar.

Ambos alejados de las comunidades y sin una labor realmente social, los único que los mueve son los intereses económicos y los relativos a vivir del presupuesto federal o estatal.

Ángel García Yáñez, quien es del Partido Verde Ecologista de México, también ex diputado local y su interés son los jaripeos y la fiesta, pero también sin una labor social.

Ahí están, esos son los que joden a la Nación, como solían decir antes cuando salían a las calles los morenistas quienes para el siguiente año difícilmente podrán ganar el proceso electoral. ¡Hijos de su….!. Por hoy es todo, nos leemos el miércoles. Y no olviden navegar por nuestra página www.vidapolitica.com.mx, por nuestras redes sociales @vida_politica y a través de su cuenta del Facebook con sólo escribir en su buscador REVISTA VIDA POLITICA o Vida Politica Felipe Villafaña

CERTIFICA NOTARIO, DESPENSAS QUE SON ENTREGADAS A FAMILIAS POBRES DE CUERNAVACA POR EFECTOS DE PANDE

ESTA ES SU REVISTA DEL MES...

ESTA ES SU REVISTA VIDA POLÍTICA DEL MES DE MAYO….

https://issuu.com/vidapolitica/docs/vida_225_baja

URGENTE LLAMADO DE CUAUHTÉMOC BLANCO A LOS MORELENSES A NO SALIR DE SUS CASAS PARA EVITAR MÁS CONTAG

  • EXTORSION.jpg
  • GOTAS-COVID.jpg
  • REGLAS-CORONAVIRUD.jpg
  • UNIDAD-LOBO.jpg